Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Llegada a eisential...

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Miér Mayo 18, 2011 12:42 pm

Aquella mañana era húmeda. El sol se levantaba entre las montañas del horizonte y los primeros rayos de luz se reflejaban en el agua. Pezes de infinidad de colores, algunos bonitos y otros no tanto, nadaban por el agua cristalina. El sol le habia deslumbrado, y aquellos primeros rayos de luz le hizieron ver en la oscuridad. Habia un pez, de color rojo, un color muy potente y vivo, que yacía muerto en el césped.
Azàelis amaba todo lo natural y adoraba también el fuego. Algunos pensaban que por adorar el fuego habias de ser un siervo del caos y destrozar la naturaleza, pero eso no era así. Desde que vió al primer mago del fuego se enamoró de sus artes, y aunque según él nunca conseguirá sacar fuego de sus manos, conseguirá profanar el bien, por pequeños y insignificantes actos que fuese a hacer, como el que se disponía a hacer ahora.

Se arrodilló y agarró el pez, era un pez de colores, y sus colores le recordaron a toda una vida.
- Vive, pececillo...
Arrojó el pez al agua y éste volvió a vivir. Ciertamente sus manos no eran sanadoras, pero, embed de lamentarse y cavar una tumba, hizo lo que debía hacer. Y aquella era su mentalidad y filosofía.

Siguió caminando. Cada vez el sol estaba más arriba y daba más calor. Habia un camino empedrado que conducía hacia un pueblo llamado Eisential. Caminó y, como habia supuesto, habia una taberna en la que poder refrescarse. Entró.

Aquella taberna, como todas las anteriores que habia visitado, estaba llena de borrachos, eso sí, no habia ningún elfo. Se acercó a la barra dónde estaba el tabernero. “Oh, no... Es un enano...”, pensó.
Su experiencia le decía que cuando trataba de hablar con enanos debía ir desenfundando el arma. Aunque esperaba que esta vez no fuese ese así.

- Buenas, soy Azàelis y busco algo de beber... ¿No tendria vino?


Sabía que el tabernero le ofrecería una cerveza, pero no le apetecía emborracharse. Debía seguir su camino lo antes posible, en busca de la sabiduría.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Joker el Miér Mayo 18, 2011 5:00 pm

El lago estaba tranquilo y sosegado, sin ningun alma que perturbara la tranquilidad. Así estaba hasta que de repente una figura trajeada de morado púrpura hizo acto de su presencia, caminando hasta la orilla del lago y con una sonrisa sádica en su rostro blancuzco que no auguriaba nada bueno ya desde lo lejos. Dió un par de pasos hasta acercarse a la orilla, lo suficiente como para mojarse un poco las puntas de los zapatos, cosa que causó cierto disgusto en el individuo, el cual dejó de sonreír para arquear a un lado la cabeza, produciendo un chasquido de huesos desgradable, y acto seguido se remangó las mangas en un gesto cómico. Miró a los peces que merodeaban a sus alrededores
-Siempre tan serios... menos mal que he llegado aquí a alegraros el día- y metió rápidamente su mano enguantada en el agua, sacando de esta un pez de color rojo fuego que se debatía un poco en el aire, salpicando de agua la gabardina. El Joker metió sus dedos índice en las comisuras de la boca del pez y tiró de ellas hacia atrás, porvocando el efecto de que el pececillo estaba sonriendole al Joker

-Ríe, pececillo

-¿Ves? Así se hace. Reírse no es tan difícil. Pero... ¿Por que te estás muriendo? ¡Si la risa tiene poderes curativos! Deja que compruebe de que materia estás hecho- Soltó un gracioso mordisco al pez, arrojando en el intento algunas escamas al lago y al traje, y llenandose la boca de un poco de sangre fresca. Una vez que se hubo metido el bocado entre las mandíbulas empezó a cerrar y abrir rápidamente los labios, causando un obvio sonido de que estaba probando la materia de la que estaba hecho el pez- ¿Y todavía sigues muriéndote? Ah, pero espera, es verdad, se me había olvidado- Se dio una palmada en la frente con la mano ocupada a la vez que se reía por el descubrimiento- ¡Por la boca muere el pez! Eso lo soluciono yo ahora, verás que rápido se te acabn las angustias- dijo dandóle unas palmadas en la mejilla escamada.

Se levantó, dejando tras de si el lago, y fue directo a una formación rocosa. Ahí golpeó al pez contra la roca, arrojando la boca al suelo y dejando los coleantes restos del animal todavía en su mano. Luego, a la vez que terminaba de ingerir los alimentos que el mismo se había dado tomó un camino que después de exactamente un rato lo llevó a la posada. El Joker sonrió. Iba a ser divertido...

Entró en la posada diciendo un claro y sonoro HOLA a la vez que soltaba carcajadas sin parar. Las carcajadas pararon cuando se sentó en la barra, mirando con ladeamientos de cabeza al ayudante humano que había detrás.

-Vamos, ¿A que estás esperando? ¿Acaso tengo cara de pez?- ante su propia broma el payaso se rió otra vez, y cada vez más sonoramente, haciendo que el ayudante del enano retrocediera un par de pasos a la vez que miraba nervioso al enano. Este se encogió de hombros

-¿Qué...qué...qué qui... qui...quiere usted?-pregunto el ayudante de tabernero

-Un poco de esto, un poco de lo otro, y tu sangre pintando este suelo taaaaaaaan aburrido- volvió a reírse y a moverse divertido en el asiento. El camarero miró otra vez al enano y este se encogió de hombros otra vez mientras que musitaba entre dientes "humanos..." El humano menos loco cogió la jarra llena de cerveza agria que tenía entre manos y se la dio al desconocido. Este cogió el envase, y en un gesto teatral cogió la jarra, derramando casi todo el contenido sobre la barra, y causando que al llevarse a los labios el borde de la jarra se encontrase solo con la jarra. Dejó la dichosa jarra en la barra y miró inquisitivamente al tabernero humano. Este se negó.

-Tiene que pagar antes de nada

-¿Que tal un truco de magia? Verás, ¿ves esa jarra de ahí? voy a hacer que el agua se vuelva roja...- el humano se acercó de forma amenaadora al Joker, y este lo cogió de la cabeza y la golpeó varias veces contra la jarra, convirtiendo el líquido semitransparente en líquido rojo- Taraaaaaan... ya... no hay agua...- Miró a los parroquianos de la taberna que le devolvían sorprendidos la mirada, en particular un elfo. El Joker se relamió un poco los labios y se acercó a estos la jarra rota llena de sangre. al estar rota, se hizo un poco de daño con las astillas de madera y puso cara de asco

-Vaya, este establecimiento está en un estado lamentable. Voy a quejarme a las autoridades pertinentes- los parroquianos se levantaron, con el puño en alto y amenazando con pegarle al payaso. Este se levantó de la silla y cogió a una "damisela" que pasaba por ahí, cogiendola de los mofletes y poniendo en su "grácil" cuello un cuchillo de diez centímetros de largo- Y esta amable señora me va a acompañar, síiiiii. Así que convendría que no nos enfadarán. No queremos que esta preciosa mujer pierda el habla y se quede muda de asombro por vuestra valentía, ¿no?

Poco a poco, y con el cuchillo puesto todavía en el cuello, fue caminando de espaldas, arrastrando a la pobre mujer y con unas cuantas miradas impotentes apretando los puños, y ya en la puerta se paró

-Y no se preocupen. Por si requieren mis servicios, ahí les dejo mi carta de despedida, no vaya yo a ser maleducado- El Joker soltó una última y sonora carcajada,tiró al aire una carta de Joker que llevaba en la gabardina, dió una patada en el culo a la dama, que hizo caer a los perseguidores, y dió una patada trasera a la puerta, huyendo carcajadamente por ella. Cuando algunos parroquianos salieron por ella, prestos a perseguirlo, vieron con asombro que el viento cálido de la primavera soplaba sobre las calles desiertas. Mientras el enano se encogió de hombros a la vez que decía en voz alta "Humanos..."


Última edición por Garrac el Miér Mayo 18, 2011 7:36 pm, editado 1 vez

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Miér Mayo 18, 2011 6:10 pm

Azàelis todavía estaba esperando al vino, cuando de repente, entro un borracho a la taberna, cosa rara ya que los borrachos suelen salir y no entrar. Azàelis escucho sus palabras, un truco de magia... Y mató a aquél hombre inocente. Y ahora, tenia a una damisela con un cuchillo en el cuello. "Dónde me habré metido, parece que necesitan mi ayuda".

Ahora, em ved de un borracho, parecía un psicópata como la copa de un pino, de esos que necesitaban recuperación. Y huyó. Y Azàelis se quedó con una expresión pálida, como alguien podia ser tan déspota y desagradecido que matara a la gente por que sí.

Miró a la sala. No habia ni un elfo. Silvano le hubiese servido, pero ni siquiera eso. ¿Deberia emprender la búsqueda contra aquel malechante él solo?¿O algún aventurero le acompañaria? eso debia averiguarlo ahora.
Antes de hacer nada más, y todavía esperando su vino, que sabia que ya no vendria sacó una antorcha de su bolsa, la cremó y la arrojó a la carta del humano. Y, tras ello, se prometía que velaria por la vida de éste en el infierno, cuando muriese atrapado por las llamas del fuego o por el filo de su espada.

-¿ Algún aventurero estaria dispuesto a acompañarme?

Allí sentado en la barra habia un bárbaro comiendo, al que se dirigió con la mirada y le dijo;

-¿ Y tú, te atreves?

Y finalmente, acabó rezando a Asuryan para que apareciese, como por arte de magia, un Elfo por la puerta.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Joker el Miér Mayo 18, 2011 8:34 pm

El hombre barbudo contempló fijamente el sol, entrecerrando ligeramente los ojos para que los rayos tenues y rojizos del astro no le cegaran la vista. Cansado de mirar el sol, volvió la vista a tierra y se fijó en su amigo, Ranulffsen el Desdentao, que miraba también al horizonte, solo que entre el horizonte de Ranulffsen y este mismo tan solo habían unos pocos pasos de distancia, y que el horizonte de Ranulffsen eran unas menudas mujeres con ropas de campesina que pasaban por ahí. Al otro lado estaban otros dos amigos del Desdentao que el no conocia, solo
de vista en alguna operación de contrabando. Después de un buen tiempo de espera finalmente fue El Desdentao el que habló:

-¿Has oído lo de la taberna?

El receptor pilló de inmediato el concepto que Ranulffsen había dejado en el aire. Si, había oído hablar de lo de la taberna, pero todavía no se creía que de repente hubiera venido más competencia si cabe al pueblo.

-Ya ves. Vaya mierda. Me pregunto como un tío con un traje de vagabundo barato ha conseguido hacer lo que ha hecho. Se rumorea que también Flik y Flok murieron ayer

-¿Ah, si? No me jodas... pero si esos putos borrachos nos pueden a nosotros con el dedo meñique...

-Pues ya ves, ahora ya no podrán mover sus dedos. Aparecieron con las caras literalmente destrozadas, como si se hubieran golpeado contra una pared. Y lo más intrigante es que al lado estaba una carta de juego, la llaman Joker...

-Pues vaya... oye, y se rumorea que ahora hay un cazarrecompensas que quiere matar al pirado este. Busca voluntarios para su causa...
-Y dejáme adivinar...- al hombre se le dibujó una sonrisa en los labios- ¿Tu quieres participar? Venga ya, no me jodas, si se enterara de tu historial "civil" iría primero a por ti, puto ladrón...

