Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Buscando fortuna (libre acceso)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Bela Burrows el Dom Jun 19, 2011 4:36 pm

La pequeña Bela caminaba por las calles de Eisental, mirando de lado a lado y quedandose con las calles y callejones que la cruzaban. Observaba la reacción de las personas que se cruzaban con ella. Eso le permitía hacerse una idea de la cantidad de miembros de su raza que habitaban aquel lugar.

Miraba con igual dedicación a humanos, elfos y enanos. No hacía ascos a ninguno, aunque deseo no encontrarse a ningun miembro de su raza que le invitase a comer para ponerse al día de las cosas de su tierra y conocer a su familia. Estaba cansada de todo aquello, estar lejos le sentaba bien.

A simple vista, era una persona mas caminando por las calles. Si pensaba encontrar aquí a cualquiera de esos tipos, no sería ahora cuando fuese a por ellos. Sabía que necesitaba tiempo, y por que no, aliados para su causa. No era codiciosa, y compartir una recompensa nunca le fué un problema. A fin de cuentas, era como que le pagasen por arrancar una manzana podrida de un árbol ajeno.

Su primer pensamiento, como le habían enseñado, era recurrir a los guardias y comprobar que estaban al día con las ordenes que el Imperio tenía asignadas, ya que su trabajo no consistía unicamente en capturar, sino también en informar en aquellos lugares a los cuales no había llegado la información. Era una representante de la justicia Imperial, aunque su labor fuera de correr la voz y de capturar en algunas ocasiones. Aún y sabiendo sus obligaciones, estaba algo cansada del viaje, no es que fuera un cansancio fisico, pero ir en un carro durante muchas horas no era su hobby preferido. Necesitaba relajarse.

Caminó por las calles hasta que por fin dió con una taberna. La Jarra Derramada. Se acerco a sus puertas y con ambas manos las abrió de par en par para acceder al interior. Allí, a primera hora de la tarde, podían verse algunos granjeros y algun que otro hombre de armas tomando su cerveza después del día de trabajo. A su lado, cerca de la puerta, podía verse un tablón de anuncios, en los cuales, normalmente, se ofrecían servicios por los que se remuneraba después a los participantes. Aunque Bela no sabía leer, en su profesión no era totalmente necesario. Los carteles se caracterizaban por una foto del sujeto y un cifra en la parte inferior. Las pocas frases que conocía, por repetición, eran vivo o muerto, capturar y los nombres de las ciudades donde se les buscaba. En este lugar, por lo visto, no ampliaría su repertorio de carteles de se busca, pero no le importaba, la suerte podía presentarse de muchas formas.

Después de echar un vistazo, se acercó a la barra, acomodó el taburete un poco más cerca y se sentó, esperando a que el tabernero pudiera prestarle atención para pedirle, por fin, su merecido vaso de leche. Los ojos de Bela, de un azul precioso, se mantuvieron firmes sobre los de Jodri cuando se acercó, y con una sonrisa en los labios, sabiendo que podrían darle lo que quería, dijo con una suave voz:

- Un vaso de leche fresca tabernero, cuando tengais un momento.


Algunos de los que estaban a sus alrededores soltaron una pequeña carcajada. Era comprensible, por el alcohol que algunos ya habían ingerido y por la ignorancia. El trabajo de cazarrecompensas podía ser muy peligroso, puesto que uno no hacía más que buscarse enemigos allá donde fuera. Estar borracha, además de sola, no era una opción, y Bela, tenía aquella lección bien aprendida. Rara vez bebía alcohol, y si pedía un vino o una cerveza, podía estar horas con la misma jarra. Por suerte para los dueños de las tabernas, no ocurría lo mismo con la leche o la comida, cuando se ponía a ello. No respondió a las risas, simplemente se limitó a ignorarlas, no pensaba meterse en problemas ahora que acababa de llegar y pensaba disfrutar de su ansiado vaso de leche.

Bela Burrows
PJ

Femenino Mensajes : 20
Empleo /Ocio : Cazarrecompensas

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
16/100  (16/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hraigh el Dom Jun 19, 2011 6:31 pm

Hraigh estaba hoy terriblemente cansado. Lllevaba ya vagabundeando por el bosque bastante tiempo, un tiempo al que el no pensaba ponerle desde luego cifra alguna, sin poder cocinar gran cosa debido a la carencia de suculentos seres vivos que preparar, por no hablar de instrumentos o de especias. No, había pasado quien sabe cuanto tiempo merodeando por allí, comiendo un cervatillo asado a la luz de la luna, roncando, y haciendo todo tipo de cosas dispares. Hacia poco lo había pillado un chaparrón que debió de haber lanzado el espíritu de su maestro, el sacerdote lobo renegado, para intentar recordarle que tendría que ser devoto de Ulric, a lo cual Hraigh se negaba, no por que fuera un cobarde, que no lo era, sino porque sencillamente los devotos de Ulric no sabían cocinar, auqnue también era verdad que a lo mejor lo confundirían con un middenlandés por su capa de lobo, que llevaba tan solo para resguardarse del frío y no para cabrear a algún tarado del Dios Lobo

Ahora había llegado a un pueblo que según le habían dicho se llamaba Eisentaal, un pueblecito que tenía todas las pintas de ser la mar de agradable. Aun así eso lo decepcionó un poco. Al entrar al pueblo el ambiente afirmó su primera impresión, y Hraigh se llevó todo un fiasco, ya que creía que en la ciudad habría algun criminal malnacido al que patearle el culo y entregar a ese ideal ya tan olvidado por la gente llamado justicia, y que ya nadie respetaba, ya que ahora todo el mundo se tomaba la justicia por su mano, cosa que Hraigh quería evotar, ya que no quería mancharse las manos de sangre con la escoria mundana y volverse el mismo escoria.

Hraigh siguió con su camino por el pueblo, buscando un lugar donde descansar. Se lelvó dolorido las manos a las posaderas, recordando con amargura como hace poco se había encontrado con un campesino supersticioso que lo había tildado de brujo y le había lanzado algunas piedras, piedras que habían dejado un feo moratón en la mejilla izquierda. Todavía la gente estúpida y supersticiosa seguía creyendo que era un brujo, cuando en realidad el lo único que quería era ayudar a la gente, y ser justo, algo que hasta los elfos habían olvidado.

Le sorprendió que en el pueblo hubiera tanta miscelanea de razas, ya que bajo las mismas sombras convivían felizmente los miembros de las tres razas principales del mundo de Warhammer, y que se podían encontrar en cualquier pueblucho. Elfos, humanos y enanos, todos convivían, si felizmente o no no era su asunto, lo que importaba era que la aldea no estaba en llamas, y eso era digno de admirar. Aun asi, por si los casos, Hraigh miraba a la gente un poco desconfiado, ya que al fin y al cabo no estaba acostumbrado al contacto humano.

