Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Limpiando el sótano de una anciana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Narrador el Dom Mayo 22, 2011 7:47 pm

La pareja de enanos dejó a sus espaldas el pueblo de Eisental y se adentró en el oscuro bosque siguiendo las indicaciones que Jodri les dio. No tuvieron ningún problema en encontrar el sendero correcto que llevaba de cabeza al hogar de la señorita Margarite, una anciana muy conocida en el pueblo por sus conocimientos sobre remedios naturales y elaboración de brebajes. Se podía de decir que era una anciana medio bruja, medio curandera. La parte de curandera salvaba los defectos que pudieran surgir por tacharla de bruja, pero Margarite se había cuidado de no levantar mucho polvo, además, siempre estaba dispuesta a ayudar a cualquiera que necesitara de sus conocimientos.

Tras andar por senderos donde la hierba crecía salvaje como si hiciera siglos que nadie hubiera pasado por allí, Snorri y Ingvar divisaron una pequeña choza de madera. La construcción no aparentaba de elevada cualidad. Por su altura se apreciaba que contaba con dos plantas, más un sótano que desde afuera no se llegaba apreciar. La fachada y las paredes estaban roídas por el paso del tiempo, también el techo iba por el mismo camino. Se notaba que alguien había hecho varios apaños por todo el edificio, como remaches o parches, los aventureros que Margarite ayudaba solían agradecérselo haciendo algunos mínimos arreglos o algunas otras tareas del mismo estilo.

Cualquiera que hubiera visto la casa en aquellas condiciones no dudaría en pensar que se encontraba abandonada, salvo quizás, por el huerto. Mediante una tapia de madera, que aparentemente debía de ser blanca, se cubría un largo perímetro al alrededor de la casa. Este perímetro forma el huerto de la anciana Margarite, y ella misma era la que se encargaba de cuidar meticulosamente cada una de las diversas plantas que allí cultivaba. El patio estaba perfectamente estructurado, un camino recto desde la puerta de la tapia hasta la puerta de la casa, separaba en dos la tierra de cultivo. A ambos lados mediante fileras alineadas horizontalmente las plantas crecían vigorosas y radiantes. Cerca, en uno de los lados, un pozo cavado en la tierra servía para regar toda el área, el agua era sacada mediante cubos, y con un sistema de riego consistente en sequías, ésta llegaba a todas las plantas.

Agrupadas por especies los diferentes tipos de plantas se ordenaban en el jardín. En uno de los lados había dos docenas de Zitterworts, estas plantas eran utilizadas para mejorar la circulación de la sangre aunque los efectos secundarios podían ser muy graves si no se iba con cuidado; cerca, unas seis plantas más pequeñas crecían a la sombra de las anteriores, la Unzauber era más dada a los ambientes húmedos y fríos, sus capacidades consistían básicamente en rechazar los efectos de los vientos de magia; en la parte de atrás de la casa, una zona pantanosa se extendía en unos veinte metros cuadrados, allí crecían multitud de Mandrágoras, demasiadas para ser contadas con una simple ojeada; en el otro lado lateral de la casa, crecían las Schlafenkrauts, agrupadas en dos hileras de diez, Margarite las utilizaba por su efecto sedante para calmar dolores físicos o para ayudar a conciliar el sueño; también había unas cuantas Vaneras, un perfecto estimulante para el cuerpo cuando la fatiga arrecia; pero las plantas no crecían solo por los campos, justo en la puerta de la entrada y en cada una de las ventanas, metidas en macetas de arcilla había varias Raíz de Morr. El motivo de todo aquel despliegue de plantas por las posibles entradas a la casa se debía a la protección que estas plantas otorgaban frente a los No Muertos.

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Snorri Gurnison el Lun Mayo 30, 2011 1:23 pm

Snorri cruzó la verja de entrada a la casa y echó una mirada de desdén hacia la edificación, el había sido ingeniero, el sabía como hacer construcciones robustas, y esa casa se caía a pedazos.

Pasando la mano por la cresta y respirando hondo dio un golpe sordo en la puerta, por un momento temió echarla abajo, la madera de la puerta había pasado por mejores momentos... como todo en aquel lugar, esperó durante un rato, volviendo a pegar un sola vez, a esa edad los ancianos solían oir cada vez peor...

Mientras esperaba que abriera la puerta se dedicó a examinar minuciosamente los alrededores, el jardín estaba realmente bien, un sistema de regadío relativamente bueno para ser de factura humana, la zona del bosque no era la que el hubiera elegido para construir pero eso era para otros.

Saco su vieja pipa de madera la encendió y comenzó a pasear por el jardín dejando a Ingvar en la puerta, sin importarle mucho si este le seguía o no, paladeando el tabaco se sumió en sus reflexiones, el joven humano que le acompañó al bosque, se preguntaba que habría sido de el, esperaba que no se hubiera metido en más líos, a veces las palabras no sirven, y en esos casos es mejor saber empuñar tu hacha, ese humano aun tenía que aprender lo de empuñar el hacha...