-¿Eh, sin faltar, eh? Tu también eres un jodido sinvergüenza, maldito cabronazo...

-Jajaja... bueno, si yo tuviera que ponerle un precio a su cabeza, le pondría "muerto, cincuenta monedas..."

De repente una sombra furtiva golpeó en la entrepierna a uno de los confidentes, arrojandolo varios metros más lejos, y seguidamente cogió a Ranulffsen por la cara con la mano, poniendo su cuchillo en la boca del pobre desgraciado. Era el Joker...
-¿Y vivo cuanto, eh, Desdentao? ¿Por que te llaman así, no? Es lo que tiene quedarse a escuchar, puedes incluso oír algo- Lanzó a Ranulffsen a los otros dos contrabandistas, clavó su cuchillo en los estómagos de ambos, dandoles en puntos donde no había organos, pero aún así el dolor suponía lo bastante intenso como para que al Joker le diera tiempo a ir a por el tercer humano y hacer con el lo mismo, burlandose en el camino de los moribundos, al poner su mano enguantada en el estómago, simulando cómicamente que se estaba muriendo. Se echó el pelo hacia atrás y cogió el de Ranulffsen con fuerza.

-Además ¿No se llama la Jarra Derramada? Pues yo he derramado la jarra ¿Pasa algo?-Ahora el crminal (el menos transtornado) se encontraba de pie frente al payaso, con el cuchillo de este rozando su mejilla y la otra mano sujetando la otra mejilla, impidiendo que se moviera debido a la amenza del cuchillo- Mírame- Ranulffsen empezó a gimotear un tanto desesperado- MÍRAME- no tuvo más remedio que devolverle la mirada

-¿Sabes de que son estas cicatrices? Verás, cuando yo era un adolescente joven y sin perspectiva de futuro iba a una universidad. Si, yo en la universidad desentonaba un poco. Verás, yo leía libros, y soltaaaaba discursos filosoficos, y mis otros compañeros de clase iban a los barrios bajos a beber alcohol, follar putas y destrozar locales. Un día yo iba por la calle, para salir de la ciudad y hacer una nueva vida. Me encontré por casualidad, o al menos creo que fue casualidad, a los universitarios. Iban medio borrachos. Eran tres. Tres si no contamos a la puta a la que estaban violando. Era mi hermana. La pegaron una bofetada, tal que la prostituta salió volando al suelo. Para que luego digan que yo hago trucos de magia. Ella sacó de sus faldas un cuchillo de carnicero. No... les.... tocó. Ni un pelo. Cogieron el cuchillo, se rieron, y acuchillaron a mi hermana a sangre fría. La mataron. Y entonces uno de ellos, el del cuchillo, me miró, divertido, con la sangre de mi familia en sus labios. Parecía divertido, si. Se acercó lentamente a mi, y me dijo "¿Por qué tan serio?" "¿Por qué tan serio?" Me cogió, y puso el cuchillo en la boca. "Vamos a dibujarte una sonrisa en esa cara tan seria"·. Y... -el payaso miró a uno de los otros contrabandistas que habían en el suelo tirados-¿Porque tan serio?
...........................................

El cuerpo inerte de Ranulffsen cayó al suelo

-Bueno, somos una organización en expansión, y debido a los costes de la inflación nuestra buena empresa conseguirá eliminar dicha inflación, aunque el coste de producción sea alto. Pero necesitamos nuevos empleados. Solamente uno, perdonen ustedes por haber usado el plural. Así que... mmm...entre ustedes tres creo que va a tener que haber una criba, oh, si.- Con una risa en la boca el Joker le dio la espalda a los tres contrabandistas, que peleaban ahora con sangre sudor y lágrimas para ganar la criba.
-


Última edición por Garrac el Jue Mayo 19, 2011 4:38 pm, editado 2 veces

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aelderis de Tiranoc el Miér Mayo 18, 2011 9:16 pm

Aeldaris se despertó sobresaltado. Una gota de rocío le había caído sobre la nariz echándole abruptamente de su feliz sueño. Tras años de investigación por fin estaba acabando. Ahora debería de llegar a ese pequeño pueblecito para usarlo de base de operaciones. Era ideal, cerca de Silvania y de muchos lugares que convendría visitar, y en él los vientos de la magia confluían en un vórtice que le hacía muy interesante. Tenía hambre, y sus alforjas estaban casi vacías, por lo que decidió acercarse al lago a pescar algo. Le sorprendió la abundancia de peces en el lugar. No le costó coger uno de ellos con sus propias manos y su agilidad élfica. Encendió un pequeño fuego con un poco de ñesca que le quedaba y empezó a ahumarlo ensimismado, canturreando canciones de amor de su tierra.

Estaba ya casi en su punto y el aroma penetraba por sus narices despertando su ansia de saborear ese sabroso pescado cuando de repente oyó algo.

No estamos solos, dijo para sí mismo.

Miró al lago. A unos 150 metros de él un humano parecía hablar con un pez. La visión le estrañó sobremanera, pero no conocía las costumbres de la región, así que prefirió mantenerse al margen, al fin y al cabo, nunca llegaría a entender las rudas costumbres humanas. Empezó a dar cuenta despreocupado de su desayuno. Cuando hubo terminado, recogió sus aperos y marchó hacia el pueblo. Había acampado a unos 5 kms, por lo que no tardó ni 40 minutos en llegar, pues un elfo camina más rápido que un humano. No sabía que el pueblo estuviera tan cerca, si lo hubiera sabido, hubiera pernoctado allí en vez de a la interperie, pero el mapa que había comprado a aquel mercader humano era tan inexacto como todos los de los humanos, y no se podía comparar a los que el elfo más burdo hubiera elaborado.

Cuando llegó al pueblo, era temprano. La biblioteca y los edificios oficiales estarían sin duda cerrados, por lo que su investigación no podía empezar todavía. A esa hora solo la taberna estaría abierta.

Sí, por qué no... pensó, así me daré a conocer en el lugar y veré si algún lugareño puede darme señas y servirme de contacto... Miró a su alrededor y vió cerca una taberna. Empezó a caminar hacia ella. Parecía que había tumulto y alboroto en ella. La intriga le hizo caminar más deprisa. Cuando estaba en frente de la puerta, esta se abrío bruscamente. Solo le dió tiempo solo a interponer una mano entre su nariz y la esquina de la puerta, evitando un buen golpe, para luego hacerse a un lado detrás de la puerta con un agil movimiento. Un hombre de aspecto excéntrico y trastornado salió apresurado. Aeldaris se quedó en silencio observando, calculando, no sabía si aquel hombre que salía se había percatado de su presencia o las prisas y su agilidad le habían mantenido oculto. Lo cierto es que en ningún momento la puerta que se abría llegó a chocar con él de tal manera que rebotara y pudiera delatar su posición salvo ante una muy agil mirada.

Unos cuantos humanos salieron a perseguirlo, pero la calle estaba desierta, no repararon en Aeldaris, pues su torpe mente no les alcanzó para comprobar si había alguien detrás de la puerta. Sin embargo, al abrir estos la misma, la abrieron demasiado, haciendo que Aeldaris perdiera la visión del estraño por unos instantes, suficientes para que este se perdiera. Solo sabía la dirección en la que había ido, pero había muchas posibles salidas y bifurcaciones en esa dirección, parecía un problema sin solución...

Tras unos instantes de reflexión,quizá un minuto entró en la taberna. El olor a muerte lo impregnaba todo. Un cadáver llacía en la barra. Todo humanos, un enano, y un compatriota... a él le dirigió la mirada penetrante y preocupada que portaba.

-¿Puedo ayudar? Le dijo en la arcana lengua élfica, con ese acento especial que tiene la gente de Tiranoc y que todo alto elfo reconoce.

Aelderis de Tiranoc
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Jue Mayo 19, 2011 4:18 pm

La desesperaciñon ya se notaba en nsu voz. ¿Por que se debía de haver metido en aquél siniestro lugar?¿Seria que traia destruccion por allí donde pasaba?
Fuese por lo que fuese, el destino de Azàelis ya estaba sellado. "Quizás con esto pueda encintrar sabiduría también... En nombre del rey fenix, le daré caza y muerte". No se paraba de repetir estas palabras, en su cabeza. Ésta, a su vez, daba tumbos, de un lado mpara otro, como si estuviese mareado, habia habido una gran derrama de sangre y la habia podido presenciar... Pero no estuvo a tiempo de pararlo.

Por lo que al asesinato respectaba, parecía que no hubiese sido por hechos anteriores. El hombre se divertía... Un paràsito de la sociedad. Si encima, le sumabas las frases repugnantes que soltaba por su boca, hacia de toda la escena algo totalmente... extraña.

Pidió ayuda para dar caza al cazador y enseguida apareció un compatriota. En su arcana lengua le preguntó si necesitaba ayuda. Sí, la necesitaba, habia diseñado tacticas para batallas, en Ulthuan, pero nunca habia hecho una persecución en pleno pueblo. Y no sabia si sería capaz.

- Sí. Como podrás comprender aquí ha habido un asesinato. A sangre fría, sin motivos aparentes. Démosle caza a ese traidor, ¡por el rey Fénix!

Su recital fué en arcano. Aunque intentó imitar el acento mimado de los magos y nobles de Tiranoc, su acento sonaba un tanto campechano, él era de Ellyrion y no tuvo mas que en sus ultimos años relaciones "oficiales".
Aunque la palabra Fénix la entendió todo el mundo. Se notaba en sus rostros palidos que sentían miedo, y posiblemente también orgullo por asesinar a aquél bandido. Y aunque para ellos "rey fenix" no quisiera decir nada, sabia que para a aquél elfo si lo significaria.

Tras su emoción inicial, recapacitó. Ya no sabian donde estaba, posiblemente estaría muy lejos. Y debia tramar un buen plan.

- ¿Alguies más se une?No me direis que no os gustara matarle... Seguro que él ha matado mucho, encontrémoslo y...

Calló. Todos ya sabian lo que venia luego. la gente se emocionó y siguió por sus cosas, y aunque sabia que poca gente se uniria a su causa, al menos esperaba a alguien más. Después, volvió a dirigirse al otro Alto Elfo:

- Me alegraría contar con tu compañia para esta misión... ¿Te unirás a mi causa? Por cierto, yo soy Azàelis de Tor-Ellyr, estratega de los ejercitos Altos Elfos de Ulthuan. Gracias a mi han sido destruidas muchas incrusiones druchii. Un maleante de poca monta, no se me escapará.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Joker el Jue Mayo 19, 2011 5:48 pm

Los tres contrabandistas yacían muertos en el suelo. El Joker miró sus cadáveres con ciertaa diversión. Y luego pensarían que habría sido algún agente externo. Lo único que había hecho había sido quitarles las reglas por las cuales ambos desgraciados se regían, y darles un vuelco total a sus planes, si el resultado que había aflorado era o no agradable le traía al cuento, tan solo había despertado sus yos interiores. Hurgó entre sus cosas y encontró una carta en blanco. Ayudado por una buena pluma algo afilada y usando de tinta la sangre de los muertos que tenía a pocos pasos enfrente, escribió claramente las siguientes palabras:

FUNCIÓN EN LAS AFUERAS
DE EISENTAAL, EN DONDE LOS PECES BEBEN SANGRE
VENGAN, VENGAN, TODOS USTEDES SON BIENVENIDOS A LA FERIAAAAA
DEL ÚNICO Y INCOMPARABLE ARLEQUÍN...
JOKER
Y TODO ELLO POR UNA MISERIA DE CINCUENTA MONEDAS
VENGAN, VENGAN,
ANIMENSE
LAS ENTRADAS SE AGOTAN
Y LA FUNCIÓN SERÁ SOLO ESTA NOCHE
VENGAN, VENGAN
NO SE ARREPENTIRÁN...