Sus pensamientos se interumpieron cuando vio el tiempo. La verdad, el cielo no tenía muy buena pinta, así que sería mejor resguardarse (nota del autor: si os dais cuenta no he mencionado que tiempo hace...)

Por las voces restallantes y los chasquidos de jarras al ser entrechocadas entre si Hraigh supuso que debía de haber cerca de aquellos lares una taberna, una taberna dirigida por un enano más concretamente (tan solo la cerveza enana despertaba tantas pasiones) así que decidió que mojarse un poco sus tibios labios con algunas gotas del sagrado líquido del Dios Bugman no estaría mal del todo, y quien sabe, incluso podría disfrutar...

Entró en la taberna y oyó que alguien pedía leche, cosa extremadamente inusual, y que todo el mundo se reía como si la que hubiera proferido la frase estuviese en broma. Miró a la barra y vio que la víctima de las risas era una halfling sentada delante de la barra, sonriente. Para apiadarse un poco de aquella extranjera que parecía que en su vida hubiera estado en una ciudad, Hraigh se acercó piadoso a la vera de la mujer, aunque un poco alejado, y musitó:

-Ideam para mi... por favor...

Luego pasó su mirada a la halfling. Al humano le llamaba la atención ver una halfling, ya que durante todo su transcurso por el pueblo no había visto ningun miembro de la Asamblea, y le sorprendia gratamente encontrarse uno.... bueno, una. No parecía ser una cocinera, cosa que lo desilusionó, pero aun así tenía que intentar trabar alguna covensación con ella que no fuese relativa a lo que las cocinas se refería.

-Mmm... ¿Estudias o trabajas?- Un chiste de tal calaña lo sorprendió incluso a el y lo ruborizó un poco, pero ya que había empezado una conversación, a apechugar. En ningún momento quería entablar relaciones con ella, así que intentó hacer notar por sus gestos, postura y tono de voz que no intentaba ligar con ella para que su honor no se viese perjurado. Ante esta broma que se hacía a si mismo no pudo evitar sonreir un poco. Tenía coña la cosa...

Hraigh
PJ

Mensajes : 95

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Snorri Gurnison el Dom Jun 19, 2011 10:04 pm

Snorri entró en la taberna, hacía un par de días que había salido de la ciudad, según había oído una partida de bestias pululaba por el bosque pero lo único que encontró fue un par de mutantes mal organizados y una bestezuela que los lideraba, estaba bastante triste, incluso se había esforzado poco en matarlos y su pecho y sus brazos estaban llenos de sangre seca de numerosos cortes de menor importancia.

La cresta estaba sucia, caía ligeramente a un lado porque no había tenido tiempo para untarla de grasa y así quedara como debía, de su cinto colgaban las cabezas de los mutantes, y en la mano derecha llevaba su hacha y en la izquierda la cabeza del hombre bestia cuando entró en la taberna, era una visión bastante turbadora.

Una de las cabezas de mutante no tenía los ojos donde debería, sino a la altura de la boca, y solo uno muy grande, ahora ciego por la muerte, mientras que la otra estaba llena de espinas por toda su superficie e iba pinchando la pierna de Snorri al andar y chocar contra ella, la del hombre bestia tenía unos cuernos ridículos, y Snorri la llevaba agarrada, con uno de sus dedos metido en un ojo.

Al entrar en la taberna se echó el hacha al hombro y se dirigió directamente hacia su lugar en la barra, se sentó sin prestar atención a su lado, colocó la cabeza de la bestia a su derecha y dijo en voz baja levantando el dedo que acababa de sacar del ojo de la bestia:

-Jodri ponme 3 cervezas, aunque el agua del río tenga el mismo alcohol que eso que le das a los humanos me beberé lo que me pongas por delante

Miró a su derecha y vio a una Halfling tomando un vaso de leche, y a un humano a su lado intentando ser amistoso, con otro vaso de leche... Suspiró y cuando volvió la vista y no encontró su cerveza miró enfurecido y grito:

¡Jodri diablos! ¿Pretendes tenerme sobrio todo el día? ¡Llevo 10 segundos sentado aquí y aun no veo ninguna jarra! ¡Diablos!

Después mientras esperaba se contento con mirar la cabeza de la bestia y darle algún capón de vez en cuando mientras hacía chistes sobre su fealdad

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hakon Kodran el Dom Jun 19, 2011 10:24 pm

-No hay de que. Hasta la próxima, si volvéis a requerir ayudad, buscadme.

Hacía unas semanas que un grupo de hombres lo habían encontrado bebiendo una jarra tras otra en una maltrecha taberna de Mielau. Justamente, después de que otro grupo lo dejará por las cercanías tras limpiar un bosque de bandidos. Sus contratistas habían apreciado sus cicatrices y su corpulencia, y no dudaron en contratarlo como mercenario para una misión de reconocimiento.

Esta vez no había tenido que patear el culo peludo de ningún engendro, únicamente rondar, con algunos hombres más, por los linderos del bosque. Se había sentido defraudado, no era el tipo de misión que él esperaba, pero si le pagan por ello no podía pedir más. Su contrato terminaba ahí, al otro lado del bosque a las puertas de Eisental, seguramente la guardia fronteriza pasaría unos días del pueblo, y luego seguirían con sus tareas. Había oído algo sobre cubrir toda la frontera de Sylvania, pero eso sólo era especulación. Ningún avispado general les diría antes de tiempo a sus hombres que debían bordear aquel oscuro territorio sin esperar deserciones. Así que, para no tener que pagarle los días de juerga en las tabernas del pueblo decidieron que mejor era un despido cordial.

Ahora se encontraba sin oficio pero con una bolsa repleta de monedas, monedas calientes por gastar en cualquier taberna y con la mejor comida. Porque si había algo que le gustaba, aparte de destrozar cabezas, era comer y beber como un conde. Zarandeó la pequeña bolsa mientras se la llevaba al oído para escuchar el tintinear de las monedas, estaba feliz con su botín, pero se animaba a no gastárselo todo de una vez. Nunca sabía si conseguiría un trabajo en un día o en una semana, así que tenía que ahorrar. Cosa que siempre se proponía y nunca lograba hacer.

Llegó a la primera taberna que encontró, una llamada “La Jarra Derramada”. Desde afuera se apreciaba que su dueño debía ser un enano, o tenía mucho dinero para pagar algún arquitecto enano, pero Hakon ni se percató de aquel detalle. Simplemente empujó la puerta y entró.

Todo era jaleó, ruido y olor a cerveza y comida. Olisqueó el ambiente cerrando los ojos y, disfrutó.

-Jabalí recién echo… -sus palabras escaparon de su boca inconscientemente. Su lengua lamía el contorno de sus labios y su mano hacía círculos en su ancha tripa.