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Arya el Vie Oct 21, 2011 11:28 am

El día se presentaba tranquilo, y quizá un poco aburrido. No solía venir demasiada gente a pedirme ayuda, seguramente habría por los alrededores curanderos más experimentados que yo, y Roxy se pasaba las horas leyendo sus libros de magia, por lo que no resultaba nada entretenido. Me aburría, mucho, no hacía más que dar vueltas por la habitación, hasta que llamaron a la puerta. Un muchacho de mediana edad, con el pelo castaño, y una quemadura no demasiado grave en la mano, le hice pasar y sentarse en un butacón, para proceder a examinarle la mano, mientras le pedía las cosas que necesitaría para la curación de la misma a Roxanne.

Mientras le curaba, el muchacho me contó que solía ir a que una anciana que vivía en el bosque le tratase las heridas, pero esta vez estaba demasiado lejos, y el dolor era cada vez mayor, así que optó por acudir a mi. Según me contó, la señora era muy famosa por sus remedios naturales, y su gran eficacia con cualquier tipo de heridas, no habiendo fallado nunca a los que van en busca de su servicio. En cuanto el muchacho se fue, con una venda cubriendo la herida, y un pequeño tarro con ungüento de aloe vera para que se lo aplicara al día siguiente, me abalancé sobre Roxanne, con los ojos abiertos de la emoción que recorría mi cuerpo.

-¡Roxy, tenemos que ir a casa de esa señora! - Exclamé ilusionada, agarrando ambas manos de mi compañera mientras daba pequeños saltitos en el sitio. Seguramente podría comprarle alguna de las hierbas que tuviera la anciana, seguro que tenía un montón de cosas que no se encontraban fácilmente.

-Ofu... vale, voy a preparar mis cosas- suspiró mientras cerraba el libro que leía en ese momento y se levantaba del butacón, y fue a recoger las cosas que veía necesarias para el viaje.

-¡Bien, gracias gracias!- Yo fui a hacer lo mismo que mi hermana, aunque a mi se me notaba más la emoción y las ansias de empezar el camino que a ella, puesto que solo había accedido para que no fuera yo sola, por lo que pudiera llegar a pasar de camino.

Inmediatamente montamos en los caballos y nos pusimos en marcha, mientras iba revisando cada poco rato una especie de mapa que me había dibujado el muchacho con sumo gusto, cuando le dije que sentía curiosidad por hacer una visita a ese lugar. No tardamos mucho en llegar, los caballos eran rápidos y tampoco había mucha distancia de la ciudad al bosque. Bajé del caballo, y abrí la verja mientras guiaba a Atreyu, seguida de Roxanne. La visión de tantas plantas, hizo que no le diera importancia a la presencia de los dos enanos, mirando emocionada todas y cada una de las plantas, nombrando las que conocía y diciendo sus propiedades a Roxanne, la cual me miraba con aburrimiento y desconcierto, puesto que no se enteraba de la mitad de las cosas que decía, la emoción que sentía hacía que hablara más rápido de lo normal.

Arya
PJ

Mensajes : 30

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Roxane Andersen el Vie Oct 21, 2011 1:09 pm

Era un día como otro cualquiera, sin ningún tipo de novedad ni sobresalto. Descansaba en una silla de la habitación, lo más acomodada posible y con mi libro de magia, el cual modifiqué poniéndole una tapa falsa para que pareciera un libro de historia "Las aventuras del pequeño Timmy".

El día pasaba bastante lento, más aún cuando no había nadie esperando ayuda de Arya, ya que esta se pasaba el tiempo entre paciente y paciente dando vueltas por la habitación sin parar, lo cual me estresaba.

Un paciente fue distinto al resto, mientras que mi hermana le iba curando y yo le daba lo necesario contó algo de una casa en el bosque donde vivía una herbologa mayor que se encargaba de curar también a la gente y que disponía de una gran cantidad de plantas medicinales, nada más escuché eso supe que Arya querría ir en cuanto terminase con él y no me equivoqué, Arya me pidió que fuese con ella.

-Ofu... vale, voy a preparar mis cosas- suspiré mientras me levantaba de donde estaba sentada y me cogía todo mi equipo... la daga, la bolsa con mis objetos para hacer hechizos y la bolsa del dinero.


Así que sin demora, montamos en nuestros caballos y tiramos camino a la casa de la anciana, por suerte el muchacho nos hizo un mapa algo cutre para guiarnos allí, me costaba entenderlo pero Arya lo entendía bien, o al menos eso parecía.
Todo el camino hacia allí lo pase más atenta a nuestro alrededor por algo ocurría más que en el camino en sí, ya que Arya se encargaba de eso, ya que había escuchado cotilleos de monstruos que habitaban por la zona de los cuales no tenía conocimiento.