(NOTA DEL AUTOR: EN REALIDAD ESTÁ MÁS CENTRADO, COMO SI FUERA UN POEMA)

Arrojó el papel al aire para que los fríos vientos de la tarde lo arrastraran por el aire y se fue a otra cosa mariposa, riendole al aire y corriendo hacia alguna parte y ninguna. No podía creerse que en todo el pueblo tan solo hubiera un hombre con perspectiva de futuro (osease, criminal) Se propuso como objetivo a corto plazo, sin exigirse a si mismo ningún plan, buscar un poco a algún honrado ladrón con perspectiva de futuro, y si no aparecían volvería a preparar los preparativos de la fiesta. Sería muy entretenido...

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Jodri Rompehierro el Jue Mayo 19, 2011 7:40 pm

Aquel día Jodri se despertó temprano, algo le impedía conciliar un sueño plácido y continuo. Lo intentó varias veces, pero después de desquiciarse en su cama decidió que era momento de levantarse. Y así lo hizo. Se vistió con sus ropas: unos pantalones marrones, una camisa y un jubón de cuero.

Aún no salía el astro rey por el horizonte y la humedad en el ambiente era palpable. “Hoy será un día frío”, o eso pensó el enano, “un día perfecto para coger un resfriado”. Con los años se estaba volviendo más sensible a los cambios climatológicos, y su carácter solía depender del buen o mal tiempo.

Como aún faltaban varias horas para que los primeros habituales llegaran a su taberna decidió dar un paseo por el pueblo. Cogió una red y una lanza corta, y se dirigió al lago. El lago era un buen lugar para acabar de despertarse. Podría remojar sus doloridos pies y cazar algún que otro pez para ofrecerlo en su negocio.

Se desabrochó las botas, y los calcetines los dejó dentro. Si iba a meterse en el lago no era aconsejable mojar más de la ropa necesaria, ya que sabía que aunque se arremangara la pernada de sus pantalones un chapoteo y se mojaría los bordes. Refunfuñando y maldiciendo la fría temperatura del agua se reafirmó en que aquel día era muy bueno para resfriarse.

En una media hora consiguió enrollar con su red un buen puñado de peces. La cacería acuática fue todo un éxito, y con su botín echado al hombro se volvió hacia su hogar, su taberna. Sin darse cuenta uno de los pececillos con un extraño movimiento consiguió librarse de la red donde Jodri los llevaba. Aquel pez cayó al suelo, en el húmedo césped, mientras el tabernero con sus botas en las manos caminaba, sin percatarse del extravío, hacia su taberna.

Cuando llegó a la taberna se encontró con un grupo de hombres sentados mirando al suelo. Se trataba de sus “habituales”, hombres que nada tenían que hacer en la vida, vivían de pequeños encargos y sus fortunas dependían exclusivamente del humor que tuviera Ranald aquel día. Entre estos hombres su camarero también esperaba empezar la jornada de trabajo. Era su primer día, Jodri lo contrató la noche anterior, y aún ni siquiera le había entregado una copia de las llaves de la taberna. Eso demostraba cuanto apreciaba su negocio, demasiado como para confiarlo a un humano sin conocerlo en profundidad.

-Parece que no tengáis nada mejor que hacer –se dirigió a los hombres que esperaban mientras se adelantaba para abrir la puerta-. Deberías buscar algún trabajo decente, estoy cansado de las mismas caras de siempre.

Adentró corría el frío, Jodri había abierto las ventanas para que se ventilara la taberna mientras estaba fuera. Los humanos fueron sentándose donde solían hacerlo día tras día, y con frases cortas le indicaban a Jodri que les sirviera “lo de siempre”. Pero había un hombre que no ocupó ninguna de las mesas, su camarero lo seguía pegado a su espalda. El tabernero se giró al sentir unos pasos muy cerca y descubrió al hombre con cara de no saber que hacer. Jodri se sobresaltó, y una mano fue fugaz a su pechó con la intención de suavizar una punzada que sintió, a su edad no estaba para sobresaltos de ese tipo.

-Chico, vamos, ¿a que esperas? Ponte un delantal y empieza a servir lo que te pidan –el chico parecía perplejo-. Los delantales están en el armario de la despensa, vamos, no pierdas más tiempo o no te pagaré.

El novato camarero se alejó en busca de su ropa de trabajo mientras Jodri empezaba a servir a los primeros feligreses. Así empezó aquel día laboral que aparentaba ser bastante frío.

No pasó mucho tiempo antes de que un desconocido apareciese por la taberna. Por sus ropas, Jodri, consideró que debía ser extranjero, de tierras lejanas. A decir verdad, se trataba de un elfo, no tuvo que llegar a oír su nombre para darse cuenta.

-Bienvenido a La Jarra Derramada Azàelis –saludó pronunciando con dificultad su nombre. La delicada lengua de los elfos siempre había sido un obstáculo para un rudo enano como Jodri-. Por su puesto, aquí encontrarás de todo un poco. Me gusta tener satisfechos a todo tipo de clientes. Algunos de tu raza suelen pasarse por aquí y conozco su gusto “refinado” por el buen vino.

¿Cuándo aprenderían los elfos que la cerveza sabía mucho mejor que ese brebaje aguado de su tierra? Pero hoy el día estaba nublado y a Jodri no le apetecía ponerse a discutir con el primer elfo que llegara, así que se guardó sus palabras para el próximo.

Buscaba en su despensa alguna botella de vino cuando entró el tipo más raro que pisó Eisental. Un payaso, un juglar, un bufón, aquel tipo debía ser alguna de esas cosas, o todo junto, y como los de su clase empezó armar jaleo para llamar la atención de la muchedumbre. Los habituales observaban al extraño hombre, un tipo con esas pintas pronosticaba ser todo un espectáculo, aunque por el momento solo había hecho que pedir algo para beber.

El tabernero llegó a tiempo para ver aquel extraño personaje sentado en la barra. Lo miró con extrañeza y una pizca de desprecio, aquella no era forma de ganarse la vida. Humillarse con esas pintas era algo impensable para la orgullosa raza enana, su sentido del honor le impedía aceptar aquellos actos ridículos. Además, ese hombre no era el típico bufón, y al ver como derramaba el contenido de su jarra por la barra supo que estaba en lo cierto. Se trataba de un bribón, Jodri se mantuvo atento a lo que pudiera suceder, pero decidió dejar que su camarero se ocupara del asunto, así vería si era capaz de defenderse, cosa que no pudo hacer.

-¡¿Pero que haces imbécil?! –le gritó al bufón cuando empezó a golpear a su camarero. Sacó su afilada hacha de debajo del mostrador y corrió tan rápido como sus cortos pies le permitieron hacia el hombre. Lástima que no fue lo suficientemente rápido para alcanzarlo, pues para cuando hubo salido por la trampilla de la barra aquel bufón ya contaba con un rehén. Jodri lo miró furioso, el deseo de acabar con él era irresistible, también el resto de los feligreses mostraban la misma animosidad. Pero debía de actuar con cuidado si quería que no hubiera más víctimas, de reojo miraba el cuerpo de su camarero que se apoyaba muerto en la barra, ese desgraciado iba a pagar por lo que había hecho.

La tensión en el ambiente fue terrible, con un loco como aquel nunca se sabía el camino que iba a tomar, y sin posibilidad de hacer nada, todos esperaron que éste hiciera el primer movimiento. Irremediablemente escapó, pero al menos la mujer no sufrió ningún daño, al menos físico.

Jodri recogió a la mujer antes de que cayera al suelo, y a ver que no mostraba ninguna herida grave, la ayudó a reincorporarse. Luego salió lo más rápido que pudo fuera de la taberna en pos de aquel hombre. El resto de los presentes también salieron, aunque algunos se acercaron al cadáver para terminar de comprobar que realmente estaba muerto y otros se quedaban adentro para ayudar a la mujer a tomar asiento.

-¡Mierda! ¿Dónde se ha metido ese payaso? –estaba furioso, apretaba los dientes haciéndolos chirriar y sus manos sujetaban el mango de su hacha con absoluta firmeza-. ¡¿Dónde está?!

La pregunta iba dedicada al viento, no esperaba una respuesta aunque la hubiera agradecido. Algunos de sus clientes empezaron a buscar por todos los callejones, y así empezó a extenderse el rumor de un asesino con una sonrisa exageraba.

-Elfo –llamó a Aelderis-. ¿Has visto pasar a un bufón? ¿Por dónde ha ido?

Encontró a Aelderis en la entrada a la taberna, era muy probable que se hubiera cruzado con el psicópata. Quizás sabía algo. Poco a poco Jodri se fue relajando, sabía que no iba a poder darle caza en aquel momento, y asumió el hecho, un grupo de hombre ya iba tras el payaso, él no ayudaría mucho con eso. Aún con una pizca de rabia en sus ojos entró en la taberna para ver como seguían las cosas.

El olor a sangre empapaba todo el ambiente, el cuerpo del hombre estaba tumbado en el suelo tapado con un mantel que en un principio debió ser blanco, ahora estaba teñido de rojo carmín. Al otro lado de la sala la mujer lloraba desconsolada sentada en una silla mientras dos hombres trataban de calmarla.

-Hay que avisar al Margrave, debe de saber de lo sucedido
–parado en el centro de la taberna hablaba para todos sin levantar la voz-. También a las autoridades, y a la familia de este hombre.

Sabía que no iba a ser nada agradable transmitir la noticia a los familiares, una muerte nunca es bienvenida. Pensaba en todo el trabajo que tenían por delante, ahora venían los interrogatorios y las investigaciones, la guardia de Eisental trataría fervientemente dar caza aquel hombre, y los medios podían ser de cualquier tipo.

Era hora de actuar, tenía que hacer muchas cosas, y era momento de organizar a los hombres. Salió nuevamente de la taberna, para refrescar su cabeza y organizar las piezas de su mente. Allí encontró a la pareja de elfos.

-Vosotros, buscad al Margrave y contadle lo sucedido, decidle que os envío yo para que os crea. Él sabrá como arreglar todo esto.


El Margrave Hermann era el político encargado de gobernar el pueblo, un hombre inteligente, aunque sus formas de actuar muchas veces fueran turbias. Pero el alcalde amaba su hogar y siempre se dedicaba en cuerpo y alma a solucionar los problemas de sus ciudadanos. Ahora debía pensar algo que hacer con aquel criminal.

Pensaba en más cosas, aunque lo primero debía ser aquello. Una vez la autoridad estuviera al corriente de la situación entre todos podrían organizar el siguiente movimiento.

_________________

Jodri Rompehierro
PNJ

Masculino Mensajes : 201
Empleo /Ocio : Tabernero

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aelderis de Tiranoc el Jue Mayo 19, 2011 8:30 pm

Es mi deber como Asur ayudar a resolver este crimen contestó a la pregunta justo antes de ser interrumpido por un enano que de forma súbita en su conversación: Elfo –llamó a Aelderis-. ¿Has visto pasar a un bufón? ¿Por dónde ha ido? -oyo. Giró su caberza, era un enano, probablemente el dueño del local. En circunstancias normales esa manera tan poco fina de dirigirse a él hubiera sido considerada odensiva para un elfo, pero dado que era un enano y las circunstancias, la vio normal. -No, lo siento, perdí el contacto visual durante apenas unos segundos cuando algunos de los que salieron abrieron demasiado la puerta, yo me había escondido detrás... solo sé que cuando salió se dirigió hacia la derecha, hacia esa frutería... pero puede estar en cualquier parte...

