Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Un delicioso festín

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un delicioso festín

Mensaje  Struguer Fusst el Dom Jun 05, 2011 8:01 pm

Se apretó todo lo que pudo contra la dura madera que cubría la parte baja del carromato, sus roñosas uñas le sirvieron para sujetarse fuerte. Desde su posición podía ver el mundo al revés, lo que para todos debía ser el suelo para él significaba el cielo, como tantas veces en su vida, todo se volvía cabeza abajo. Así, viendo girar los rieles de las ruedas consiguió pasar las murallas que dividían Eisental del mundo exterior.


Sus deambulaciones nocturnas por los bosques de Sylvania poco a poco le fueron llevando más hacía la frontera con Ostermark. Hacía ya muchos años que Struguer sobrevivía en los bosques malditos, los conocía a la perfección y no era ningún problema conseguir algún cadáver para devorar. El problema consistía cuando trataba de saquear algún cementerio humano. Los habitantes de Sylvania era ultrasuperticiosos con los espíritus y la muerte. La mayor parte de la vida de un Sylvano consistía en cuidar de los muertos, tenerlos vigilados para que no volvieran nunca, eso cuando no empleaban la hoguera para destruir la jugosa carne que Struguer buscaba.

Abandonó los bosques buscando nuevos lugares donde los muertos abundaran o al menos donde los vivos no vigilaran con tino a los muertos. El camino hacía los nuevos territorios fue largo y duro. El territorio dejó de ser un jardín para las aves nocturnas, los bosques escaseaban y la luz abarcaba cada rincón. La bruma espectral de Sylvania desaparecía.

Tardó varios días en llegar a un nuevo bosque donde se escondió para recuperar fuerzas. Los cadáveres que dejaban los cazadores al matar un animal que parecía estar enfermo le sirvieron de comida, en un par de días se sintió recuperado y listo para seguir su camino, no había salido de un bosque para meterse en otro. Así que se agachapó en el lindero, cerca del camino pero oculto a los ojos de los viandantes. Esperó que cualquier vehículo pasara, y al final un carro de pescadores apareció. Struguer reptó entre las hierbas y los accidentes del terreno, tratando de no ser visto por aquellos pescadores hasta que al final pudo llegar hasta la parte baja del vehículo.

-¿Salaste bien las truchas? Te dije que lo hicieras. Huele como si se estuvieran pudriendo.


-Sí, las sale nada más recogerlas, tal y como me dijiste que hiciera.

-Pues huele fatal.

El carro siguió su camino hacía Eisental, y en el portón de la muralla los guardias los hicieron parar.

-¡Alto! ¿Qué lleváis ahí?


-Peces, señor. Somos mercaderes, traemos peces para vender en el mercado.


El mismo guardia que les habló se acercó a la parte de atrás del carro para examinar la mercancía. Sólo la miró durante un segundo pues nada más levantar la tela que la cubría inhaló un terrible olor a cadáver en descomposición y la volvió a tapar.

-Puff… id a los barrios bajos y allí a lo mejor consigáis algunas monedas. La gente decente no os va a dar nada por esa carne.

-Gracias señor. Eso haremos.


El carro siguió su camino y entró en el pueblo, y junto con la pareja de pescadores también entró Struguer. Ahora sólo le quedaba llegar hasta el cementerio.

Struguer Fusst
PJ

Mensajes : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Joker el Jue Jun 09, 2011 5:52 pm

El carro de pescado atravesaba lentamente la ciudad, irradiando malos olores por todos sus costados y dejando marcas de las ruedas alli por donde pasaba, pudiendo adivinarse a simple vista hacia donde iba el vehículo con tan solo seguir su rastro. Y eso era precisamente lo que estaba haciando un personaje de lo más estrafalario. Vestía una especie de traje-frac violeta, su tez era pálida como la nieve y los labios rojos tornados en una malévola sonrisa, además del pelo verde chillón, que hacía aun mas raro a dicho personaje, por si no bastara con el traje, el sombrero violeta y el bastón negro. Parecía bastante entretenido, ya que se dirigía sonriendo hacia el carro de los pescadores, sin parecer tener a simple vista buenas intenciones. Por las huellas que dejaban sus zapatos negros se podía suponer que dicho hombre había ido teniendo durante la tarde un andar errante, hasta que de repente por azares del destino (o del pescado) dejó su rumbo errante para seguir un carromato con pinta de especialmente provechoso para su provecho, a lo cual su cara marcada de cicatrices se vio invadida por cierta alegría ante las perspectivas de futuro a corto plazo que se le acababan dep resentar tan casualemnte. Se puso a un costado del carro a la vez que este avanzaba, sonriendo a los conductores. De inmediato una voz cómica salió de la boca de dicho personaje, una voz que instigaba a los conductores del carro, y al mismo tiempo la nariz del Joker olfateaba el aire, buscando un olor bastante apestoso que para el era una fragancia de dioses:

- Buenas, señores peces. He visto que por lo que parece, intentan traer unas raciones de político podrido para envenenar a la gente. Así lo único que conseguireis será que los muertos revivan- la mano del Joker se incitó en el dedo índice y este se movió de derecha a izquierda, a la vez que ahora la voz adquiría un tono doblemente cómico- No, no, eso no se hace. - ahora el payaso se llevó una mano a la cabeza- ¡Esperen! ¡Ya se! Tío Joker les librara a ustedes de dicha carga tan... tan... tan... tan lo que sea, y hará que no os tengais que preocupar más por la molestia que os debe de suponer este vehículo. Sino- sacó un cuchillo de la manga- sino os librare de la molestia que deben suponeros esas cabezas tan grandes y huecas JAJAJAJAJA- La risa retumbó por toda la calle...

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Reike el Vie Jun 10, 2011 2:40 pm

Su lento caminar por las calles de Eisental le hacían parecer una figura siniestra. Iba encapuchado de pies a cabeza y sus ojos miraban al suelo. Necesitaba pensar, reflexionar, siempre venía bien tener las ideas claras y a él le gustaba calcular cada detalle. El mundo entero lo miraba con desprecio, no necesitaba abrir la boca, ni siquiera sacar su cuchillo y amenazar a alguien, para que la gente se apartara de su camino con miedo. Su figura curvada, sus ropas mohosas, y su rostro demacrado eran suficientes para hacer una idea del tipo de hombre que Reike era. Y eso era lo que él quería, no iba a disimular su condición, al menos hasta tener un proyecto que requiriera sutileza.

Aquel día tenía pensado acercarse al mercado para “recuperar” un arco corto que desgraciadamente había abandonado en medio del bosque.

“¿Que habrá sido de ese elfo?” –se preguntaba cuando descuidaba su concentración en futuros planes. La verdad era que poco le importaba el destino que hubiera tenido, si le había llegado la muerte más que mejor, así no tendría que ensuciarse las manos con trabajos de venganza.

Iba a cruzar la calle cuando una carreta apunto estuvo de atropellarlo. Se detuvo en seco y dejó que pasara. Iba a levantar la voz para protestar por esa conducción temeraria, pero un repentino olor a podredumbre le embriagó las fosas nasales. Inconscientemente se tiró las manos a la nariz, deseó que pasara rápido y poder alejarse cuanto antes de allí.

“¿Qué mierda llevaran ahí dentro? Mierda, seguro.”

La carreta siguió su curso y Reike pudo cruzar la calle sin más contratiempos, pero antes de que ésta girara la esquina un alboroto se escuchó tras él. Como la curiosidad de un gato callejero, Reike sintió un impulso de girarse y averiguar que estaba pasando. Y así lo hizo. Se giró, y al girarse descubrió la más extraña de las personalidades que jamás había visto.

Un hombre con todo el rostro maquillado, de un forma ridícula, semejante a un bufón en un día de borrachera, y con unos ropajes vistos y extravagantes. Aquel tipo era lo más parecido a un arlequín drogado de pies a cabeza. Pero además, el bufón estaba amenazando al par de mercaderes que llevaban el carro, quería robarles y sus modos eran tan poco profesionales que Reike sintió vergüenza de aquel tipo.

Se detuvo para observar la situación, no iba hacer nada pero así recordaría las cosas que no debía hacer: un atraco en mitad de la calle, a más de una persona, en plena luz del día, rodeados de más gente. Eran algunas de las cosas que se debían tener en cuenta si no querías acabar a los dos días en el más sucio calabozo del Imperio. Pero aquel tipo realmente debía de estar drogado, pues no había tenido en cuenta ninguna de esas situaciones básicas.