Nada más llegamos pude observar la casa, parecía o bien abandonada o que tenía más años que la mismísima Myrmidia, tenía muchos retoques o más bien chapuzas y a su alrededor tenía un jardín formado por gran variedad de plantas cubierto por una valla. Ya en la entrada nos bajamos del caballo y entramos con ellos, yo seguía a Arya la cual estaba alucinada por las plantas, empezó a contarme cuales eran unas y otras y las cualidades que tenía como si fuese el mismísimo paraíso, pero yo que apenas entendía nada estaba más atenta a dos enanos que había allí, no tenía muchos roces con los enanos pero si estaban allí sería porque necesitarían ayuda médica me imaginaba.

-Esto, ¿hola?- dije en voz alta, si respondían los enanos o la anciana que debía de vivir allí, eso ya no me importaba.

Roxane Andersen
PJ

Mensajes : 21

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Snorri Gurnison el Vie Oct 21, 2011 1:26 pm

Snorri se volvió al escuchar caballos pero no les dio más importancia, seguramente no fuera con el, unos cuantos bandidos huyendo por los bosques, vete a saber... Pero si que se volvió cuando oyó que se acercaban y que una de las jinetes les saludaba mientras que la otra... una elfa se ponía a mirar las plantas

Malditos adoradores de árboles, me perseguiréis hasta el infierno, lo se... pensó para si mismo Snorri

Con cara de pocos amigos miró a la mujer que le habló y con el ceño fruncido se sacó la pipa de la boca y dijo:

¿Que tripa se os ha roto? Si venís a por lo de las alimañas ya estamos en ello, podéis seguirnos mientras no estorbéis, quizás la anciana le abra sus puertas a dos mujeres desvalidas antes que a dos enanos con hachas cara de pocos amigos

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Narrador el Lun Oct 24, 2011 3:20 pm

Después de que el enano llamara a la puerta y un ruido secó resonara por todas la casa, Ingvar se quedó esperando una respuesta apoyado en la pared, observando como Snorri fumaba y como daba una vuelta por el huerto. Tuvo tiempo de acicalarse la barba, revisar los abalorios y descubrir algunos nuevos que no recordaba haberse colocado. Sin mencionar ni la más sutil de las palabras, los enanos estuvieron echando una hojeada al alrededor. Desde allí, Ingvar podía ver extenderse el camino hasta perderse en la oscuridad del bosque, y mientras lo hacía, descubrió unas siluetas montadas en caballo que se acercaban hacia ellos.

“Éstas quierren quitarrnos el trrabajo” –pensó mientras apretaba los puños sin saber de quién se trataba.

Las figuras descendieron y con paso lento cruzaron la valla que separaba el bosque de los campos. Ingvar escupió con violencia al suelo. ¿Cómo una elfa trataba de inmiscuirse en sus asuntos? Se acercó al ver a Snorri charlar con las féminas. Dudaba que el matador fuera a necesitar ayuda, pero si él iba a divertirse, Ingvar también se divertiría.

Ingvar miro desconcertado a Snorri. No le gustaba la idea de trabajar con aquellas dos. No sólo no le gustaba la idea, sino que le parecía estúpida. ¿Para que las iban a necesitar si sólo tenían que limpiar un oscuro sótano de alimañas? Lo más probable fuera que las mujeres tropezaran, se hicieran daño y les complicaran la tarea.

"Nosotrros vamos hacerr Nuestrro trrabajo". Puntualizó el enano. "Haced lo que tengáis que hacer. Perro no interrfirráis"

La puerta de la casa se abrió con un chirrido metálico, y en el espacio que quedó, apareció una cabeza anciana y arrugada. Con los ojos entrecerrados miraba de un lado a otro buscando al que hubiera llamado a su puerta. Tras varios giros de cuello encontró al grupo más cerca de lo que pensaba, y sonrió satisfecha. Salió de su casa y se acercó a Snorri mientras lo cogía de un moflete.

-Pero que niño más adoraaableee. ¿Cómo te llamas pequeñín?

La anciana sonreía y sus ojos formaban finas líneas en su flácido rostro. Ataviada con un largo vestido gris, la mujer se movía con una agilidad impropia de una persona de su edad. Los pieles de su ropa danzaron cuando se acercó a Roxane.

-Que niños más encantadores. ¿A caso han cogido el sarampión? Yo lo veo muy sanos –ahora acariciaba los plateados cabellos de Arya-. Que suave… seguro que tu madre te cepilla todos los días.

Ingvar retrocedió varios pasos cuando Margarite soltó a Snorri. No iba a tocarlo, no iba a cogerle de los mofletes. Su respeto hacia los ancianos era honorable, como una obligación personalísima que debía cumplir en todo momento. Pero que le trataran como un niño pequeño… eso era otro cantar. Se apartó, pero pudo oler un perfume intenso, ácido, e incluso fuerte para un enano.