El enano perdió interés en él, así que Aeldaris decidió retomar su interrumpida conversación con su compatriota. Avanzó rápidamente hacia Azàelis, como se había presentado hace apenas unos minutos. Me llamo Aeldaris, de Tiranoc, es un auténtico placer conocerte, siempre es bueno saber que hay compatriotas cerca, aunque lamentablemente, las circunstancias no son propicias para tomarnos un buen vino a la salud de las nuevas amistades.-Había cambiado a la lengua común para que todos le comprendieran. Creía que no era bueno seguir hablando en un lenguaje que nadie entendía más que su interlocutor, pues crearía recelos entre los vecinos, y era nuevo, por lo que no convenía. Soy un aprendiz de mago de la torre de Hoeth, mis investigaciones para doctorarme me han llevado hasta aquí ¿Qué es lo que ha pasado aquí? Dijo dirigiéndose a Azàelis y a los presentes? Era una pregunta un tanto estúpida, pues las pruebas delataban lo que había pasado de manera clara. Sangre en el mostrador, una jarra derramada, un cadáver de alguien vestido de mozo tabernero y una mujer llorando.rt Estaba claro que el escéntrico personaje había tenido una trifulca con el tabernero, y que había usado a la mujer como medio de escape, pero faltaban los detalles. Además, así se ganaría la confianza de los presentes permitiéndo desahogar sus nervios con él, contándole lo que vieron.

Todos se abalanzaron sobre él contándole su versión de los hechos. Todos querían dar su opinión, aportar un comentario. Era caótico , pero logró hacerse una idea aproximada de los hechos. Un loco había entrado, acabado con el tabernero y escapado usando a la chica. Tal y como había imaginado. Podía sentir el sufrimiento de la pobre chica en sus carnes. Estaría traumatizada por un buen tiempo. Sin embargo, no dejó que eso le influyera en su análisis. Debían proceder veloz y habilmente si querían tener éxito en la caza de ese loco.

- Azàelis, lo primero es ver si realmente está muerto, no me fio mucho de los conocimientos médicos humanos, ¿y tú? mientras hablaba, se acercó al cadaver apartando sutil y educadamente a los curiosos y deslizándose entre ellos con gragilidad. Le puso la mano en el pecho y esperó unos segundos. Luego, dijo con aire sombrío y deprimidoNo hay nada que podamos hacer por él, (élfico)-descanse en paz junto a los dioses-(élfico) y le cerró los ojos respetuosamente. Su tranquilidad y eficiencia contrastaban con la del enano que en el centro de la taberna impartía órdenes sin ton ni son y andaba de un lado a otro, murmurando para si mismo mostrando su excitación. -Hay que avisar al Margrave, debe de saber de lo sucedido, También a las autoridades, y a la familia de este hombre- le oyó murmurar para sí con su oído desarrollado.

Azàelis, creo que deberíamos salir afuera para poder hablar tranquilamente y planificar nuestro próximo movimiento, esto está demasiado abarrotado, ¿No crees? Salió a fuera, pero apenas habían llegado los dos afuera, el enano llegó corriendo a ellos para decirles:

-Vosotros, buscad al Margrave y contadle lo sucedido, decidle que os envío yo para que os crea. Él sabrá como arreglar todo esto

En fin, creo que tendremos que hacer de tripas corazón y aceptar órdenes de un enano... dijo en tono burlón y resignado. de todos modos me parece lo más sensato, ¿Qué opinas? antes déjame dejar mis cosas entró en la taberna y dejó sus cosas a cargo del mozo que quedó al cargo, diciéndole que le procurara una habitación y dándole un adelanto.


Aelderis de Tiranoc
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Vie Mayo 20, 2011 12:51 pm

Tras su pequeño discurso, tomó el protagonismo el jefe tabernero, el enano. Parecia dispuesto y buena persona; aunque aquel ayudante fuera nuevo, se resignó igual por su muerte. A todo ello, estaba hablando con el otro Asur, Aelderis. Preguntó que es lo que habia ocurrido, fuñe hasta el cadáver i lo inspeccionó. Esraba muerto. Azàelis ya lo sabia desde hace tiempo, si no respiraba, ya se podria hacer la magia que se debiese hacer, que no viviria. O al menos eso creia el.

Tras acabar de comporvar su estado de salud, rezó por él. "Menudo compañero". Azàelis, aunque amaba a todos los Altos Elfos por todo los demás, no le agradaban aquellos elfos denominados "los elfos fifis". Aquellos que, si moria alguien, lloravan desconsolados. En Ulthuan, él hacia tacticas para los ejercitos, y una de las tactuicas era usar carnaza, tropas que iban a morir, sabian que iban a morir y, al final, murieron por su patria. Y Azàelis los comprendia, pero nunca los lloró, ni tampoco cuando murieron sus padres. Porque, llorar le hacia débil y le hacia bajar sus defensas, aquellas que siempre estaban en guardia. Llorar al final, no le rentaba, y si lo que queria era bendecir a los muertos, ellos hubiesen querido que los vivos siguiesemos nuestras vidas, y que, a ser posible, dieramos muerte a aquellos que contradecian sus ideas. Y, se mirase como se mirase, Azàelis debia acabar con la vida del payaso.

Tras ello, el enano, que al parecer se llamaba jodri, les envió a "El Magrave". era de suponer que seria el alcalde o el policia supremo. Fuese quién fuese, le avisarian de lo sucedido. Su compatriota habia de dejar las cosas dentro de la taberna. Él solo llevaba lo imprescindible, y lo demás lo llevaba su corcel. ¡Su corcel!

Se acordó de él y tan rapido como pudo corrió hacia las caballerizas, se habia olvidado de él todo este tiempo que habia transcurrido, y no sabia si estaria bién.

- ¡Hey!¿Estás biñen? Siento haberte dejado solo todo este rato. Venga, sal de aquí.

El caballo estaba en perfectas condiciones, sin ningún desperfecto, tan como lo habia dejado. Era un corcel Ellyriano, de los buenos, de los de raza. Era blanco y su pelaje era gris. Tantos años de compenetracion con Azàelis le habian hecho comprender sus palabras, y cuando el elfo le dijo que saliera de allí, el corcel pegó un brinco y saltño la tapia, y acto seguido se arrodilló, para que Azàelis lo pudiera montar.

Volvió a la taberna, estaba cerca, a unos cuantos pasos. Entreabrio la puerta para ver lo que ocurria. Nada nuevo. Cuando estaba acabando de dejar sus cosas el otro elfo, Azàelis le habló.

- Coje tus pertenencias y ven, monta. Vamos a avisar a "El Magrave". Date prisa.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aelderis de Tiranoc el Vie Mayo 20, 2011 8:10 pm

Cuando Aeldaris hubo dejado a buen recaudo sus pertenencias salió de la taberna. Azàelis ya le esperaba en un brioso y bello corcel élfico. Lo miraba con un cierto aire cómico-sarcástico, como si hubiera algo en Aeldaris que le causara gracia, le resultara cómico, snob o algo similar, pero Aeldaris no tenía tiempo para pensar en cosas tan mundanas.

- Coje tus pertenencias y ven, monta. Vamos a avisar a "El Magrave". Date prisa.

subió rápidamente al corcel, no sin antes presentar sus respetos al corcel para asegurarse de que aceptaba llevarlo; Los caballos élficos son orgullosos, y no les gusta ser montados por cualquiera, especialmente si ya tienen dueño, y prefería que fueran amigos. Cuando ya estaba montado, un pensamiento le asaltó de repente:

Oye una cosa, ¿A dónde vamos en este corcel? Este pueblo tiene a lo sumo 700 habitantes, todo está a menos de 200 metros de aquí... bueno, ¿supongo que así daremos mejor impresión verdad? ¡Y no hay un minuto que perder! Vayamos al centro del pueblo, es el lugar más lógico para encontrarlo, seguro que hay una casa de justicia o el equivalente humano...


No tardaron ni un minuto en llegar al centro, tiempo suficiente para que Aeldaris reflexionara un poco sobre su nuevo compañero. Parecía una buena persona, de Ellyirion probablemente, por el caballo de la tierra y porque parecía montarlo de una manera muy habilidosa, probablemente desde pequeño lo hacía. Soldado por el atuendo, y por haberlo dicho cuando se presentó, prágmático por su manera de comportarse, y un tanto escéptico... en resumen, era alguien que no aparentaba ninguna razón para no confiar en él.

También pudo dedicar unos breves instantes a reflexionar sobre la bondad de su decisión de viajar sin caballo esa vez. Solo la gente rica puede procurarse un caballo en el Imperio, y viajar con caballo por lo tanto, es ir anunciando a los 4 vientos a los ladrones que tienes cosas que pueden robar, simplemente no era prudente. Solo una persona inexperta o muy segura de sí misma y de su fuerza podía viajar con caballo sola por estas tierras.Sí, él no era guerrero, sin duda su decisión era la más acertada y prudente, aunque tuviera que cargar con las alforjas él mismo.Sus reflexiones fueron interrumpidas bruscamente, habían llegado.

Era una pequeña plaza, no era día de mercado, pero había algún comercio permanente que empezaban a abrir sus puertas.En uno de los laterales, dos guardias imperiales montaban guardia ante un edificio que bien podía ser un juzgado o una prisión. Probablemente ese era la casa que buscaban.

-Vayamos allí Le dijo a su compañero.

Los guardias les vieron y les dirigieron una mirada inquisitiva, que evidentemente exigía una explicación de nuestras intenciones. Aeldaris tomó la palabra.

-Hemos venido a denunciar un terrible crimen, se ha producido un asesinato en la taberna Los guardias miraban excépticos, ¿Por qué creer a unos extranjeros? -Nos envía Jodri Rompehierro, quisiéramos ver al Margrave Su rostró cambió de actitud.

Aelderis de Tiranoc
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Sáb Mayo 21, 2011 8:54 am

El mago subió a su corcel. Cabalgaron por el pueblo hasta la plaza que parecia la central. Allí, habia un gran edificio, con dos guardias en la puerta. Portaban dos alabardas, cruzadas, en simbolo de que no se podia pasar. Fué a hablar cuando su compañero tomó la palabra, y los dos guardias se fueron dentro del edificio, quizas fueron a buscar a El Magrave o a preguntar sobre nuestra identificación. Mientras que no estaban los guardias, Azàelis se bajó de su montura y invitó a Aelderis que que lo hiciese también.

Aquél personaje parecia buena persona. Era mago, sin duda alguna, llevaba un báculo de madera, probablemente elfa por su belleza, con una gema encima. Sus ropas eran ligeras, y estaban perfectamente decoradas. También llevaba un libro, probablemente para pronunciar mejor sus hechizos y no olvidarse de ellos. Su túnica, embed de ser blanca, era negra, cosa que no cuadraba a Azáelis. Si fuese un mago de magia oscura, lo ocultaria mejor. ¿Y si solamente dominara algun saber oscuro, como las sombras o la muerte? Deberia ser eso, y aunque todavia no lo preguntaria, estaria atento.

En su presentación, dijo que era Aelderis de Tiranoc. Tiranoc es una tierra de la alta cuna, posiblemente fuere o fuese descendiente directo de una familia de nobles o principes. Estudiaba en la torre de Hoeth, era un aprendiz, y venia al Imperio a aumentar sus conocimientos posiblemente. Aunque, normalmente, un aprendiz de la Torre de Hoeth no sale de paseo solo para hacer investigaciones. De momento era lo unico que sabia sobre aquél, y intuyó que elderis tampoco sabia demasiado sobre él, y tendria tambiñen dudas sobre si podria confiar en él.