Con un paso atolondrado se acercó a la primera mesa que vio libre y dejó allí su espada de doble puño. Era su forma de decir “este sitio es mío”, y pobre de aquel que no pensara lo mismo. Mientras lo hacía, un enano con pintas de llevar varios días guerreando cruzó la taberna hasta la barra. Hakon lo miró y la envidia lo azotó, ese enano llevaba en sus manos varios trofeos recién cosechados que podrían haber sido suyos. Dio unas grandes zancadas y terminó por llegar a la barra. Allí se encontró con una pareja un tanto peculiar, una halflings con pinta de aventurera y un hombre, con pintas de… de vagabundo. No les dio la mayor importancia, en su cabeza sólo cabían ideas de jalar y privar.

-Tabernero, tabernero –le gritaba inclinando su cuerpo por encima la barra. Su voz era profunda y seca-. ¿Podría traerme unas platos? Alguna especialidad de la casa o jabalí, y que sea un menú para tres, acompañado de cerveza enana. Gracias.

Ahora sólo tenía que esperar pero la boca empezaba hacérsele agua.

Hakon Kodran
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Mercenario

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Bela Burrows el Dom Jun 19, 2011 11:38 pm

Por un momento Bela se sintió rodeada. Un tipo extraño se le había acercado y había pedido un vaso de leche como ella. Si lo había hecho para que también se rieran de él, lo había conseguido, incluso ella había soltado una leve e inocente risilla. Le miró con ojos tiernos y levanto el vaso a modo de saludo.

- Salud! - Y le dió un largo trago a su leche como hacen los fanfarrones cuando quieren demostrar que beben más que los demás. Después se pasó la manga por sus labios devolviéndoles su color y respondió a la pregunta que le habían formulado. - Estoy aquí por trabajo. Estoy buscando a unas personas. ¿Llevais mucho tiempo por este lugar? Tal vez os hayais topado con alguno de ellos...

Mientras buscaba en su mochila los carteles de se busca, un enano hizo aparición en la taberna. No pudo evitar quedarsele mirando durante un buen rato mientras se acercaba a su posición. Era la primera vez que veía un enano de esas características, aquella cresta era realmente espectacular, extraña, pero espectacular. Tampoco pudo evitar mirar las cabezas de las criaturas que yacían en su cinto. Bela estaba acostumbrada a "cazar" aquellos que estaban buscados por la ley, los mutantes y otros seres... Bueno, quizas decir que le daban miedo era quedarse corto. En su vida jamás había acabado directamente con la vida de nadie, en sus pequeñas manos no corría la sangre de nadie, pero aquello era una imagen muy dura para ella, por lo que no pudo evitar tragar saliva.

La curiosidad se apoderaba de ella, ¿Qué clase de enano era aquel que estaba a su lado? Por si eso fuera poco, parecía que aquel lugar tenía más sorpresas para ella. un tipo alto y robusto hizo aparición con una gran espada. Estaba lleno de perforaciones que atravesaban su cuerpo. Era una suerte que por alguna razon, aquel tipo hubiera decidido acercase al enano, así la pequeña halfling podía calmar su curiosidad mirandoles a los dos al mismo tiempo, y no teniendo que decidir a cual de los dos observaba. Le hubiera encantado preguntarle cualquier cosa a cualquiera de los dos, pero ambos intimidaban sólo con las apariencias, y temía que ante cualquier pregunta, le mirasen mal o la golpeasen.

Mientras les observaba un tanto perpleja, continuaba buscando con sus manos palpando los carteles de se busca que traía desde otros lugares del Imperio. Aprovechó que Jodri se acercó para tomar nota de lo que le pedían para mostrarle a él también los carteles, si algo sabía a ciencia cierta, es que los taberneros conocían muchos rumores y veían muchas caras, mas incluso que la guardia. Todos los criminales se esconden de la guardia, pero tarde o temprano, todos visitan las tabernas.

La primera orden de busqueda correspondía a un tal Lasscariote, acusado de ser un asesino con algunos crimenes a sus espaldas. El segundo, tenía como subnombre "El joker", y una cara muy curiosa aparecía en el cartel, era otro asesino buscado por muchos lugares del Imperio, y al parecer, era bastante temido como buscado. El tercero respondía al nombre de Danred, era curioso, por que de los tres carteles en posesión, no especificaba los motivos por los cuales la justicia le perseguía, pero la suma era cuantiosa también.

Bela mostró a Hraigh y a Jodri los carteles, esperando que alguna de aquellas caras resultase familiar y pudiera ejercer su oficio. Además estaba cansada de viajar, tener trabajo representaba poder quedarse en Eisental una temporada y descansar placidamente en un lugar fijo. En ningun momento ocultó los carteles a los dos estrafalarios colocados a su lado, por lo que podían escuchar y observar lo que la halfling tenía que decir.

- ¿Reconoceís a alguno de estos tipos? - Dijo mostrando los carteles colocándolos encima de la barra mirando hacia ella misma. - Los tres son tipos peligrosos buscados por todo el Imperio. - Dicho esto, Bela espero ver las respuestas de los presentes.

Lasscariote

El Joker

Danred

Bela Burrows
PJ

Femenino Mensajes : 20
Empleo /Ocio : Cazarrecompensas

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
16/100  (16/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Snorri Gurnison el Lun Jun 20, 2011 12:10 am

Snorri recibió de buen agrado la cerveza que le tendía Jodri aunque le soltó un leve comentario en voz baja de cascarrabias de que la próxima jarra no se la aguara tras vaciarla de un trago y devolvérsela.

Entre el barullo de la taberna entró un nuevo parroquiano, un nórdico, Snorri lo miró con el ceño fruncido y cara de pocos amigos

¿Que hace un norse tan al sur? ¿Tanta actividad hay en los desiertos que ya llegan hasta aquí? - pensó Snorri mientras lo escudriñaba

La entrada del norteño en la taberna hizo que Snorri empezara a estar un poco más alerta, aunque se quedó muy sorprendido al ver que en vez de agarrar a la primera chica que pasaba para intentar violarla pedía de comer como uno más...

No pudo evitar fijarse en que la Halfling apuraba su leche como si quisiera parecer todo un hombretón y suspiró pensando lo bien que se vive siendo joven, sin embargo prestó algo más de atención cuando la chica sacó unos carteles de se busca y empezó a enseñarselos a Jodri, probablemente era lo mejor que podía haber echo, Jodri conocía a todo el que pasaba por allí, cuando se los mostró a el miró durante un instante los cárteles y se fijó en el del elfo detenidamente, después miró la cara de la bestia como si los estuviera comparando seriamente y se la puso por delante a la Halfling mientras decía:

Toma, me adelanté al de ese cartel - dijo señalando al del elfo con una sonrisa tétrica en la que mostraba sus pocos dientes ya ennegrecidos - No, no me suena ninguno, y ¿dices que son criminales peligrosos? ¿Cuanto de peligrosos? Jodri puede darte la información que necesitas casi seguro ¿verdad viejo enano con complejo de humano? ¿Si de verdad son peligrosos como pretendes capturarlos? ¿Planeas encontrarlos y pedirles amablemente que te acompañen a un calabozo? Te aconsejo que te busques un par de hombres que te acompañen, sino lo más probable es que acabes con una sonrisa a la altura de la garganta...