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Arya el Lun Oct 24, 2011 8:55 pm

Casi podía considerar aquél lugar como una especie de paraíso en miniatura. Seguí paseando entre las plantas, pensando en cual le iba a preguntar a la mujer si le daría un poco, no llevaba mucho dinero encima, pero esperaba que, si accedía a venderle un poco, tuviera para bastantes... o que Rox le dejara algo de dinero... cuando regresáramos a casa podía devolvérselo, así que no tendría que haber problema con ello.

Solo cuando uno de los enanos respondió el saludo que había lanzado Rox al aire, me percaté de la presencia de ellos. No tenían aspecto de ser demasiado amistosos. Me giré cuando terminó de hablar, con cara de no entender lo que había dicho. ¿De qué alimañas hablaba? Nosotras solo habíamos ido a ver a la anciana y probar si me vendía alguna que otra planta... -¿Alimañas? Nosotras solo estamos aquí por las plantas medicinales...

El otro enano habló, insistiendo también en que no les estorbáramos en su trabajo, hice caso omiso a la insistencia, y cuando iba a volver a atender las plantas de nuevo, la puerta de la casa se abrió lentamente, con un chirrido de metal gastado. Una cabeza de rostro arrugado y envejecido asomó y empezó a mirar alrededor, hasta que percató nuestra presencia. Se acercó primero a uno de los enanos, y le estiró el moflete hablándole como a un niño pequeño, a lo que no pude reprimir una leve risa. Se acercó a nosotras, y mientras hablaba me acariciaba el cabello. Parecía una señora muy amable y apacible. Se desplazaba con una agilidad increíble para una señora de aspecto tan mayor, la verdad es que no sabía cuantos años tenía, pero precisamente joven no parecía.

Mis mejillas se enrojecieron levemente cuando la mujer halagó mi cabello, y me agarré las manos a la espalda mientras sostenía la mirada en su rostro. -Cuando era pequeña si que lo hacía mi madre, ahora lo hago yo...-Le dediqué una pequeña sonrisa, y cogí un mechón de pelo que se deslizaba hacia mi cara, para colocarlo detrás de mi oreja, y volvía a agarrar mis manos a mi espalda. -No, no tenemos sarampión, pero me gustaría saber si usted accedería a venderme alguna de sus plantas para rellenar con ellas mi botiquín...

Arya
PJ

Mensajes : 30

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Roxane Andersen el Lun Oct 24, 2011 10:56 pm

El enano se dirigió a nosotros diciéndonos algo sobre unas alimañas y que se iban a encargar ellos, entonces no estaban heridos pero... no sabía nada de unas alimañas, quizás si ayudábamos con esas alimañas nos podría dar la anciana algunas hierbas de aquí y allá que tanto deseaba Arya.

Mientras que Arya les respondía a lo que ellos dijeron yo únicamente me coloqué a su lado con los brazos cruzados y con la cara seria mientras les observaba a sus caras fijamente.
Cuando ella dejó de hablar ya abrí yo la boca...

-Así que alimañas, no sabíamos nada de alimañas la verdad, pero quizás necesiten unos enanos malhumorados ayuda femenina- riéndome luego sarcásticamente, fue entonces cuando la puerta se abrió y se asomó de allí una cabeza que buscaba a alguien.

Era la anciana de la casa, la cual al vernos sonrió y se acercó, cuando cogió al enano del moflete y le llamó niño no pude aguantarme soltar una risa tapándome la boca. Luego la anciana se acercó y se pudo a tocar el cabello de Arya, se notaba que la mujer era inteligente y que tenía que saber muchas cosas pero quizás tanta información le ha hecho algún tipo de daño cerebral o esquizofrenia y delira por eso.

Esperé a que mi hermana terminase de contar las cosas para poder hablar yo y se nos entendiera bien, después de pedirle que le vendiera las plantas continué...

-O también si lo desea podemos ayudarla con esas alimañas, claro está junto a los "niños" ya que ellos venían para eso y no vamos a quitarle su trabajo, a nosotros no nos hace falta eso para poder tener un plato caliente en la mesa- dije sonriendo a la anciana.


A ver que iba a salir de todo esto, lo que estaba claro era que si los enanos querían insultar o reírse de Arya o de mí iban claros...

Roxane Andersen
PJ

Mensajes : 21

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Snorri Gurnison el Lun Oct 24, 2011 11:15 pm

Snorri estaba de un humor pésimo, no tenía bastante con estar vivo aún, los dioses le castigaban, le negaban una muerte gloriosa, tanto que tenía que ir a la casa de la abuelita a ver si alguna rata molestaba, pero no contentos con eso le enviaban una elfa y una humana presuntuosa...