-Como ya te he dicho, soy Azàelis de Ellyrion. Nací en una humilde familia en Tor-Elyr y allí me entrené en el arte de la guerra. Cundo ya tuve la edad, me fuí de casa a servir al rey Fenix ideando tacticas para sus ejercitos. En el tiempo que estuve fuera, los druchii mataron a mis padres, a mis amigos y todo el poblado en general. Y seguí ideando tacticas contra ellos. Y cada vez eran mas mortíferas, debia hacer que huyeran, pero hacia que los masacraran y que no quedara ni uno vivo. Y, una vez, debí ir a la batalla, y pude presenciar el sufrimiento de los que yo denominaba carne de cañón, gente que iba a morir, y tambiñen ví a los magos, sacando fuego por sus manos. Y ví que yo solo era un simple elfo y que me faltaba mucho por aprender. Y aquí estoy, intentando comprender algunas questiones de mi vida, y ayudando a los simples humanos en sus problemas, para hacerme mas grande como persona.

Azàelis acabó el discurso. No tenia mas que decir, solamente lo que el otro le quisiera preguntar. Esperando a que los guardias volviesen, quiso saber sobre el otro.

-Y tu, Aelderis de Tiranoc, ¿que és de tu vida?

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aelderis de Tiranoc el Sáb Mayo 21, 2011 8:29 pm

Esperad aquí un momento ordenó uno de los guardias, y ambos entraron en el edificio, probablemente en busca del Musgrave. Mientras tanto, ambos elfos aprovecharon para hablar.

-Como ya te he dicho, soy Azàelis de Ellyrion. Nací en una humilde familia en Tor-Elyr y allí me entrené en el arte de la guerra. Cundo ya tuve la edad, me fuí de casa a servir al rey Fenix ideando tacticas para sus ejercitos. En el tiempo que estuve fuera, los druchii mataron a mis padres, a mis amigos y todo el poblado en general. Y seguí ideando tacticas contra ellos. Y cada vez eran mas mortíferas, debia hacer que huyeran, pero hacia que los masacraran y que no quedara ni uno vivo. Y, una vez, debí ir a la batalla, y pude presenciar el sufrimiento de los que yo denominaba carne de cañón, gente que iba a morir, y tambiñen ví a los magos, sacando fuego por sus manos. Y ví que yo solo era un simple elfo y que me faltaba mucho por aprender. Y aquí estoy, intentando comprender algunas questiones de mi vida, y ayudando a los simples humanos en sus problemas, para hacerme mas grande como persona. Y tu, Aelderis de Tiranoc, ¿que és de tu vida? dijo Azaèlis.

Bueno, por mi parte, mi vida no es tan emocionante como la tuya... soy hujo de una noble familia de Tiranoc, yo fui desde pequeño enviado a la torre de Hoeth y allí me instruí en el arte de la magia... probablemente hayas reparado en mi túnica negra, es porque me especialicé en el saber de la muerte, aunque tengo ciertos conocimientos de las bestias. Todo eso lo hago porque mis investigaciones se centran en un solo ser, el vampiro. Nuestros conocimientos sobre ellos son pequeños, no sé si te has tenido que enfrentar en tus batallas a alguno de ellos, son seres de gran poder y cuanto más sepamos de ellos mejor. Es por eso que el saber de la muerte me atrajo, así puedo conocerles mejor. Lo mismo el saber de las bestias, porque me permite dominar a las mismas, y los vampiros tienen una bestia interior que les domina. Mis estudios me trajeron aquí rastreando el origen del odio que cierto clan vampírico siente por todos los demás, y especialmente por uno en concreto. Con ello habré acabado un estudio que me permitirá presentar una tesis ante la torre y obtener el grado de profesor... viajo solo porque mi compañero de viaje sufrió un desgraciado final en un encuentro desafortunado con unos no muertos... (ensombreciendo el semblante, con cierta tristeza) me... me salvó la vida... Los dioses lo tengan en su seno... (recobrado) he llegado a pie aquí para no llamar la atención... no soy guerrero y en estas tierras de humanos, tener caballo es un lujo, quien lo ve sabe que quien va en él tiene dinero... no quise exponerme a ello... esto no ocurre en las tierras asures... donde tener un caballo es cosa normal...

Su charla fue interrumpida de pronto, los guardias abrieron súbitamente la puerta y un hombre robusto, si bien entrado en carnes, con mostacho de boyardo, pelo canoso y largo y uniforme militar les acompañaba. ¿Quién me requiere? Dijo

El musgrave, supongo, -dijo Aeldaris. traemos... malas noticias. Nos envía Jodri Rompehierro, ha habido un asesinato en su taberna, soy Aeldaris, y este que me acompaña es Azàelis, él es testigo directo, ha visto lo ocurrido. Yo por mi parte vi huir al asesino. Jodri nos mandó que le avisáramos para que acudiera al lugar

(fdp: Creo que aquí debería intervenir un master para la reacción del musgrave no?)

Aelderis de Tiranoc
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Margrave Hermann el Lun Mayo 23, 2011 10:49 am

El pelirrojo se encontraba sentado enfrente de una robusta mesa de madera maciza, la calidad de ésta era envidiable, unos amigos enanos se la habían ofrecido en muestra de agradecimiento después de que el Margrave resolviera algunos conflictos con los gremios de Eisental. Montones de papeles ocupaban la superficie de la mesa, y entre todas aquellas pilas, el hombre leía, valoraba y firmaba documentos. Las labores administrativas ocupaban la mayor parte del tiempo.

Alguien llamó a la puerta y con un escueto “adelante” el Margrave le invitó a pasar. Se trataba del capitán de la guardia, un hombre fuerte, de anchos hombros con un característico mostacho que resaltaba el cargo que representaba.

-Señor, han venido dos elfos. Están esperando en la puerta.

El Margrave levantó los ojos para escrutar aquel hombre. Lo conocía desde hacia tiempo, el hecho que fuera elegido como capitán de la guardia no se debía a sus capacidades mentales, más bien, y únicamente, fue designado por sus dotes militares. El pelirrojo lo miró con desdén, como solía hacer con todos los que no consideraba que estaban a su nivel, y para estarlo se requería un mínimo de inteligencia.

-¿Y? ¿Algo más?


-Se-señor, parecen deseosos de entrevistarse con usted.

-Muchísima gente está deseosa de entrevistarse conmigo y no por eso debo dejar pasar a todo el mundo. Ve y averigua que quieren, y no vuelvas si no es estrictamente necesario.

-Señor, sí, señor.

Haciendo una cordial reverencia el capitán se alejó por el mismo sitio que había entrado y el Margrave Hermann pudo seguir con sus laboriosos quehaceres.




No tardó ni cinco minutos en llegar hasta la entrada de la casa y allí seguían aquellos dos elfos, junto con los guardias que les impedían el paso.

-Podéis descansar –dijo mientras pasaba junto a los guardias-. Yo me ocupo de esto.

Los guardias se apartaron y el capitán salió a recibir aquellos que requerían ver al margrave.

-Lo siento, yo no soy el Margrave, solo soy un enviado suyo –dijo con aquella voz propia de un hombre bien disciplinado. Se paró unos minutos a pensar que debía hacer con la pareja.

Según ellos dos había tenido lugar un asesinato, alguien había muerto en la taberna de Jodri, eso decían. Dos elfos, extranjeros, ¿Qué credibilidad podía tener aquello? Al menos decían venir enviados por Jodri, el tabernero, algo a favor tenían. Grunte se debatía entre dejarlos pasar, o no. Temiendo un mal mayor, y sabiendo que debía dar una buena imagen del poder en Eisental decidió que los llevaría hasta la sala de audiencias. Una vez allí podrían hablar sobre el supuesto asesinato.

-Venid por aquí. Iremos a la sala de audiencias, allí me contaréis todo lo sucedido.

Caminando por los pasillos de la lujosa mansión del Margrave, el grupo se topó con Hugo, la mano izquierda de Hermann. El halfling se encargaba de todas las tareas relacionadas con el orden y administración del hogar. Seguramente, en aquel mismo momento estaría realizando alguna tarea pero Grunte lo detuvo y le habló:

-Hugo, podrías avisar al Margrave de que los invitados esperan en la sala de audiencias –nada más pronunciar la última palabra, el pequeño ya se alejaba lealmente avisar al Margrave, pero el capitán lo sujetó por el brazo-. Dile que si no es “demasiada molesta” que baje a recibir a estos elfos.

Ahora si, el halfling se alejó con las ordenes directamente a cumplirlas, y el grupo siguió su camino hasta la sala de audiencias. Allí, con un gesto, el capitán indicó a los invitados que tomaran asiento, y él mismo también se sentó en una butaca frente a la pareja.

-Y bien, contadme que ha pasado exactamente.

_________________

Ficha

Margrave Hermann
PNJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Gobernador de Eisental

Hoja de personaje
Nivel:
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Joker el Mar Mayo 24, 2011 2:40 pm

El Joker apartó un poco los matorrales para poder ver el camino que se abria en el bosque, cortando tajantemente el bosque como si fuera una cuchilla de carnicero que desciende una y otra vez sobre su presa para poder cortar felizmente el pan sangriento nuestro de cada día de la vida del Sigmar que todo buen hombre necesitaba. El follaje verde caracteristico de aquellas epocas de primavera cubría por completo el sol, tapando a la vista de la caravana que pasaba cualquier rayo de luz que delatara las posiciones de los emboscadores que acechaban sigilosamente al carro elfo que con su traqueteo de caballos rompía el silencio reinante. El carro era imperial, de ventanas translucidas vicitimas del paso del tiempo, cortinas rojas y lujosas, marcos cuadrados, cuatro ventanas en total, dos a cada lado del vehículo, ruedas redondas de metal, carrocería negra a excepción de unas rayas amarillas en los bordes del carro, un par de pináculos negros de adorno en el techo, lujosos sofas de piel persa en el interior, un altillo de madera blanca para que se pudieran sentar el viejo humano encargado de azuzar con las correas a los caballos y un elfo con armadura blanca y capa azul y falda con bordes azules con un casco cónico y un hacha en la mano y carcaj y flechas a la espalda, dos rucios negros de fuertes patas arrastrando pesadamente el carro gracias al través y el carro, que tenia la forma de una sonrisa, plana en el techo y curva en las cuatro ruedas.

Hace unas horas que un segundo elfo se había adelantado a la expedición, para explorar el area circundante y asegurarse de que no habian peligros. Al recordar esto el Joker sonrió. Despues de unas horas de espera y vigilia, se cansaron de esperar, y desde entonces el Joker y su banda de esquizofréicos llevaban siguiendo el carro cual perros rabiosos detrás de una gorda obesa, esperando que la obesa se terminara cansando. El Joker se pasó una mano por la frente sudorosa y sonrió un poco a nadie. Había llegado la hora. Dentro del carro iba una embajadora elfa muy importante de cuyas señas no se podía averiguar nada debido a las cortinas corridas, solo se habian enterado por segundas fuentes a punto de agotarse, sin embargo tarde o temprano el Joker acabaria invitandola a ir al circo. Por las buenas o por las malas...

-Ey, Joker...

-Chsst, antes de un ensayo hay que aprenderse los papeles de memoria. ¿No querras ser despedido, no? En todo caso, no te preocupes, tu no podras participar...

-Si, si... oye... ¿Tenemos que seguir el plan, no?