Crujió sonoramente el cuello como solía acostumbrar y buscó a tientas la jarra de cerveza vacía y golpeó con ella suavemente la mesa para llamar la atención de Jodri de que debería rellenarla y volvió a mirar al nórdico con cara de pocos amigos antes de volverse de nuevo a la Halfling


¿De que se les acusa? ¿Asesinato? ¿Secuestro? ¿Violación? ¿Saqueo? - y empezó a enumerar una lista bastante grande posibles crímenes entre los que incluyó el desmembramiento, la tortura y crímenes bastante desagradables sin inmutarse - Si me lo pones realmente aterrador iré contigo y los llevaré ante la justicia sin cobrarte nada - añadió echando una mirada hacia el hacha cuando mentó la justicia

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hraigh el Lun Jun 20, 2011 6:58 am

Hraigh se sorprendió por la respuesta de la halfling. Según su comentario, debía de ser alguna especie de cazarecompensas o mercenaria, aunque también podría ser que quisiera ligar con esos individuos, teoría que descartó de inmediato por estúpida que era. Por sus pintas la mujer debía de haber presupuesto que era un parroquiano habitual de la taberna, cosa ciertamente falsa, ya que apenas llevaba unos segundos con un pie en el pueblo. Ate sus respuestas le dijo:

-No, no soy de aquí. Soy un poco de alla y de acá, no se si me entiendes...

Dejó en el aire la última insinuacion con tal de hacerla ver cual era su profesión. Sin saber cual era su respuesta no pudo evitar preguntar a su convidante si sabía cocinar, y al mismo tiempo palmeó entre sus cosas una cazuela de hierro oxidado y una cuchara de madera. Luego miró con cierto pánico la jarra de líquido blanco que tenía enfrente suya, agitandose y esperando a ser ingerida. ¿Y ahora que? Lentamente, y con algo de miedo, se dio de espaldas a la mujer y poco a poco subió la jarra a la altura de sus labios, dejando que el líquido pasara poco a poco por su garganta entumecida. Al poco Hraigh no pudo evitar poner una mueca de asco ante el licor que Tzeentch seguramente debía haber envenenado. ¡Que asco! Con algo de disimulo, e intentando que la halfling no se diera cuenta, dejó la jarra de leche en la barra y susurró al tabernero, que había comprobado que era ciertamente un enano:

-Mejor una jarra de cerveza

Acto seguido se asustó un poco debido a los gritos que profería un enano pelirrojo en la barra. Se quejaba porque quería beber una buena jarra de cerveza, deseo al cual el no pretendía poner traba alguna, ya qu en aquellso instantes también deseaba con vehemencia una para adornar un poco su vida con el alcohol de Bugman, o por lo menos de cerveza enana, que no estaba nada mal. Al lado del enano había un bárbaro lleno de cicatrices que a muy buen segur debía haberse hecho en fiera batalla contra bestiasy monstruos servidores de los Poderes Oscuros de la peor calaña imaginable que uno podía encontrar en los Desiertos del caos, si bien por las pintas que tenía podía hacerse pasar por un caótico también, cosa que no pretendía negar ni afirmar, solo observar. Curioso, por lo menos pensó que de momento no pretendía matar a nadie y despojarle de su vida, cosa que admiraba y respetaba, aunque sus maneras hacían que el enano pareciera un conde imperial en un banquete nupcial.

Posteriormente la halfling sacó por fin los carteles de se busca. Al primer tipo, un tal Lasscariote, no lo había visto en toda su vida. Ah, pero el segundo cartel ya le resultaba de lo más familiar, y su cara horrrorsamente común a sus ojos. ¿El Joker? ¿Que hacia el Joker en un pueblucho alejado de la mano de Sigmar? Sin duda su fama era temida, y durante sus tiempos novicios hizo un par de robos a su servicio, auqnue el Joker lo traicionó vilmente, pero esa era una historia muy larga que no pretendía ni siquiera mencionar. De momento haría como si no hubiera visto en toda su vida a ninguno de aquellos tipos, ya uqe si era verdad que la chica era una cazarecompensas, haría preguntas incómodas, y Hraigh ya cumplió condena en la carcel bastante tiempo, ahora quería redimirse de sus pecados y servir a la justicia.
Al tal Danred no lo conocía en absoluto.

Casi al mismo tiempo que sacaba sus carteles aparció el enano, incitando obviamente que los criminales no iban a dejarse atrapar, y que la chica iba a necesitar ayuda de la mano de alguien, así que, ante sus grotescas maneras Hraigh no pudo evitar envalentonarse y dirigirse al enano, sin animos de ser maleducado. Es mas, usaría un apodo enano que era bastante frecuente entre enanos:

-Creo que ella no es ninguna wazzok

Luego pensó que si iban a ser unos cuantos en perseguir a crimianles conocidos, al menos tendría que organizarse un poco en sus querellas y charlas. De momento ya eran tres, y tres son multitud, multitud suficiente como para poder atrapar a cualquier criminal solitario que se presentase, presto a ser capturado. Desde luego había coincidido en la taberna con un par de cazarecompensas, de eso no había duda, y tampoco cabía duda que de todos los actos seguro que algunas monedas saldrían, y, ¿por que no? un buen puñado de monedas nunca estaban del todo mal, todo lo contrario, su saco de cosas necesitaba urgentemente un poco de oxígeno en forma de redondeles del preciado metal del dinero, ese poderoso caballero. Así pues, habló al enano y a la halfling:

-Creo que sería mejor sentarnos a discutir... civilizadamente...

Hraigh
PJ

Mensajes : 95

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hakon Kodran el Lun Jun 20, 2011 1:10 pm

Jodri apareció y le sirvió tan amablemente, como solía hacer con todos sus feligreses, tres platos: uno lleno de verduras con caldo, otro con medio pollo bañado con una extraña salsa marrón, y el último, con varios trozos de jabalí. Todo acompañado de una apetecible jarra de cerveza.

-Gracias –estaba deseoso por probar aquella comida, y cuando habló sus ojos seguían fijos en los platos.