... Pero el día parecía que estaba comenzando, la anciana abrió la puerta y le agarró la mejilla como si fuera un niño, eso realmente le ofendió, una humana no iba a tratarle así, probablemente la doblara en edad, había que tener un respeto a los mayores, pero en esta situación el era el mayor y pensaba partirle los huesos a aquella anciana pero los dioses conspiraron de nuevo en su contra ya que escuchó un sonido bastante claro, dos risas, podía aguantar que una vieja chocha le tratara como un niño, pero una elfa jamás se reiría de el y sobreviviría al encuentro.

Ignorando cualquier cosa que pudiera decir la anciana y olvidando por completo lo que le trajo a aquella casa miró a las chicas y dijo:

No estoy de humor para aguantar los comentarios sarcásticos de una humana, podría ser tu padre, o al menos uno de ellos, no me quiero arriesgar a entrever la profesión de la que fuera tu madre. - dijo mirando a la humana con ferocidad - Y si vuelves a reirte de mi adoradora de árboles volveré a la taberna con un par de orejas de elfa en lugar de un par de colas de ratón que mostrarle a todo el mundo - le soltó con total agriedad a la elfa - Os ofrecía dinero fácil a las dos, solo teníais que mirar como perdía mi tiempo matando un par de ratas, pero que se puede esperar de los elfos, ya fueron desagradecidos en su tiempo, la gente no cambia, y pensaba que los humanos recordaríais lo que nos debéis a los enanos, pero parece que no, la gratitud por lo que sois ahora se acabó hace tiempo. Me ponéis enfermo.

Por unos instantes agarró el hacha con fuerza y sus nudillos crujieron pero mirando a la anciana simplemente dijo:

No merecéis mi tiempo, busquese un cazarratas, está claro que aquí no hay hombres bestia ni skavens, ni nada que merezca mi hacha. - Tras eso escupió al suelo y les dio la espalda dirigiéndose hacia el camino por el que había venido para volverse a ir


Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Narrador el Mar Oct 25, 2011 8:45 pm

Ingvar sonreía y una mueca maliciosa se dibujó en su rostro. Estaba ansioso por empezar a zarandear sus hachas, e inconscientemente había empezado a mover los grilletes de sus muñecas. Todo su nerviosismo era gracias a su hermano. Snorri les dejó claro a aquella elfa y a su compañera que poco o nada iban a conseguir con sus impertinencias. Impertinencias que debían zanjarse con un derramamiento de sangre para ser perdonadas, o como mínimo, para olvidarse.

¿Snorri…? –el matador se quedó boquiabierto cuando su compañero se alejó dejando en el aire aquella tajante respuesta. Estaba muy de acuerdo con él, pero hubiera esperado un poco más. Yngvar quería llegar un poco más lejos. Quería estirar los músculos, desentumecer las articulaciones, en fin, hacer un poco de ejercicio.

Les dedicó una mirada furibunda a las tres mujeres y con grandes zancadas corrió tras Snorri. No le dijo nada, se puso a su lado y siguió por su mismo camino. Si el orgullo del enano estaba herido era mejor dejarlo descansar para que se recuperara.

-Por su puesto pequeña –le dio unos golpecitos en la cabeza mientras exhibía una lustrosa sonrisa-. Puedes coger tantas como quieras, pero déjame ayudarte. Hay algunas que son peligrosas.

Aquella niña era muy agradable, con sus cabellitos ondulados y tan suaves… Margarite no dejaba de observarla, la miraba con expectación, como si fuera la primera niña elfa que veía en décadas. Se quedó varios segundos mirándola, sin decir nada, hasta que los enanos enfurruñados se alejaron por donde habían venido.

-Es muy peligroso adentrarse en el bosque –le habló a Roxanen-. No deberías dejar que tus hijos jugaran por estos lugares. Es mejor tenerlo bien vigilados.

Se acercó a Arya y le habló casi con un susurro:

-Dicen que un medio-hombre se oculta entre los árboles y por las noches sale para robar a los recién nacidos. Lo que hace con los pobres niños es inhumano. Los abre, les saca las tripas y se bebe su sangre. A la mañana siguiente los pequeños cuerpos aparecen desmembrados por el camino que lleva al pueblo. No es nada agradable de ver.

Se enderezó y volvió hablar con toda normalidad:

-Pero sólo son leyendas.

Sonreía, y después de observar el rostro de Arya les indicó a los que allí quedaban que la siguieran. Aguantó la puerta para dejar pasar a sus invitados.

-Vamos, ¿no venís para acabar con esas sucias ratas?

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Arya el Mar Nov 15, 2011 11:51 pm

El enano al que había tirado de los mofletes la señora, se molestó porque Rox y yo nos riéramos un poco, nos dedicó unas palabras llenas repulsión y desprecio, y volvió a tomar el camino hacia la salida sin volver a mediar palabra. La sonrisa se borró de mi rostro, mientras miraba a los enanos con cierta confusión. Pocas veces había tratado con gente de su raza, pero ninguno de los que había conocido era tan arisco como aquellos dos. Iba a ir tras ellos para pedirle disculpas al ofendido, cuando la mujer posó una de sus manos en mi cabeza, accediendo a darme plantas, y ayudarme a recoger las que fueran peligrosas. Sonreí, e incliné la cabeza hacia ella, con las manos una encima de otra, apoyadas en las piernas. -Muchas gracias señora, le pagaré las monedas que me pida por ellas.