Reike se dejó caer al suelo, cruzó las piernas y apoyó su espalda contra la pared de una casa. Extendió su mano y fingió ser un mendigo. No lo hacía mal, no era la primera vez que usaba aquel truco para atraer alguna humilde víctima, pero además, sus pintas ayudaban a corroborar su condición. Con la capucha extendida parecía centrar su atención en el suelo, pero su ojo gris miraba hacia otro lado, hacia el inexperto atracador.

Reike
PJ

Mensajes : 22

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
26/100  (26/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Struguer Fusst el Vie Jun 10, 2011 2:43 pm

El balanceo del carro era constante, casi hipnótico al menos para la criatura que se aferraba a los tablones de su parte inferior. Guardó silencio durante un cuarto de hora y ninguno de sus músculos se movió ni lo más mínimo. Esperaba el momento oportuno para abandonar su escondrijo y adentrarse en las calles de Eisental hasta llegar al cementerio. Allí se iba a dar un festín. La boca se le hacía agua con sólo pensar los cadáveres que le servirían de cena, tan real fue su deseo que varias gotas de saliva cayeron de su salvajes fauces.

De repente, un extraño individuó apareció en el lateral del vehículo. Los mercaderes se sorprendieron por la repentina aparición y tiraron de las riendas de los caballos para detener el carro. Así, parados, observaban al extraño hombre. Con su imagen aparentaba ser un hombre de la nobleza, pero sólo hacía falta ver su rostro para descubrir que era todo lo contrario: un bufón o un payaso. Llevaba el rostro pintarrajeado, y también el pelo teñido con un color chillón.

-¿Quien demonios te crees?

El extraño bufón había empezado la conversación increpándolos. En un primer momento sus palabras les sonaron indescifrables, pero su cuchillo lo entendieron nada más vislumbrarlo.

-¡Lárgate payaso! Deja que la gente honrada haga su trabajo.

El carro volvió a iniciar la marcha y los mercaderes ignoraron aquel individuo.

-Este pueblo se está llenando de chusma –le dijo a su acompañante.

Aquel pequeño momento que el carro estuvo detenido fue aprovechado por Struguer para poner los pies en el suelo y echar a correr por las calles. Aprovechó la intromisión del extraño individuo que captó la atención de los mercaderes, y también la de todos los transeúntes de la calle. Así, mientras todo el mundo ponía los ojos en el bufón, él salió por la parte de detrás, cubriéndose entre las sombras de los escaparates y evitando ser visto por miradas impertinentes. Sabía que con cada paso que daba su destino se acercaba más, y que pronto llegaría la hora de la cena.

Struguer Fusst
PJ

Mensajes : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Joker el Vie Jun 10, 2011 3:05 pm

Ante los elogios de los tripulantes el Joker sonrió y hizo una pequeña reverencia. A punto estuvo, aparentemente, de subir al carro y pasar a cuchillo a los tripulantes, sin embargo ya había desaparecido el componente interesante. La verdad, llevaba unos cuantos días de aburrimiento en el pueblo, días de inactividad, y hasta que el circo no se inaugurase, tendría que descubrir una manera placentera de divertirse. Y la acababa de encontrar. Todo empezó cuando apareció el carro, emanando un olor ciertamente bastante agradable. Y ya en la retorcida mente del Joker pasaron un par de cosas. Ahora el olor había desaparecido, así que supuso que lo que le interesaba descubrir también había desaparecido. Si, iba a tener que buscarlo. Afortunadamente ahora el algo o lo que fuese había sido bastante descuidado, y había dejado un rastro de pisadas. Interesante. Nuevos planes se gesticulaban en su cerebro, planes diabólicos y esquizofrénicos, planes bastante curiosos, pero nunca eran planes definitivos. Siempre haría lo primero que pensara. Y ahora lo primero que pensaba era en seguir ese rastro de pisadas que tan divertido le parecía. En el suelo había un pescado que había saltado del carro. Decidió que tenía que aprovechar la ocasión, así que cogió el pescado y se lanzó en persecución del camino de pisadas, a la vez que soltaba una carcajada sonora que retumbó por las paredes de las calles. Antes de nada, se le ocurrió, por si los casos, ocultarse en el primer cruce, un cruce pequeño y oscuro. Intuía que alguien iba a pasar...