El nórdico los recogió en sus anchas manos como si de un camarero profesional se tratase, y justo antes de volver a su mesa, vio a la pequeña halfling mostrando unos carteles con unos retratos de varios hombres. Se paró en seco, observó los carteles y escuchó a Snorri decir algo como: “Te aconsejo que te busques un par de hombres que te acompañen”. Se encaró al crestarroja y le habló:

-Si buscas un brazo fuerte para cazar a esos tipos yo te puedo ayudar –dijo mostrando una ancha sonrisa de felicidad-. Con unas pocas monedas me conformo, lo suficiente para pasar unos días de taberna.

Dejó los platos nuevamente en la barra, allí donde Jodri los había dejado la primera vez. Cogió la jarra y le dio un largo trago. Casi no la saboreó, pero sintió el goce de una buena cerveza enana.

-Si están en los carteles es que son delincuentes, no te preocupes por lo que hayan hecho. Tu dime cuanto me pagas y donde están, el orden… no me importa mucho, pero no trabajo gratis.

Miró de reojo sus platos que se mantenían intactos, lentamente la vista se le fue centrando en ellos, y se acordó que tenía una mesa “reservada”. La buscó con la mirada, y la mesa seguía igual.

-Si me disculpáis.

Sin coger ningún instrumento de cocina agarró una pata del pollo y empezó arrancarle la piel a mordiscos. “Menudo manjar” pensó el hombretón, había pasado tanto tiempo en los caminos comiendo raciones de puchero que su paladar le agradeció mil veces más aquel trozo de carne.

Hakon Kodran
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Mercenario

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Cedrim Afemont el Lun Jun 20, 2011 1:19 pm

Cedrim andaba por los caminos de ida a Eisental. Era un camino arduo y no muy llano, por suerte era totalmente lineal y facil de seguir. La trayectoria era algo larga, venía desde tierras muy lejanas, y buscando reposo iba en camino de Eisental.

Al rato llegaba a aquella ciudad. Los callejones estrechos iban a parar todos al mismo sitio, la plaza central. Y no muy lejos de allí, la taberna que, según un habitante de aquel pueblo, era donde mas vida social se hacía. Comería algo y reposaría en una de las habitaciones; llebaba varios dias durmiendo en el suelo, con una manta, y escasas horas. Estaba agotado. Además, si conseguia una habitación con buenas vistas, podría repasar su libro de hechicería algún rato.

Su viaje habia pasado por muchos lugares del Imperio, pero aquél era el mas pintoresco de los pueblos que habia visto nunca. Sus calles, sus viviendas, sus habitantes, todo era feliz y rebosaba paz. Quizá era aquél el lugar que buscaba. Un lugar idóneo, por lo que habia visto, para practicar sus dotes hasta llegar a ser un gran mago.

Al poco rato entró en la taberna. Desde que aquel humano le habia indicado donde estaba, no paraba de pensar que tomaría. Seguramente bebería una cerveza, con algo de picar, lo que tuviese el tabernero mas a mano. Y mas tarde, cuando tuviese mas hambre, comería una carne bién hecha, con un vino tinto y con grata satisfacción.

Entró. El ruido iba de dentro hacia afuera, como si de una corriente de aire se tratara, pero con sonido. La gente que habia allí dentro se divertía a su manera; Habían enanos y humanos y también habia un halfling, que destacaba sobre los demás. Estaba en la barra, con la mirada hacia el tabernero, probablemente pidiendo algo. Pero decidió no despistarse y fué a lo que habia ido a la taberna:

- Por favor, tabernero, una cerveza y algo para picar-


Se quedó pensando y miró la barra del bar. Habían suculentos manjares, cada uno diferente del otro. Pero había uno que destacaba, multitud de salchichas, cada una de un color, probablemente de diferentes sabores. Además, de todo lo que había allí, era lo que mas le podría satisfacer, ya que, embed de llenarse la barriga de buenas a primeras, había de seguir su “plan”.

- Si puede ser, una ración de estas salchichas – Dijo señalandolas – Y también una habitación, para esta noche solamente, de momento.

Pasó el rato, él estaba a un lado de la barra de la taberna. De vez en cuando, iba picando de aquellas salchichas, y también iba pegando pequeños sorbitos a su cerveza. Iba escuchando la conversación que tenía lugar entre aquella Halfling, la de la leche, que resultaba ser una mujer, y varias personas que se habían ido colocando cerca de allí. Entre esas personas habia un enano, corpulento, con su pelo rojo y una gran hacha, y un guerrero, sin camiseta alguna, tambiñen muy corpulento. Y después habia otro humano, físicamente parecido a él, pero con ropas algo mas descuidadas.

Entre todos hablaban sobre “capturar criminales” y “reclutar gente”. Posiblemente a él no le hubiese en otras circumstancias, pero esa cierto que necesitaba un sueldo “extra” para sufragar los gastos si se iba a quedar mucho tiempo en aquel lugar.

- ¡Hey!- dijo, friamente, apoyandose en el hombro del humano que se parecía más a él, el de las ropas sucias y rotas-Si necesitais hombres, yo busco trabajo. Soy Cedrim, aprendiz de mago.


Última edición por Cedrim Afemont el Mar Jun 21, 2011 8:46 am, editado 1 vez

Cedrim Afemont
PJ

Mensajes : 8

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Andreia el Lun Jun 20, 2011 11:52 pm

"¿Así que esto es Eisental? Me lo imaginaba mas grande …"

Ese fue el primer pensamiento que cruzo la cabeza de Andreia DePaul tras llegar al centro del pueblo. Las calles eran estrechas y exceptuando el Templo de Morr y otras construcciones semejantes, no había nada que destacase especialmente en aquella urbe. Aquel lugar no difería mucho de otros que hubiera visto durante su largo viaje por Ostermark, viaje que realizo con la intención de reencontrarse con su mejor amigo, Henrich Wolfenstein alias el-peor-batidor-del viejomundo.

A la mulata le llegaron noticias de que el alegre rufián (su compañero de juergas y hermano de armas) fue visto merodeando por la zona. El destino les había separado y Andreia esperaba fervientemente el momento en que ambos pudieran, una vez mas, entrecruzar sus caminos. ¡Y no habría suficiente cerveza en todo el pueblo para celebrar tan épico y descarado encuentro! Ni suficientes mujeres suficientemente estúpidas para dejarse engatusar por el famoso “dúo infalible”

Tal pensamiento hizo que la corsaria se riera nerviosamente mientras se fregaba las manos de forma enérgica, olvidándose por un momento de la presencia de los pueblerinos que la rodeaban. Estos, ocupados en sus asuntos mundanos, no depararon demasiado en ella (estaba claro que estaban mas que acostumbrados a la presencia de excéntricos aventureros merodeando por la zona) pero una niña de rubias coletas pregunto a su madre:

- Mama ¿esa mujer esta loca?- dijo la pequeña señalando a la pirata.