-¿Plan? - El joker le dio al bandido una cuchillada en le pierna y le tapo de inmediato la boca antes que gritara- ¿Ves? Ya no puedes participar. No tenemos plan. No seguimos plan. Actuaremos sin pensar. Y ahora...-Le disloco con un giro de muñecas el cuello, matandolo en el acto- Despedido

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aelderis de Tiranoc el Jue Mayo 26, 2011 9:23 pm

Aeldaris tomó la palabra con una educada pero comedida reverencia y tono servil:

Mi señor, hemos sido enviados aquí por Jodri Rompehierro tal y como os anunciaron vuestros guardias. Sé que la presencia de dos elfos extranjeros puede traer desconfianza, mas creedme, somos amigos y queremos solucionar este asunto. Permitidme que os transmita el mensaje de Jodri:

Se ha producido un asesinato. Mi compañero lo presenció todo. Yo llegé a la taberna justo cuando el bandido huía. Era un desquiciado con aspecto de bufón, al parecer, por lo que los presentes me han contado, llegó, pidió una jarra, la derramó y luego sin motivo aparente mató al mozo que servía en la barra. Era su primer día. Todo el mundo se levantó pero él cogió a una mujer y la utilizó como escudo humano, cuchillo en mano, para atravesar la taberna sin oposición. Luego la tiró al suelo y salió corriendo por la puerta. Justo entraba yo cuando el salía, pero no me vió, porque viendo que la puerta se abría bruscamente, y dado que ya iba prevenido por los gritos que salían de la taberna, pude esconderme detrás de la puerta. Vi hacia donde huía, pero le perdí de vista durante unos instantes, justo cuando uno de los testigos salió de la taberna y abrió demasiado la puerta, quitándome mi línea de visión. Esto ha sucedido hace apenas 20 minutos. Si no le importa a su excelencia, deberíamos acudir al lugar del crimen para que lo viera usted con sus propios ojos. Así mismo, dado que ese hombrecillo viste trajes extravagantes de bufón, deberíamos dar la alarma por el pueblo y acudir a la imprenta, si es que hay una, para hacer carteles y distribuirlos, no tardaríamos en obtener una pista sobre su paradero.

Por otro lado, ofrezco mis servicios como efectivo adicional para la búsqueda de este hombre. Imagino que están ustedes muy ocupados y sus hombres ya trabajan al 100% de su rendimiento y que quizá no puedan ocuparse de este caso adecuadamente, por eso creo que puedo ser útil, y Azaelis seguramente también si se ofrece. Y ahora, sin más dilación mi señor, ¿Os plugue acompañarnos hasta la taberna?

Aelderis de Tiranoc
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Joker el Vie Mayo 27, 2011 4:02 pm

El piloto del carro cada vez estaba más nervioso. Nio le pagaban lo suficiente como para atravesar el bosque, y por si eso no bastara, tendria que hacerlo conduciendo un carro de lujo con una damisela elfa de la más alta alcurnia en su interior, gritando a ojos y oídos: "Ey, bandidos, somos asquerosamente ricos, secuestradnos". Vale que la expedición fuera en el más absoluto de los incógnitos y que el único que sabía de su presencia eran el Margrave y el alcalde de Eisentaal, que habían preparado una bienvenida discreta, aun así estaban haciendo tanto ruido que todavía le extrañaba que de alguna sombra saliera cualquier inaprensible. Miró nervioso a las formas invisibles que creía ver en el bosque, azuzó a los caballos para ir más rápido y le echo un trago a la botella de ron que llevaba a su vera.

A su vera también estaba el elfo con armadura, que andaba tambien ojo avizor a cualquier forma sospechosa, aferrandose sólidamente a su hacha hasta desgastarse sus delicados dedos de elfo y con la boca absolutamente cerrada, como si estuviera en las vísperas de una batalla grande antes siquiera de que esta se produjera, ansiando fama, gloria y reconocimiento en sus actos. El conductor, no tan callado, le volvió a echar un trago a la botella, bebiendose ya lo poco que quedaba en el recipiente. Decepcionado por la escasez de recursos, echó una mano a sus bartulos hasta encontrar por fin la forma familiar del arcabuz que tan fidedignamente lo había ayudado a cobrar las deudas no pagadas en sus rutinales viajes de negocios, cobrando satisfactoriemente sangre y dinero a partes iguales.

Y de repente pudo ver a lo lejos una figura inapreciable en medio del camino, corriendo hacia ellos y envuelto en una capucha. No parecía armado, pero el no podía estar seguro, así que cogió el arcabuz, apuntó al objetivo y disparó, a pesar de que el elfo intentó impedirselo con una orden, a lo cual el humano pensó "¿Quien es este gilipollas para darme ordenes?". U nsonoro estallido salió de la boca de su amiga y certeramente a la primera impactó en su presa, derrumbandola en el suelo. Contento por la diana, hizo caso al elfo cuando este le dijo que parara.

El soldado se apeó del carro ligeramente, pareciendo más un baile que otra cosa, poniendose en lo que realizaba el acto de andar justo enfrente del cadáver. Se agachó y con un gesto solemne retiró la capucha negra, dejando al descubierto la cara del elfo explorador que hacia ya un rato debía haber informado de la situación actual de los bosques, a juzgar por la muerte bastante obvia. El soldado se volvió hacia el, con una mirada de ira en su cara, con el odio grabado en su rostro. Por unos instantes el humano casi sintió mas panico por el elfo que por el bosque, sensación que se desvaneció al momento al avanzar el devenir de los acontecimientos.

De repente salió del bosque una figura negra también, con capucha en la cabeza, y en dirección al elfo. Este rápidamente le cortó la cabeza de un tajo, matando al instante a un individuo que a deducir por su forma de atacar ya estaba muerto antes siquiera de haber podido "atacar". Antes de un respiro apareció detrás otra forma armada y de color violeta, esta vez supuestamente viva, atacando al elfo. Pero ya no podía fijarse mas en como resultaba la emboscada, porque otro criminal había saltado detrás suya y ya nop podría ni siquiera escapar...

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Lun Mayo 30, 2011 4:12 pm

Azàelis esperó a que Aelderis respondiera, y no tardó mucho en hacerlo. Los elfos de magia eran muy dados a hablar y expresarse y, aunque a él no se le daba mal, preferia que lo hiciese su compañero, principalmente como una "prueba inicial" para conocerle mejor. Lo explicó todo, con pelos y señales, pero desde una vista objetiva y, depsués, ofreció sus servicios... Quizás no sabia que estaba tratando con humanos, y no con vampiros. Y también reflexionó sobre aquello... ¿Vampiros?¿Por que Eisental? Aquél pueblo ocultaba algo tan extraño...
Cuando acabó el monólogo su acompañante, y antes de ir con aquél a la taberna, quiso añadir algún dato más. Algo objetivo, de boca de alguien que lo habia visto directamente.

- Un segundo. Antes de irnos a la taberna, debo contaros algo. Yo vi personalmente aquella pelea. Y sé perfectamente que fué por amor al odio, como quién no quiere la cosa. Lo hizó totalmente aposta y sin causas aparentes. Y luego soltó una charla sobre la diversión de sus actos. Señor, antes de partir, deberia saber que no nos encontramos ante un fugitivo cualquiera, nos encontramos ante un asesino, probablemente en serie, y totalmente entrenado y despiadado. Creame que nos mataria si pudiese.
Por ello, creo justo que solo nos acompañen aquellos hmbres considerados "los mejores", aquellos que no tengan miedo a morir en manos de un sasesino. Y digame, señor Magrave, ¿cree usted tan importante a ese asesino como para poner en riesgo su vida?¿Cree que deberia morir por él?
Si no es molestia, dirigiremos nosotros la expedición, y mi compañero Aelderis será el lider. Y si le sobran hombres y seria tan amable de prestarnoslo, le podriamos ceder los honores a usted, como si hubiese sido usted el causante de su muerte.
¿Que me dice, señor?¿Cree justa nuestra oferta?¿Nos concederia este honor?


Fue todo lo sincero que pudo. Y digo "que pudo" por que en realidad seria algo de utilidad tener a aquél entre ellos. Pero todo el mundo sabe que no ews bueno llevar a un mandatario en su lider, por que todo se deberia hacer sin saltarse las normas, diplomaticamente y demás tonterias que dicta la ley, en su opinión, para dejar libres a los criminales.
Y, si iban sin él, podrian sarle caza en cuanto se lo encontraran y acabar con él cuantgo antes.

Porque, de los que estaban allí, solo él habia sufrido realmente las penúrias de lña muerte, no en sus propias entrañas, si no algo peor, en la de las entrañas de sus compatriotas y compañeros de batalla.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Margrave Hermann el Miér Jun 01, 2011 4:53 pm

El capitán Grunte escuchó con atención los relatos de los dos elfos. Al parecer el supuesto asesino había matado al camarero del taberna sin motivo aparente, y luego había escapado. Debía de ser un loco o un enfermo, así se lo planteaba Grunte. Aplicarían la justicia de Eisental: la muerte.

-Azàelis, yo soy sólo un sirviente del Margrave. Él está ocupado con otros temas, pero ya está avisado de vuestra llegada.

Esperaba que Hugo hubiera avisado al Margrave, también esperaba que éste no estuviera demasiado ocupado con sus asuntos y tuviera un momento para recibir a los invitados. Aunque pensándolo mejor, si sólo se trataba de un loco asesino él mismo podía ocuparse del tema. Contando al Margrave, Grunte era la segunda autoridad en el pueblo y su palabra tenía el poder suficiente para encargarse de los delincuentes.

-Bien, iremos a la taberna para estudiar la escena del crimen a ver si podemos descubrir algo más de ese enfermo –el capitán se levantó de la silla y les indicó con la mano que también se levantaran-. Aelderis, Azàelis, seguidme si sois tan amables.

Su puso firme y esperó a que los dos elfos también se levantaran.

-No creo que sea conveniente que dos forasteros se ocupen de estos temas. Esto corresponde a la guardia de Eisental. Así que yo mismo me encargaré de supervisar lo todo.

No es que desconfiara de las capacidades de aquellos individuos, pero sabía que la guardia era la que debía encargarse, si iban dejando que los forasteros se ocuparan de sus asuntos al final acabarían perdiendo la autoridad del pueblo.

Juntos fueron hacia la taberna. Aún no había salido de la mansión del Margrave cuando su dueño bajó por las escaleras y se cruzó con ellos.

-Señor –se irguió todo lo que pudo-. Ya está todo aclarado, yo mismo me ocuparé del asunto.

-¿Qué asunto? –la curiosidad se desató en su rostro inexpresivo.

-Ha habido un asesinato. Un hombre ha entrado en la taberna “La Jarra Derramada” y a matado al camarero. Estos elfos han venido a informar de lo sucedido, no creo que sea nada que no pueda solventar yo mismo, señor –hizo una pequeña reverencia a modo de disculpa-. Ahora nos dirigimos a la taberna para que pueda estudiar mejor los hechos, luego trataremos de encontrarlo y hacer justicia.

-Lo quiero vivo –tardó unos segundos en responder, como si hubiera pensado la contestación seriamente. Luego siguió como si sus primeras palabras no hubieran acabado de entenderse bien-. Traedlo vivo, yo mismo me encargaré para que se aplique la justicia adecuada.

-Así se hará señor.


Caminaron a buen ritmo hasta llegar a la taberna. En el ambiente reinaba una tímida tranquilidad. Desde afuera no se oían los gritos habituales de los borrachos, ni había el mínimo jaleo, todo estaba en un mutismo exagerado, exagerado para ser una taberna. El grupo entró, Grunte se encargó de abrir la puerta y sujetarla mientras sus compañeros pasaban delante de él.