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Reike el Sáb Jun 18, 2011 10:46 am

Desde el interior de su capucha pudo ver con total detalle lo sucedido. Aquel hombre que había amenazado a los comerciantes no era más que un farsante. No podía llamarlo artista, su representación había sido pésima e increíble, nadie en su sano juicio pensaría que ese tipo era miembro de una compañía de actores.

“Que ridículo más espantoso, ahora recuerdo por que no me gusta pedir dinero”

Pero algo llamó la atención mucho más que el extraño personaje. Mientras observaba el espectáculo, por el rabillo del ojo pudo ver como una oscura silueta saltaba por la parte trasera del carro y se alejaba veloz por los callejones. Había sido un instante, y no había conseguido esclarecer de que se trataba, pero estaba claro que algo vivo rondaba por las calles de Eisental.

Fue la curiosidad lo que le hizo levantarse y avanzar unos pasos. Se espoleó las ropas para quitarse el polvo del suelo, aunque casi ni se notó su esfuerzo por limpiarlas. También trató de aparentar ser un hombre decente mostrando su rostro al mundo, antes oculto tras la penumbra de su capucha, pero eso no mejoró su imagen, su rostro seguía siendo tan sospechoso como el de cualquier bandido.

Se acercó hacía el carro mientras éste se alejaba y seguía su camino. A sus pies distinguió varias huellas. Nunca había sido un buen rastreador, ni siquiera lo intentó. Pensó que las huellas podrían ser de cualquiera, era una calle de un pueblo, la gente solía vagabundear por allí, así que no era extraño que hubiera huellas en el camino. Pero aunque no pudiera seguir un rastros, al menos, había conseguido ver la sombra alejarse calle arriba.

La calle estaba suavemente inclinada, a una persona le costaría apreciarlo pero un carro lo sentiría en los animales de tiro. Varias calles secundarias la cruzaban dejando callejones a ambos lados, las casas apretujadas entre si hacían que la oscuridad fuera la reina en ellos. Era un lugar ideal para tender atracos, él mismo los había utilizado infinidad de veces, y también otros ladrones, hasta que aquellos callejones se ganaron la fama de ser peligrosos y la gente procuraba no adentrarse en ellos. Eso hizo que su negocio en los callejones encontrara su fin.

Levantó la vista hacia el final de la calle y sus ojos dieron con la mayor estructura de Eisental, el Templo de Morr. Toda una obra de arte digna de un Dios, aunque fuera un Dios de los Muertos y los Sueños, pero en todo caso, un Dios. Quizás fuera el momento de redimir sus pecados.

“No” –rió hacia dentro.

Pero algo había en la estructura que atraía su atención. Nunca se había parado a observarla tan detenidamente. Aunque no fuera el momento de redimir sus pecados, seguramente nunca llegaría ese día, emprendió su ascenso por la calle en dirección del Templo.

Reike
PJ

Mensajes : 22

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
26/100  (26/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Joker el Sáb Jun 18, 2011 11:01 am

La espera del Joker había tenido éxito. El "vagabundo" que había visto antes había seguido también, imbuido de curiosidad, las huellas, y había atravesado inocentemente la calle sin saber que detrás suya dejaba de lado al Príncipe Payaso. Este, que iba a hacer honor al nombre, siguió cual perro de presa a aquel individuo con ojos tan dispares, siguiendo sus pasos silenciosamente para que el no se diera cuenta de que alguien estaba siguiéndolo. Así fue hasta que llegaron a poca distancia del Templo de Morr de Eisentaal, que casi podía cubrirlos con su omnipresente y tenebrosa sombra.

Los pasos de la "cosa" que habían visto antes acababan allí, en el templo, y por supuesto ahora el vagabundo seguía dichos pasos con curiosidad. Ahora, rápida y silenciosamente, el Joker subió también los escalones, de forma que siguiera sin darse cuenta, y sacó una navaja de la manga a la vez que una inmortal sonrisa estrechaba su rostro de forma malévola. Iba a haber diversión. El Joker enarcó una ceja, ladeó un poco la cabeza, miró a un lado y a otro por si había observadores, volvió a sonreir, y se dirigió al vagabundo ahora que los separaban apenas dos escalones de distancia.