-Sssshhhh!- la acallo la madre poniendo un dedo entre sus labios visiblemente asustada, luego arrastrándola de la mano se la llevo y le susurro -Posiblemente hija, ¡y no hables tan alto, Jana!, ¿no ves que esta armada? Últimamente el pueblo se esta llenado de gente de lo mas extraña …

Andreia no deparo en aquella escena, por el contrario pregunto a un amable vendedor de pescado donde estaba la taberna mas cercana. Estaba exhausta y sedienta, y conociendo a Wolfenstein, seguro que aquel fue el lugar que visito primero al llegar a Einsental, ¡si acaso no se lo encontraba borracho hasta la inconciencia allí mismo!.

Siguiendo las indicaciones del vendedor, Andreia llego a la puerta de la taberna conocida como “La Jarra Derramada” Antes de entrar un par de jóvenes y bellas doncellas se cruzaron en su camino, ambas eran morenas, de tez blanca y ojos claro. Se parecían (¿primas tal vez?) y vestían como mujeres decentes, lo cual indicaba (para decepción de la pirata) que no eran vulgares rameras de taberna, sino lugareñas disfrutando de un inocente paseo. Instintivamente Andreia les hizo una reverencia a la vez que se quitaba su sombrero tricorne y les cedió el paso de forma caballerosa.

-Señoritas…- les dijo con la mejor de sus sonrisas.

Las muchachas se rieron, divertidas por aquel gesto mas propio de un varón que de una mujer. ¡Aquella bella extranjera debía ser sin duda una comediante! Eso pensaron las muchachas mientras se alejaron algo ruborizadas.

Andreia se dio cuenta de la estupidez que acababa de cometer de forma publica.

“¡Estúpida!” -se reprocho pensando para si misma-“¿es que quieres que te quemen viva o te encierren en un manicomio de por vida?”

La mulata recordó las sabias palabras que le dedico su padre, el difunto capitán pirata Paul “El Zorro”, el día que ella le confeso sus preferencias sexuales:

“Hija mía, nadie, ni yo ni ningún miembro de la tripulación, te va a juzgar por tus gustos respecto a con quien prefieres yacer en el lecho, los piratas somos espíritus libres y huimos de los convencionalismos. Pero escuchas esto atentamente, fuera de este barco y de Sartosa, nuestra amada patria adoptiva, no debes mostrar tales rasgos abiertamente, el viejo mundano medio no puede entender esos conceptos y si te descubren te acusaran de estar loca, o peor aun, de ser una adoradora del Príncipe Negro Slaanesh, y entonces, que Ranald se apiade de ti por que solo te esperara un destino funesto …”


A la pirata le costaba seguir el consejo de su padre, era débil y se dejaba tentar por los placeres de la carne con suma facilidad, el alcohol y las mujeres eran su debilidad …

Sin mas dilaciones la mujer entro en la taberna intentando no darle mas vueltas al asunto.

La voluptuosa pirata se sorprendió al ver que el tabernero era un enano, aun mas, otro miembro de la antigua raza estaba apoyado en la barra, junto a un enorme norse, un vagabundo y una niña de aspecto adorable. Además de este variopinto grupo, unos pocos aldeanos ocupaban el recinto decorado con los hoscos gustos de la raza del dueño del establecimiento.

Andreia observo de lejos al grupo que ocupaba la barra. Tanto el enano como el norse tenían un aspecto de lo mas temible. Este primero lucia una enorme cresta roja embadurnada con grasa de animal y mostraba orgulloso varias cabezas deformes que hicieron que la pirata decidiera prescindir de una comida agradable en aquel lugar.

El bárbaro poseía poderosos músculos y tatuajes tribales, así como “piercings” y otras chuchearías propias de los guerreros primitivos de las tierras del norte. Conocía bien a los norses, podían ser grandes aliados … o enemigos enloquecidamente furiosos. La pirata no quería descubrir a cual grupo pertenecía aquel hombretón.

Cerca de estos dos beligerantes personajes había un mendigo de aspecto miserable y rostro ordinario, su palidez así como sus labios amoratados denotaba cierta debilidad física o enfermedad.

"Pobre, no sobrevivirá a otro invierno"- pensó con tristeza la pirata.

Por ultimo, sentada en un alto taburete, estaba la niña mas adorable que Andreia había visto en su vida, era como una muñequita vestida de montaraz. Desde el umbral de la puerta distinguió unos cabellos dorados como el oro y una sonrisa sincera y cautivadora. ¿Era la hija de aquel mendigo? No, no parecían tener parentesco … La pequeña se divertía mostrando a los adultos unos papeles dibujados. Con toda seguridad unos garabatos que ella misma había echo (¡Que ricura!), no podía verlos bien desde la puerta, así que decidió acercarse.

Al pasar cerca de una mesa ocupada por tres granjeros escucho un jocoso y obsceno comentario.

-¿Habéis visto a esa yegua?- pregunto uno refiriéndose a la pirata de tez oscura -menuda delantera, ¡podríamos vivir los tres en su canalillo!- acto seguido todos soltaron una carcajada desprovista de inteligencia.

Andreia se limito a seguir caminando hacia la barra e intento memorizar sus caras, por si algún día se los encontraba colgando de un precipicio …

Aquellos tipos (los de la barra) hablaban de algo, pero no logro entender de que, además, mientras se acercaba, un nuevo miembro se había unido a tan singulares personajes: un tipo con una túnica marrón que parecía haber contraído la misma enfermedad que el mendigo de mirada vacua.

-¡Hey! si necesitáis hombres, yo busco trabajo. Soy Cedrim, aprendiz de mago.-dijo el tipo para desconcierto de la pirata.


Al llegar a ellos su sorpresa fue aún mas mayúscula, la supuesta niña era en realidad … ¡Una halfling! No solo eso, la mediana mas bella que había visto nunca y los supuestos garabatos eran carteles de “Se Busca”. Andreia palideció debido a una mezcla de sorpresa y congoja, el grupo debió pensar que estaba loca porque se quedo allí, parada muda y boquiabierta durante medio minuto, sin saber que decir …

Al ver que la miraban de forma extraña y tras descubrir con alivio que su cara no estaba entre los carteles, se armo de fuerza y decidió presentarse …

-Ho .. hola, me … me llamo Andreia, soy nueva por aquí y … me preguntaba …- los hermosos ojos azules de la halfling se le clavaban como cuchillos, no la dejaban pensar con claridad, por contrapartida los feroces ojos del enano y el norse, así como la mirada de pez muerto del mendigo y su “primo” el mago, le ponían aún mas nerviosa. - … me preguntaba … ¿puedo invitar a tan distinguido grupo a una copa?