En el interior del lugar descubrieron la causa de toda aquella aparente tranquilidad. Varios guardias habían llegado y mantenían el orden como bien sabían, con las armas desenfundadas e interrogando con malos modales a los presentes. Desde un lado, apartado de los grupos de interrogatorio, Jodri miraba con recelo aquellos hombres. Ya los conocía desde hacía mucho tiempo y nunca le parecieron gente honrada, ahora menos aún, pero nada podía hacer así que permanecía en silencio observando todo lo que pasaba. Allí también estaban los mismos hombres que antes de salir los elfos había, la guardia se habían encargado de que nadie dejara el lugar hasta que les revelara todo lo que supieran sobre el asesinato y así estaba siendo.

Cuando Jodri vio entrar al grupo, sus ojos se iluminaron e ignorando las ordenes de la guardia se levantó de su taburete para acercarse al trío. La guardia le amenazó nada más ver sus intención, pero un gesto de Grunte a tiempo cerró la boca del agente y la amenza no pasó a más.

-Grunte –gritó a medio camino, estaba contento por ver aquel tipo-. ¿Cómo andas? ¿Aún sirves aquel apestoso del Margrave?

Sus palabras le hubieran costado la vida a cualquier otro, y más en aquella situación, pero Jodri no tenía miedo del líder político de Eisental. El Margrave Hermann le parecía un niñato engreído, se lo tenía demasiado creído para su opinión. A Jodri le gustaba provocar a la guardia hasta tal punto de llegar a verse en problemas, pero nunca pasaba más allá de un par de días en los calabozos o algunas sanciones a su taberna. Para el Margrave, Jodri era una pieza importante en todo su entramado de maquinaciones políticas, y el tabernero lo sabía.

-Aún trabajó para el Margrave. I si las cosas van bien quisiera trabajar durante un tiempo más.

El tabernero hizo un gesto de desaprobación con la cabeza. Sabía que aquel hombre era honrado y bondadoso, nada en comparación con el Margrave, y le parecía que dedicar su vida a cuidar la de Hermann era un desperdicio.

-Estos elfos me han informado de lo sucedido. ¿Tenemos un loco suelto?

-¿Y ese margrave? ¿Qué hace que viene aquí? Ooh… ya entiendo, seguro que esta demasiado ocupado con sus tareas burocráticas y no tiene tiempo de ensuciarse las manos con cosas tan vulgares como un asesinato.

-Se equivoca, Jodri –defensó a su señor-. El Margrave estaba dispuesto a venir personalmente pero yo me he ofrecido a tratar este tema. Creo que podré capturar a ese enfermo sin muchas complicaciones.

-Que valeroso por tu parte. Podrías llegar más lejos si levantaras la vista más allá de las suelas de ese tipo.

Quizás Jodri tenía razón, pero sus palabras no iban hacerle cambiar, (si reflexionar) no tenía pensado dejar su trabajo tan pronto, así que ignoró las últimas palabras del enano y fue al grano del asunto.

-Al parecer la guardia ha llegado antes que yo –dijo echando una hojeada al alrededor-. Y ya han empezado con el procedimiento habitual. ¿Se ha sacado algo en claro?

-Si tus hombres aprendieran buenos modales se podría sacar algo en claro, de esta forma sólo han conseguido una sucia descripción de aquel hombre y unos hechos incoherentes –hizo una pausa en la que dudo como seguir hablando-. También han encontrado una nota, la traían de fuera, no me han dejado leerla pero creo que estaba firmada por el asesino.

A Grunte se le iluminó el rostro, quizás eso les ayudaría a encontrar a ese tipo. Avanzó a paso ligero hacía el guardia más cercano y le habló antes de que el soldado pudiera erguirse firme.

-¿Qué pone en la nota? ¿Quién la tiene?

El guardia se sobresaltó ante el interrogatorio de su capitán y tembloroso le contestó:

-Señor, la nota la tenemos aquí
–le hizo un gesto a su compañero para que la sacara y se la entregara-. La encontramos cerca de tres muertos más. Está escrita con sangre.

Casi le arrancó la nota de las manos y empezó a leerla.

-¿Tres asesinatos más? ¿Del mismo tipo? –Empezó a leer antes de darle tiempo hablar-. Un feria… en Eisental… a las afueras… ¡Ese tipo está chalado! Yo me encargo de esto, descanse soldado.

-Gracias señor.

Volvió con los elfos y el enano.

-Jodri sírvenos tres jarras de buena cerveza, nos sentaremos en aquella mesa –dijo señalando la más apartada-. Tenemos muchas cosas que planear.

Espero a que el tabernero se alejara en busca de ese brebaje alcoholizado para seguir hablando con sus otros dos interlocutores.

-Vais ayudarme a cazar a ese delincuente. Sentémonos y veamos que se puede hacer.

_________________

Ficha

Margrave Hermann
PNJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Gobernador de Eisental

Hoja de personaje
Nivel:
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Miér Jun 01, 2011 7:09 pm

Cruzaron el pueblo en dirección opuesta. Ahora llevaba a su corcel guiandolo con las riendas, a pie. Pronto llegaron a la taberna. Aquel hombre no parecia preocupado por nada, caminaba tranquilamente, como paseando, como si fuese una deidad a la que se debia adorar. Y, en realidad, era solo un simple hombre de armas, como todos los demás humanos, que en cuanto pudiese se corromperian y se llenarian de riquezas y vivirian en palacetes y castillos.

Allí en la taberna, habló con Jodri. Los inútiles de los guardianes llevaban las armas desenfundadas, intimidando con ellas a los presentes para que soltaran información. Se dirigió a uno que habia allí, al lado, interrogando a la muchacha a la que el asesino habia tomado por rehén. Estaba triste y aquél guardia la apuntaba con la espada. Quiso pararlo, pero pensó que era mejor seguir la corriente, ya que en cuanto pudiera empren deria esta guerra por su cuenta.

También habia un nuevo allazgo, una carta del asesino. Decía algo de una feria... Quizás trabajaba en una feria o circo, ya que iba vestido de payaso. Y, viendo que iba para largo, pidió tres cervezas al tabernero Jodri.

- No traigas nada. Ha habido un asesinato, y usted-dijo señalando al ayudante del musgreiv-no descansará hasta encontrar al causante.

Y aquello, aunque no lo quiso hacer así, sonó a desafio. Pero ya se habia visto que no tenia piedad, ya habian 4 víctimas y aquel hombre se iba a tomar una cerveza... ¡Y después desconfían de los elfos! Se deberian mirar ellos mismos, una panda de blandengues, hostigando a mujeres y borrachos. Y si algún guardia de la ciudad hacia un rasguño a cualquier testigo, ¡por Asuryan!, acabaria en la tumba.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aghu, malalita el Miér Jun 01, 2011 7:17 pm

Esa maña Aghu se levanto de su lecho hecho con ramas y hojarasca en los lindes del lago que estaba a escasa distancia de Eisental, tras lo cual se dirigió al pueblo puesto que tenía cierta curiosidad por cómo eran las gentes de aquel lugar. Primero se dirigió al templo, más concretamente al cementerio, este no tenía nada especial, era un cementerio común como todos los que estaban en territorio Imperial. Tras esto dio un paseo por el pueblo llegando al fin a la taberna.

La taberna no traía buenos recuerdos a Aghu pero esto no le preocupaba, de repente un gran estruendo estalló dentro de la taberna y al poco tiempo una sombra salió corriendo de allí y varios hombres tras de esa silueta gritando “ATRAPAD AL ASESINO, ATRAPAD AL ASESINO”. Aghu consternado por el repentino suceso intentó ir a por el asesino pero se dio cuenta de que era inútil segur avanzando él solo, puesto que era probable que el asesino tuviera “amigos” además debería intentar averiguar lo máximo posible, sobre todo si era seguidor de algún dios del caos.
Aghu entro en la taberna, el tabernero lo miro mal pero Aghu hizo caso omiso, y se dirigió a donde estaba todo el mundo, al ver el asesinato del camarero Aghu se dirigió a Jodri. – Tabernero, sé que no empezamos con buen pié el otro día, pero quiero compensar mis actos ayudándote a atrapar al asesino de tu camarero .

Aghu no espero a que el tabernero le diera una respuesta y empezó a preguntar a la gente con unos modales no muy buenos con lo cual la única información que recibió fueron unos cuantos insultos y varios gruñidos. Tras unos minutos de no conseguir nada entraron unos guardias y empezaron a interrogar de unos modos parecidos a los de Aghu, pero estos sí que obtuvieron alguna respuesta.

Tras unos minutos de interrogatorio un humano acompañado de un par de elfos entro en la taberna y tras hablar son los guardias se dirigieron a una mesa, uno de los elfos dijo algo al humano en un tono amenazante y antes de que pasase nada Aghu interrumpió la conversación.
- Hola, soy Aghu me gustaría ayudaros en la caza del asesino del camarero - Aghu esperó la respuesta de aquellos hombres y por primera vez en mucho tiempo sintió algo de lastima al pensar en la familia que podría ter el camarero

Aghu, malalita
PJ

Mensajes : 5

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Joker el Jue Jun 02, 2011 3:29 pm

La embajadora elfa estaba preocupada. Hace poco se habían oído unos gritos y forcejeos, una lucha. Disparos, sangre y dolor, y despues nada. Nada de nada, ni mucho ni poco. Había pensado en salir del carruaje para ver que pasaba y coger sino las riendas del caballo y huir, pero su esclava de Catay, fiel como solo ella misma podía, la había aconsejado muy acertadamente que muy seguramente tan solo estorbaría en la pelea. Así que decidieron esperar, ahí, sentadas en sendos sofás de terciopelo rojo oscuro y viendolas venir, epserando alguna señal que las hiciera reaccionar. Aprovechó el tiempo para recapacitar sobre su futura llegada a Eisentaal y la bienvenida que la daría el Margrave, persona a la cual no había visto nunca pero tarde o temprano tendría que tratar con el humano. Entonces pudo ver a través del translúcido cristal una figura que se asomaba. Por su compostura y robustez podía verse que era Ellingef, el fiel guardaespaldas de Cracia. Sin embargo pasaba algo raro...

Estaba muerto

Se abrió lentamente la puerta y la elfa pudo ver que lo que había frente a ella era el cadáver de su antiguo amigo que se tendía en pie, inerte y carente de toda vida, con una sonrisa sangrienta dibujada a cuchillo en un rostro antaño ilustre, estoico y lleno de sabiduría, un rostro que ya no volvería a sonreír por su propia voluntad, un rostro muerto. Por como se movía el cadaver ella pudo suponer que detrás del elfo muerto había alguien que procuraba que el soldado no cayera al suelo, y ahora agarraba con una mano desde las sombras inalcanzables el brazo derecho del pobre Ellingef, de derecha a izquierda en un tenue movimiento que recordaba vagamente a algo parecido remotamente a un saludo. Una voz humana salió de detrás de el:

-¡Señora! No se preocupe por las molestias, todo está despejado. Ahora relajese y disfrute. jajajajajaja- Al ultimo ja el cuerpo cayó definitivamente al suelo, sobre las escaleras del carruaje. La esclava se puso a gritar y sollozar histérica, y la elfa, intentando templar su semblante, vio con cierto asombro que el asesino de Ellingef era un simple humano, un humano vestido de ropajes de color violeta, y con una tez pálida, aunque lo más inquietante fuera su sonrisa maléfica que ahora la dirigía. Lllevaba en una mano una especie de vaso que después de un analisis previo se dio cuenta de que era un cráneo humano, más concretamente el del conductor del carruaje a juzgar por las evidencias. El payaso, con el vaso en mano, subió al carro pisoteando al soldado muerto, y antes de entrar por completo se lavó los pies en la capa leonina de Ellingef.