Se me quedó mirando unos momentos, como si no hubiera visto a una elfa desde muchísimos años, con los ojos abiertos como platos, y en completo silencio... La observé unos segundos, y luego me giré para observar como los enanos seguían caminando, alejándose despacio del lugar. Ahora dudaba, no sabía si debía ir tras ellos o no. Tal vez sería peor el remedio que la enfermedad, pero no lo sabría si no tentaba a la suerte, y tampoco podía dejar que se fuera pensando que nos habíamos burlado de él. Sabía a ciencia cierta que Roxane no iba a molestar en pedir disculpas, y menos aún, en ir tras ellos para frenarles, tenía demasiado orgullo como para hacer cualquiera de esas dos cosas, pero sabía igual de bien, que ella tampoco se había reído con malas intenciones hacia el enano.

Cuando me quise dar cuenta, tenía otra vez a la señora pegada a mi, esta vez a mi espalda, y cerca de mi oído, susurrándome algo de que había monstruos que robaban bebes y se los comían, para después dejar sus cuerpos por el camino. El rostro se me quedó blanca como la nieve, al imaginarme inconscientemente la escena que había nombrado la mujer. Montones de cuerpos de niños pequeños, mutilados y amontonados a lo largo de ambos lados de un camino... Tragué saliva y la miré, solo para ver la expresión de su rostro, antes de decidirme a ir tras los enanos.

No es que me hubiese creído la historia, aunque cierto es que en un principio si, y la recreación mental no me había ayudado nada. De todos modos, lo que me preocupaba en ese momento era el enfado del enano, y no cualquier monstruo que pudiera habitar en las profundidades del frondoso bosque. Apresuré el paso, para alcanzarles cuanto antes, después de casi correr un poco, y dar varias zancadas, conseguí ir pisándoles los talones. Abrí la boca para llamar al enano, pero como desconocía su nombre, opté por darle un leve toque en el hombro, a ver si así se paraba, aunque no se girase.
-Perdone, no pretendía reírme... no era mi intención ofender, espero que acepte mis disculpas...

Arya
PJ

Mensajes : 30

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Roxane Andersen el Miér Nov 16, 2011 12:09 am

El enano se había enfadado por mi comentario y el de Arya, ¿quizás me había pasado?... No, si era un enano tal y como debían de serlo tenía que tener una fortaleza mayor de la normal y ni que hablar de la cabezonería, aunque este parecía ser un poco blandengue en el tema personal.

La mujer mayor, creía que los enanos eran hijos míos, se notaba que no le funcionaban como era debido ni la vista ni el oído y quizás tampoco la cabeza, pero bueno, más de una quisiera llegar con la belleza que tenía, que no era tan mala para la edad que podría tener.

Tras eso también dijo algo de un medio-hombre que había que se comía a los niños, pero viendo lo visto quizás solo se comía a los enanos, dada la percepción de la señora.

Bueno, fuera lo que fuese no estaría mal que los enanos hicieran lo que fueron a hacer y así de paso conseguir las plantas de mi hermana cuanto antes, así que decidí pedir disculpas:
-Lo siento chicos era una simple broma, creía que os haría gracia, ¿borrón y empezamos de nuevo?

Nunca había dicho algo así, quizás de tanto estar con Arya mi forma de ser empezó a cambiar pero bueno, por una vez no pasaría nada.

-Señora llévenos antelas ratas esas, que es hora de encargarse de ella- dije sacando mi espada a relucir y quitándome con ella la suciedad que había bajo mis uñas.

Roxane Andersen
PJ

Mensajes : 21

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Snorri Gurnison el Miér Nov 16, 2011 1:55 am

Snorri caminaba enfurruñado en una perorata interna acerca de los jóvenes y de su poco respeto por los mayores, maldita anciana, Snorri bien podría ser su padre, y esa elfa, maldita fuera mil veces, reirse de el, de un enano, pensó en partirla en dos pero se había prometido a si mismo no matar habitantes del pueblo, era un matador, no un asesino y a veces la gente podía confundir eso.