Andreia
PJ

Mensajes : 9

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
6/100  (6/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Jodri Rompehierro el Miér Jun 22, 2011 8:03 am

Como un día cualquiera, Jodri Rompehierro, se encargaba de suministrar cerveza y comida a todos sus habituales feligreses. Su trabajo poco a poco se transformaba en costumbre, siempre solían acercarse los mismos hombres, y siempre solían pedir lo mismo que el día anterior. A Jodri todo aquello le entristecía, se había hecho mayor y sus días de aventurero habían terminado, pero aún así sentía nostalgia por los tiempos pasados y envidia por los jóvenes aventureros.

Aquel día no iba a ser diferente de cualquier otro. Atendió a sus clientes, mantuvo una conversación sobre climatología como si fuera un veterano en aquel campo, y luego empezó a cocinar algo para el almuerzo.

Así pasó la mayor parte del día, cocinando y sirviendo comida, hasta que la noche amenazó con hacerse dueña del día y los hombres del campo dejaron sus tareas para un nuevo amanecer. Empezó a cocinar un esplendido jabalí que un cazador le había traído ese mismo día. Mientras su taberna se llenó no algunos extraños forasteros.

Una niña pequeña se acercó a la barra, Jodri pensó que debía de tratarse de alguna criada, o quizás, la niña de alguna familia haciendo recados. Pero sus ropajes no decían lo mismo, vestía como una montaraz. Al fijarse un poco más descubrió que la pequeña no provenía de la raza humana, aquella mujer era un halfling. Una raza que muchos afirmaban estar emparentada con la suya, los enanos, pero Jodri prefería guardar silencio en aquel tema.

A su lado un hombre de pelo largo y aspecto maltrecho pidió otro vaso de leche, igual que la Halfling. El tipo era extraño, como si la sociedad lo hubiera repudiado y hubiera pasado los últimos años viviendo en los bosques juntos a los animales o los elfos. A Jodri le dio lástima, durante su carrera como tabernero había visto demasiados hombres destrozados que acudían a su taberna para limpiar sus vidas con alcohol, y lo único que conseguían era ensuciarse más. Al menos, aquel tipo no parecía triste y no tenía intención de emborracharse.

Jodri les sirvió los vasos como pidieron y continuó con sus quehacer habituales.

-¿Hoy tampoco ha habido suerte?

Acababa de llegar Snorri a la taberna, al parecer el matador había tenido un día fructífero, aunque para un matador tres vulgares presas no significaran nada. Jodri le sonrió su apático temperamento. Se había transformado en un habitual más de su taberna, aunque temía que algún día consiguiera su tan preciada muerte y no lo volviera a ver jamás. La vida de matador no era de su agrado, pero sabía que Snorri al haber hecho los votos de matador, nada ni nadie, excepto la misma muerte, le haría cambiar de opinión para que dejara el camino de la sangre.

Siguiendo los pasos del enano, un hombre rubio con una ancha espalda se acercó también para pedir algo de comida y bebida. Jodri se asustó al verlo, no por su imponente corpulencia, ¡Nunca se dejaría intimidar por un simple hombre! pero si por su aspecto. Sus tatuajes, sus abalorios y aros, su dorado cabello, sin duda se trataba de un norse. El tabernero lo identificó como un adorador del Caos, uno de esos que hacían rituales de dolor y placer, y se masturbaban de mil en demonizadas maneras. Lo miró con despreció, nunca se sabía de esos tipos, pero al parecer sus intenciones tan sólo consistían en comer y beber.

El tabernero se metió en su cocina para servir tres platos con la diversa comida que tuviera por allí. Para cuando regresó un humano más se había unido aquel grupo de forasteros y Snorri.

La pequeña halfling había sacado unos papeles y los mostraba a sus recién conocidos. Jodri se estremeció al ver dos de los individuos pintados en los papeles. Pero el recién humano no hizo nada más que ofrecer sus servicios como hechicero. Como todos los de su calaña, éste también debía buscar poder. La magia corrompe a los humanos, sus cuerpos débiles se ven doblegados ante la posibilidad de ser fuertes, pero la fuerza que les da la magia siempre acaba por devorarlos y terminan convertidos en simples títeres de los Dioses Oscuros encargados de soplar los vientos de la magia. Jodri aborrecía los hechiceros, tenía que admitir que eran útiles en el campo de batalla, pero nada más, como un pañuelo de usar y tirar.

Jodri recogió los papeles de Bela, les dio la vuelta boca abajo y puso su mano encima para evitar que nadie los viera.

Tras el grupo de extraños y peculiares individuos, una nueva llegada les llamaba la atención. Una mujer hermosa, de piel caliente, sensual y deseable, haría realidad los sueños de cualquier hombre con cinco minutos en la alcoba. Pero su encanto femenino contrastaba con sus ropas, y con todo el arsenal de filos que portaba encima. Jodri no tuvo tiempo de mirarla mucho más, su atención estaba centrada en los papeles y en la Halfling.

Con la mano libre le agarró el hombro y la atrajo hacía él, así podría susurrarle al oído sin que más allá de sus compañeros nadie más pudiera oír la conversación.

-¿De donde has sacado estos carteles?
–la voz de Jodri denotaba preocupación.

Le dio la vuelta al primero de los papeles y lo miró varios segundos en silencio. Se trataba de el cartel de Danred. (Éxito = Empatía)

-Ayer mismo estuvo aquí. Él y un enano mercenario, reclutaron un grupo de aventureros y hoy mismo, a primera hora de la mañana, han partido en busca de… creo que una misión de rescate. Se alojaron en mi taberna, pero no aprecie nada anormal en sus personas, aunque me pareció extraño creo todo el equipaje que llevaban para ser únicamente para ser únicamente dos viajeros.

Jodri se acordó de Heinz y Lauren, ambos se habían ofrecido voluntarios para formar parte del grupo de rescate sin saber nada sobre aquel tipo, si el cartel no estaba equivocado ambos podrían estar en grave peligro.

Siguió con el otro cartel, lo levantó y lo miró, en su mente aún pasaban las imágenes de Danred. No podía olvidar el rostro de aquel tipo después de ver el cartel, menos lo olvidaría si Heinz y Lauren no volvían sanos y salvos. El segundo cartel era el del Jocker. Aquel extraño rostro medio pintarrajado y tullido le era irreconocible. Nunca lo había visto, y el hecho de que en el papel hubieran pintado el maquillaje no ayudaba a reconocerlo.

-¿Por qué le pintan el maquillaje en el cartel? Así nadie lo va a reconocer.


Le devolvió el papel, también el de Danred, y sin levantar ni mirar el otro hizo lo mismo. Aún mantenía agarrada a Bela del hombro, la atrajo más a sí, y susurrando le habló al oído.