-Vaya, vaya, parece ser que a ti no te gusta el pescado, ¿no? Entonces... ¿que haces aquí?- El Joker habló en voz baja por si había algún sacerdote de Morr furioso por las cercanías. Nunca se podía saber...

Joker
PJ

Masculino Mensajes : 34
Empleo /Ocio : Divertirse con mi humor negro

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Struguer Fusst el Sáb Jun 18, 2011 11:43 am

Correr, comer, comer, correr. La comida le esperaba, y la boca se le hacía agua. Las gotas de saliva golpeaban el suelo a un ritmo acelerado, casi tan rápido como él corría cuesta arriba.

Había empezado se ascenso con cuidado, tratando de fundirse con las sombras de las esquinas, evitaba ser visto a toda costa. Pero cuando ya estaba a mitad del camino su apetito doblego su voluntad y empezó a correr como un animal hambriento hacia el templo.

Llegó más rápido de lo que esperaba. Estaba jadeando y con la lengua fuera, quien lo viera así, andando a cuatro patas pensaría que se trataba de un perro, pero Struguer conservaba parte de su humanidad, y seguía siendo más inteligente que un simple animal. Sin detenerse más de tres segundos para observar la estructura se abalanzó sobre el muro del templo y empezó a trepar. Sus roñosas uñas se clavaban en la roca como alfileres, se aferraba fuerte y la agilidad con que se movía era admirable.

Desde las alturas pudo ver un jardín hermoso, repleto de tumbas listas para saquear, con algunos mausoleos de la gente adinerada. No podía resistirse más. Una fuente de apestoso y maloliente líquido manó de su boca e inconsciente se precipito hacia el suelo, justo encima donde unos humanos se habían parado a charlar. Struguer siguió su destino y se adentró en el jardín saltando la vieja valla de acero negro que bordeaba todo el perímetro.

Struguer Fusst
PJ

Mensajes : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Reike el Jue Jun 23, 2011 9:31 pm

Reike se giró lentamente al escuchar una siniestra voz a su espalda. Ya la había oído antes, y no hacía mucho. Tras darse la vuelta se encontró con el bufón del carromato. Verlo allí no le extraño demasiado, era un tarado, seguramente un enfermo mental sin remedio. Pero el tipo parecía tener ganas de fiesta, con un cuchillo en mano imitaba el espectáculo anterior, volvía a ser el atracador novato de hacía cinco minutos.

-¿Aún sigues practicando tus teatritos? –le preguntó sin responderle su estúpida pregunta-. He de admitir que lo haces fatal… nadie te va a tomar enserio con esas pintas.

Aquel tipo debería estar encerrado, era un enfermo, un trastornado, y se atrevería a decir más: un sectario del Caos. Verlo así de cerca no le agradó, los locos eran peligrosos porque nunca se sabía por donde podían salir, y aunque ese tratara de ser un actor, la verdad era que lo estaba amenazando con un cuchillo. Reike movió su mano hacía su cuchillo, hasta sentir la fría empuñadura del arma.

Lo observaba con detenimiento, al mismo tiempo que pensaba como librarse de aquel incordió. Ranald estaría alegre aquel día, pues como si hubiera sido obra suya, del cielo cayó lo que le dio la oportunidad de salvar el pellejo. Un líquido cayó entre los dos hombres produciendo un sonido pastoso, y altamente repugnante. Las babas salpicaron a los hombres, Reike retrocedió unos pasos instintivamente, pero los siguientes ya los dio con todo el conocimiento que disponía.

Aprovechó la lluvia de baba para darse la vuelta, y correr hacía la entrada del Templo. Dejó atrás al bufón, y se adentró en las oscuras paredes de piedra del edificio sagrado. Debía esconderse, despistarlo, era la primera vez que entraba allí. Andaba perdido, pero sólo tenía que encontrar un lugar donde esconderse y esperar.


Reike corre hacia en Templo y busca un lugar donde esconderse.

Reike
PJ

Mensajes : 22

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
26/100  (26/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un delicioso festín

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 10:08 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.