-Si, es un buen ejemplar de felpudo. Magnfico ejemplar, capa superficiel bien mullida y blandita, de tal forma que uno puede pasar y restregarse sus zapatos tranquilamente por la alfombra sin que estos se despisten y se resbalen con sus correspondientes consecuencias, además de que tan solo ha costado una vida obtenerlo. Lástima que tenga dos agujeros en el dorso que impiden que el rendimiento de la alfombra sea el adecuado y le otorgan un tono rojillo bastante desagradable a la vista ¿No piensa usted así?- Miró a su derecha y vio que la humana de Catay estaba arrinconada en una esquina, intentando evitar al Joker. Este se llevó el vaso a los labios, bebiendo un poco de su contenido, pero al final acabó escupiendo lo ingerido a su convidante de enfrente, la embajadora. Se rió un poco y puso cara de asco- Ahhhhg, estas bebidas élficas saben muy mal, son de muy mal gusto. Agrias y sin sabor alguno, no me gustan nada de nada ni mucho ni poco. ¿Y tu, quieres un poco?- le echó a la humana lo que quedaba en el vaso. Esta se puso a gritar desmesuradamente- Ey, vale, vale, sino probaremos un poco de la humana, a ver que tal sabe- la esclava abrió la otra puerta desesperada, intentando huir, sin embargo tropezó en las escaleras, rompiendose el cuello y quedando un poco muerta. El asesino ceró la puerta- Cerremos, cerremos, no vaya a pasar usted frío, ¿no? Por que he oido- acercó su cuchillo de forma ladina- que los elfos son bastante delicados ¿Como son las elfas?
-No me vas a intimidar- el payaso echó a reír

-Pero...yo...no quiero intimidarte, so estúpida, no, no, quiero que te diviertas. Desahogarte de las tensiones habituales pendientes en el mundo, librarte de las penas de la vida, despojarte del yugo de la seriedad y la cordura, y todo ello por el módico precio de una entrada al circo ¿Que me dices? Espera, ya se, lo echaremos a suertes- sacó una moneda y la lanzó al aire- bang, cruz, viene conmigo ¡Que cruz! Deme dinero. Ah no, espera, si ya tengo jajajajaja

-¿Que quieres de mi?

-Probar un punto. Vas a jugar el juego del Joker. Chssst, chofer llegó la hora de que nos vayamos, hoy la velada va a ser bastante interesante... y tu, vete de aquí, no estás invitado y no necesitamos felpudos en el circo, porque el felpudo va a ser su propia cordura, señorita- le dió una patada a Ellingef, echandolo a la carretera, y se echó a reír mientras cerraba la puerta y el carro se ponía en marcha...

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Aelderis de Tiranoc el Jue Jun 02, 2011 9:07 pm

Por fin habían conseguido mover a la justicia del lugar, y ahora inspeccionaban la escena del crimen con un ayudante del Margrave que se había identificado como "capitán Grunte". Tras inspeccionar la situación y corroborar lo que le habían contado, les pidió que se sentaran y solicitó oficialmente su ayuda para cazar a este asesino. Ordenó tres cervezas para poder discutir mejor el plan. Eso no pareció sentarle bien a Azaèlis.

- No traigas nada. Ha habido un asesinato, y usted-dijo señalando al ayudante del musgreiv-no descansará hasta encontrar al causante

Aeldaris levantó las cejas e hizo una mueca, medio de sorpresa, medio de incomprensión. Aquel comentario tenía una sorprendente falta de tacto para proceder de un elfo; decía lo que era evidente, y lo que Aeldaris también compartía: Que no era tiempo de ponerse a beber, pero había mejores maneras de decirlo, pensó, sin arriesgarse a un duelo con su rival. Sin duda Azaèlis estaba afectado por la situación, pues un elfo hubiera sabido medir mejor sus palabras. Tras meditarlo un poco, hizo una seña a Azaélis, una seña sutil, que solo un elfo podría apreciar y que quedó al margen del ojo de su interlocutor humano. En ella le decía que entendía lo que decía, y que el pensaba lo mismo, pero a continuación añadió intentando evitar la trifulca:

Disculpe a mi compañero, verá, entre los de nuestra raza se ve como una gran falta de cortesía beber alcohol ante un cadaver, consideramos que da mal fario porque el alcohol alegra el espíritu, lo cual es una burla al espíritu del muerto y a sus seres queridos. Son viejas costumbres de mi tierra- No era del todo mentira lo que contaba, si bien intentaba maquillarlo para hacerlo parecer comprensible, no conocía a los humanos demasiado bien, pero sabía que una respuesta tan desafiante ante un capitán de la autoridad podía significar, si se lo tomaba a mal, su encarcelación por insulto a la autoridad, así de injustas eran las leyes humanas- y estamos todos un poco nerviosos... ha sido un día ajetreado, sugiero que salgamos y demos un paseo hacia las afueras, mientras discutimos el plan de actuación. Seguro que será más apropiado que beber delante de los muertos (se santiguó mientras decía esas palabras). Al fin y al cabo, la nota dice que habrá una feria fuera del pueblo... lo lógico es buscar ahí... un humano interrumpió su charla.

Hola, soy Aghu me gustaría ayudaros en la caza del asesino del camarero

Aeldaris se giró sobresaltado. Una manera muy ruda de interrumpir una charla, pero por desgracia, una manera extremadamente común entre los humanos. No respetaban nada estos bárbaros. Un hombre curpulento estaba delante de él, y parecía dispuesto a unir su espada a la búsqueda del asesino. Aeldaris miró a sus compañeros:

¿Necesitamos cuantos más hombres mejor, qué opináis? Mi capitán, ¿conoce a este hombre? ¿Sabe si es de fiar?

Aelderis de Tiranoc
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Azàelis el Vie Jun 03, 2011 12:40 pm

Tras hablar, y sin saber la posible respuesta del humano, Aelderis intervinió. Primero le hizo una seña, on movimiento de manos. Queria decir, sin duda alguna, que le siguiera la corriente.
Explicó que era de malas maneras beber alcohol delante de los muertos... Aquello era falso. Sí que podia ser, pero no era por aquello por lo que Azàelis esta mosqueado incluso enfadado.

Él era el elfo que completaba la norma, un rebelde, un elfo que no se conformaba con la idea de pensar de los homanos pasivos y lentos. Tampoco habia pasado tanto tiempo desde que el humano habia oído. Y todavia no se habia informado a la poblacion que se refugiaran en sus casas, ni a los niños que dejaran de jugar a pelota ni a los ancianos que huyeran. Nada. Solamente, tomar una cerveza, al rico compás de los guardias hostigando a las víctimas sin sacar nada claro, y sin movilizar a los guardias de la ciudad, totalmente penosos en su trabajo, para atrapar al asesino.

La nueva idea ahoira era ir al lago o a la pradera (o, más bién dicho, donde le llevaran) para ver aquél circo. Pero no era buena idea. Aquello quedaba a una distancia considerable de allí, y el asesino, pese a que tuviese un corcel Ellyriano como el suyo, no podria haver llegado aún. Y seguro que estaba buscando nuevas victimas, y no se descartaba que fuese él, su compatriota o el ayudante. Si fuese él no le preocupaba en absoluto, sabia como defenderse. Y si iba a por el humano, le dejaria morir, como cuál rata. Pero el mago... Confiaba en las artes de Saphery, pero era un aprendiz y no sabia aún lo que era capaz de hacer. Primero, dijo;

- Vosotros dos no visteis el crimen... Y, quizás, ahora vuestras vidas o la mia corran peligro. Vamos a donde tengamos que ir.


Sin decir ni una palabra más, salió de la taberna y montó a lomos de su corcel blanco. En ese momento tambiñen llegó otro nuevo aventurero, al que ni siquiera prestó atención, y supo que se uniria a su causa y que ya tendria tiempo de conocerle.

- Vamos ya, ¿o debo emprender la búsqueda por mi cuenta?


Aquello sonó algo desafiante, pero no procuba a Azàelis, que lo unico que queria es que no muriesen mas inocentes.

Azàelis
PJ

Mensajes : 18

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Margrave Hermann el Dom Jun 05, 2011 7:51 pm

Jodri el tabernero se alejaba hacía sus barriles para llenar tres jarras de espumosa bebida cuando Azàelis le interrumpió. Le pedía que dejara estar la cerveza, según él no era el momento adecuado para beber. Jodri se paró al escuchar sus palabras, pero cuando terminó de hablar reanudó su camino. ¿Iba a ignorar la petición de un viejo conocido? y lo que aún era peor: ¿iba hacer caso de un elfo? No, esta vez no.

En defensa del impetuoso comportamiento de Azàelis salió su compañero, el hechicero llamado Aelderis. Grunte comprendió al elfo. Había olvidado completamente al muerto que aún descansaba en el suelo tapado con un mantón blanco, no significaba que no le importara su muerte o que no tuviera sentimientos. Lo que pasaba es que ahora su mente únicamente funcionaba en una dirección: atrapar al asesino. En cada uno de los días de los últimos diez años, Grunte había atrapado y ajusticiado multitud de delincuentes, desde vagabundos hasta incursores de hombres bestia. Y nunca se había parado unos segundos en sentir el dolor de las víctimas, para él, lo importante era hacer justicia, y que el delincuente pagara por sus crímenes.

Un robusto humano interrumpió al elfo, y Aelderis se interesó por él.

-No, es la primera vez que lo veo por aquí. Debes ser extranjero ¿verdad? –le preguntó al hombretón-. Estaremos encantados en recibir vuestra ayuda, Aghu.

Tras aceptar al nuevo en el grupo de ajusticiamiento, volvió Jodri con tres jarras en sus anchas manos.

-Jodri, no, nuestros amigos no quieren cerveza. Por favor llévatela y sírvela a alguno de tus tertulianos.

El tabernero lo miró con el rostro desencajado, no llegaba a entender aquel repentino cambio de opinión del capitán. Tras pensar unos segundos, con un presentimiento extraño supo que la culpa era de los elfos. Rabió por dentro maldiciendo los trucos de aquellos delicados individuos que conseguían cambiar la opinión de un hombre cuerdo. Sin decir un palabra pero con la boca abierta en un intento de contestar se alejó hacía la barra para dejar la cerveza. No iba a tirarla, así que si ellos no la querían él se veía en la obligación de beberse las tres jarras.

-Aelderis, no podemos salir en busca de ese enfermo sin un plan. Aquel tipo puede que actúe sin cuidado, pero también puede ser una trampa. Debemos prepararnos.

En la taberna sólo quedaban tres miembros del grupo, Azàelis había salido y montaba en su caballo esperando iniciar la marcha.

-¿Dónde se ha metido el otro elfo? –buscaba por la taberna pero no conseguía encontrarlo.- Tu –dijo señalando a uno de los guardias que interrogaba a aún tertuliano habitual-. Sal fuera y mira si el elfo aún está por ahí. Si lo encuentras dile que vuela.

Con un gesto de la mano, Grunte, les ofreció asiento en la mesa. No iba a empezar hablar allí de pie, y tampoco iba a sentarse el primero, aquello no sería muy noble por su parte.

-Tomad asiento y os expondré el plan.

_________________

Ficha

Margrave Hermann
PNJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Gobernador de Eisental

Hoja de personaje
Nivel:
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada a eisential...

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 2:35 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.