De pronto un pequeño toque en la espalda le sacó de sus pensamientos e hizo que se volviera con una cara en la que se podía apreciar que estaba de mal humor, de un humor de perros para ser concreto, mas cual fue su sorpresa al encontrarse Snorri a la elfa pidiendo disculpas, ¿una elfa pidiendo disculpas? Si los elfos hubieran sabido disculparse a tiempo la guerra de la barba nunca hubiera llegado a más que un malentendido, así que la escuchó, y escuchó a la otra chica que se acercó con palabras de disculpa también, estas con cierto deje de altanería, propios de aquel que nunca se ha disculpado, así que Snorri dio un sonoro bufido y dijo:

-Más os vale a las dos no volver a reíros nunca de mí, por esta vez no lo tomaré como un agravio personal, pero que no sirva de precedentes. - al ver como la chica decía que iba a por las ratas y desenvainaba la espada la miró y dijo - ¿De verdad piensas usar una espada en un sótano? ¿Contra ratas? Si haces eso lo más probable es que la acabes trinchando a ella, combatir en un espacio cerrado con un arma larga no es una gran idea, además, son ratas, deberíais valeros simplemente con vuestras botas para acabar con ellas, mirad, hoy me siento generoso, dejad que me encargue de las ratas, podéis iros a recoger flores o a buscaros un marido como os gusta a hacer a las humanas y las elfas, decidle a la anciana que os de el dinero por la caza y listo, yo no quiero el dinero simplemente estoy aquí porque me entumecía en la taberna

Mientras decía esto no pudo evitar rascarse unas desagradables cicatrices en el brazo, producto de alguna pelea ya pasada

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Narrador el Vie Nov 18, 2011 11:34 pm

Anduvo pie con pie, al lado de su hermano, esperando que Snorri fuera el primero en mediar palabra. Ingvar conocía el mal humor de su raza, y las consecuencias de su ira. Él mismo, solía ser más agresivo de lo normal, sobre todo cuando el alcohol danzaba por su cuerpo. Había pateado a varios hombres simplemente por comentar algo de su estatura, y menos mal que no dijeron nada sobre sus pelos.

A sus espaldas, un conocido coro de voces le llamó la atención. Sonó agudo y grave a la vez, y al girarse, encontró aquella pareja de mujeres. Escuchó como pedían disculpas por haberse reído de su hermano. Ingvar apretó los puños, lo que antes no habían empezado pronto lo terminarían. Esperó ansioso a que el ofendido iniciará aquella corrección de modales. Pero para su sorpresa, Snorri aceptó las disculpas.

¡Snorri! –Bramó el matador al mismo tiempo que le golpeaba en el pecho-. ¿Dónde está tu orgullo? ¿Tantos escupitajos has dado ya que lo has arrojado por la borda?

Empezó a gargajear un buen sopado, con dedicación especial incluida. A punto estaba de lanzárselo cuando recordó la reciente conversación que habían tenido en la taberna. Tuvo tiempo de pensarlo en los escasos segundos que tardó la salvia a agolparse en su garganta, y finalmente, decidió pasarlo por esta vez. Lanzó el proyectil contra el suelo. Eso, quizás, consiguiera llamar al orgullo del matador.

El enano pecaba de compasión, y para Ingvar aquello era un defecto, una imperfección que debía ser subsanada con más muertes. Por otro lado, Snorri era admirable, un guerrero inteligente y forjado en el campo de batalla, bien sus cicatrices daban muestra de ello. Si conseguía mantenerse a su lado podría aprender bastantes cosas, y ¿quién sabe si Snorri no se contagiaría con su fiereza y tenacidad?

-¡Venga! Vamos a terrminarr con esto cuanto antes, me estoy cansando de patearr este mugrriento campo –gruñó mientras volvía sobre sus pasos. Zarandeó su bota derecha. Un trozo de barró se había quedado pegado y le costó varias patadas para hacerlo volar por los aires. Se ajustó los abalorios de las muñecas e hizo crujir los dedos, ya fueran ratas o trolls, iba a calentar los nudillos.

La anciana los esperó bajo el arco de la puerta. Se mantuvo sonriente en todo momento, como si el enfado de los enanos nunca hubiera existido. Su cara mostraba felicidad, y con un gesto y unas dulces palabras les invitó a pasar.

-Pasad, pasad. Por aquí chicos.

Un intensó aroma a incienso se olía por toda la casa, incluso se podía apreciar el humo como si allí dentro media docena de halflings estuvieran fumando de sus pipas. Margarite los llevó a través de la blanca niebla por los estrechos pasillos de su casa. Si la vegetación de su campo no era suficiente, a los lados y en todas las esquinas, había alguna que otra maceta con plantas de lo más diversas.

-Aquí es.

La anciana se paró al final del pasillo, frente a una simple puerta sin rasgos distintivos ni nada que la hiciera más especial que cualquier otra.

-La puerta lleva hasta el sótano, pero desde que las ratas aparecieron que no he vuelto a bajar.


[Éxito Percepción (Arya, Roxane, Ingvar). Escucháis ruidos extraños, como un rumor constante, como si algo que no deja de moverse al otro lado de la puerta.

INFO: Podéis narrar hasta el momento de abrir la puerta, si alguno se atreve, lo que hay detrás es cosa mía.

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Snorri Gurnison el Sáb Dic 10, 2011 3:32 pm

Snorri miró una única vez a Ingvar, su rostro pasó a ser piedra, y dijo con voz caústica:

-Sorenson, si vuelves a faltarme el respeto te arrancaré uno a uno los pelos de la barba, será divertido ver tu fea cara desdentada sin ni un pelo de más. Los elfos y los humanos tienen una sola oportunidad más que el resto para ofenderme, porque no conocen mi paciencia, ya la conocen y si la vuelven a poner a prueba me haré unas botas con su piel, tu ya sabes cuando puedo estallar, pero esta vez seré benevolente, está claro que aún no has aprendido a respetar a tus mayores.

Sin decir más comenzó a andar tras la anciana, iba el primero de la cabalgata, puesto que no tenía ninguna gana de demorarse un instante más allí. La casa de la anciana le pareció fea, sucia y descuidada, tipicamente humana para Snorri. Cuando la anciana les tendió paso Snorri simplemente dijo:

-Bien, apártese, volveremos en un abrir y cerrar de ojos con esas fieras muertas - y sin mucho interés por lo que hubiera detrás crujió sonoramente su cuello y abrió la puerta del sótano


Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Narrador el Miér Dic 14, 2011 6:58 pm

Siguiendo bien de cerca los pasos del matador, Invgar observaba las plantas que colgaban en tiestos por las paredes, unas veces con colores rojizos, otras, con tonos azulados. Le parecieron de lo más extrañas, y por un momento pensó en las propiedades que cada una podría tener. Las más pequeñas, con hojas redondeadas y pocas flores, debían de tener efectos relajantes, en cambio, las exóticas, con pétalos llamativos y extrañas formas en sus ramas seguramente producirían dolores o males cercanos a la muerte, o eso pensó Invgar. Prefirió no comprobarlo y evitó tener el mínimo roce con estos vegetales.

Olisqueó el ambiente cargado, y el intenso aroma se zambulló en sus fosas nasales como un mineral precioso atrae a un enano. La quebrada mueca que se dibujó en su rostro dejó bien claro su desagrado ante esa fragancia, y resoplando cual equino enfurruñado llegó hasta el tan deseado sótano.

Snorri, deseoso por terminar aquel encargo, abrió la puerta sin dudar. Un pestilente olor se coló por el agujero, y con él, varias pequeñas criaturas corretearon hacía el resto de la casa. Invag propinó un fuerte puntapié a una de estas alimañas y la devolvió al agujero de donde había salido, junto con el resto de sus semejantes. Con repulsión en sus rasgos se asomó al oscuro precipicio donde finalizaban las escaleras, y a pesar de su esfuerzo no pudo hallar el firme suelo del sótano, simplemente vislumbró un manto gris que se zarandeaba interminablemente con movimientos arrítmicos.

Centenares, quizás miles, de pequeños roedores corrían veloces formando una marea inquieta. Se revolvían creando un murmullo de colas, patas y agudos chillidos. Trepaban por las paredes, o caían del techo. Los estantes había desaparecido bajó la piel grisácea de estas criaturas, y los pocos objetos que sobresalían a la marabunta estaban roídos y llenos de cagadas. Aquella habitación se había convertido en el hogar de las ratas, en su casa, mansión, su prostíbulo, pues el sótano albergaría a más de un centenar de camadas, y si el tiempo pasaba pronto serían más.

Info.
El sótano está a oscuras, sólo entra la luz que pase por la puerta y no es mucha.
Snorri, Ingvar y Arya pueden ver fácilmente gracias a su visión nocturna.
Roxane y Margrarite escuchan normalmente y no ven lo que hay al fondo, aunque visto lo que ha salido de allí fácilmente se pueden hacer una idea de la situación.

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Snorri Gurnison el Miér Dic 14, 2011 8:02 pm

Snorri vio como al abrir la puerta salieron algunas ratas del sótano y pudo comprobar de un vistazo la situación ahí abajo, así que dando un sonoro suspiro de desdén comenzó a bajar por las escaleras, la bajada era complicada puesto que iba escuchando el crujir de los huesos de ratas bajo sus botas, había tantas que era imposible no pisarlas.

Para colmo de males el suelo estaba resbaloso no solo por las alimañas, sino por sus heces, que habían formado una película resbaladiza por el suelo. Sin ninguna prisa Snorri descendió por las escaleras con sumo cuidado de no caerse mientras que de vez en cuando se paraba y aplastaba alguna rata que se pusiera en su camino y refunfuñaba:

Solo a ti te podían castigar los dioses de semejante manera. Una larga larga jornada de matar ratas. Lo más fácil sería prenderle fuego a la casa para acabar con todas - gruñía el viejo enano

*Snorri desciende acabando con las ratas que pueda*

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando el sótano de una anciana

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 6:43 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.