-Esto no es un juego pequeña –Hizo una pausa-. Lasscariote es un bandido poderoso. No es la típica escoria de los caminos, esos no son nada en comparación con él. Su mente es siniestra y despiadada. Con sus argucias se ha levantado entre vulgares ladrones. Él y su codicia han organizado un sinfín de actos aberrantes, todo por el poder que la riqueza conlleva, y quien sabe lo que ha llegado a conseguir realmente. Empezó siendo uno más, pero ahora… gobierna desde las sombras a más asesinos de los que te imaginas. En cada ciudad, en cada pueblo, siempre tiene alguno de sus hombres. Ha tejido toda una impensable red corrupción para evitar ser cazado. Es un tipo inteligente, despiadado y traicionero.

Al ritmo que susurraba sus palabras había ido alterándose, ahora trató de tranquilizarse un poco y siguió hablando, ya en un tono más normal.

-Si tienes la intención de ir a por alguno de estos hombres ten mucho cuidado. Del primero poco más te puedo decir, y por lo que respecta al segundo, ten mucho más cuidado, vigila tus espaldas y nunca hables sin ser necesario. Un comentario fuera de lugar y llegará a sus oídos, entonces, sabrá que vas tras él y tu trabajo, quizás algo más, terminará.

Aquella pequeña tenía valor si pensaba ir tras el tal Lasscariote, esperaba que sus palabras la hubieran asustado lo suficiente para hacerla cambiar de opinión.




NOTA: Los hechos pasan antes de la aparición del Joker por la taberna.

_________________

Jodri Rompehierro
PNJ

Masculino Mensajes : 201
Empleo /Ocio : Tabernero

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hraigh el Miér Jun 22, 2011 9:56 am

Hraigh miró al bárbaro que se había ido a comer apartado en una mesa, y lo miró con una mezcla entre envidia y asco, predominando más la envidia. Hraigh pensó que no estaría mal tomarse un poco de carne o algo de por el estilo para llenar su panza un poco, pero al cabo se dijo a si mismo que mejor que no, ya que un cocinero solo come lo que se prepara a el mismo, pero, ah, las bebidas eran otro cantar, nunca conseguiría superar el afán de los enanos con la cerveza. Bebió un poco de la cerveza enana y efectivamente no lo defraudó.

Luego miró al enano y a la halfling. Nadie le había hecho ni puto caso con lo de comer civilizadamente, y al final empezó a pensar que a parte de inspirar sensaciones encontradas en la gente de a su alrededor, no conseguía nada más. Tal vez tendría que comprar otras ropas que ponerse, si no querría ser el bicho raro del grupo. Lo que si que no pensaba quitarse ni de lejos era la piel de lobo, ya que al fin y al cabo en invierno abrigaba casi tanto como una hoguera resplandeciente de llamas rojas creadas no por su magia, sino de forma natural. Al fin y al cabo no era un mago de fuego, y su magia solo la usaba en casos de extrema emergencia, no fuese a ser que hubiera algun inquisidor por la zona.

Eso le recordó a Hraigh los inquisidores. Perros de presa hambrientos y sedientos que tan solo buscaban afanosamente el olor de hechicería recien utilizada para poder exterminarla de mil maneras posibles y como fuera, ninguna de ellas agradable, y todas ellas llaves a la fortaleza de la locura y desenfreno, por no decir a las puertas de Morr, que también. Investigaría si había algun inquisidor en el pueblo, todo quería decir que iba a tener que quedarse en el pueblo un poco. Lo que no entendía era proque lo consideraban un brujo. Vale que no hubiera ido jamás de los jamases a una escuela de magia, sin embargo no tenía ni la más mínima intención de servir al Caos, más bien todo lo contrario, quería preservar la vida de todas las maneras posibles, y si hacía falta, defender vehementemente los férreos ideales de jsticia que había jurado defender enfrente de la tumba de sus padres bajo una lluvia áspera y tibia.

Y entonces entró otra persona más en la taberna. Esta vez James se detuvo a analizar la susodicha persona más detenidamente, ya que su cara le resultaba terriblemente familiar, y tenía que averiguar porqué. Aun así se puso a mirarlo de reojo, ya que aun esperaba la respuesta del enano y la halfling a su proposición de sentarse a discutir sobre estas cosas.

A ver... túnica marrón sucia y andrajosa, parecida a sus ropajes, alto y delgado como un espárrago, pelo largo, negro y sucio, aunque no tanto como el,aire misterioso de toreador estaliano, ojos de color marrón... No, no podía ser el, demsiado lejos de su hogar. Pero podía ser...

Entonces el encapuchado se apoyó en su hombro, dandole un pequeño susto, y habló a los demás convidantes, entre los que Hraigh estaba incluido. Al parecer ser no lo había reconocido. Hacia ya mucho tiempo que no veía al viejo Cedrim, podía ser el, sin embargo había que asegurarse. Así pues, Hraigh perdió algo de interés en la charla secreta que tenían el tabernero y la halfilng, y separó al humano que se parecía a Cedrim del resto del grupo para comprobar si se parecía a Cedrim. James enarcó las cejas y miró al vagabundo de forma extrañada y a la vez inquietante. Al fin y al cabo podía no ser una de las pocas personas a las que su denominación casi podía acercarse a algo parecido a un amigo.

-¿Cedrim?- preguntó al humano. Mientras alguien había entrado en la taberna, pero Hraigh no la prestó atención. Pensó que debía de ser seguramente una de esas prostitutas o rameras que solían pasarse por las tabernas buscando trabajo.


Hraigh
PJ

Mensajes : 95

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Bela Burrows el Miér Jun 22, 2011 2:03 pm

Bela observó con detenido interés el grupo que se había formado. Al colocar los carteles en la barra había atraído el interés de los más rudos y de los más interesados en el dinero. La codicia y la sed de aventura crecían en los corazones de los hombres y de los enanos, permitiendo que este último se ofreciera, unicamente, por las ganas de aventuras.

Jodri parecía preocpado. La primera vez que la tomó por el hombro con su mano ruda le hizo una pregunta, a lo que la halfling respondió:

- Los he sacado de otras tabernas y otras ciudades. Les he seguido el rastro hasta aquí y espero, con todas mis fuerzas, que no se hayan vuelto a escapar. Algunos son peligrosos y son buscados por todo el Imperio...

No pudo decir más cuando Jodri volteó los papeles y dió la información sobre cada uno de ellos. Al parecer Danred se le escapaba, del Joker no se sabía nada, pero si que tenía información sobre el tercero. Era un principio prometedor. Recordó la información que le había dado el enano con la información que tenía ya sobre él. Parecía coincidir y el enano además, añadió algunos detalles interesantes. Ante el aviso de Jodri, la halfling no pudo hacer otra cosa que llenarse de orgullo. Muchos la habían menospreciado, y sabía que tendría problemas el día que alguno fuera liberado, si es que se daba el caso. Era otro de los motivos por los cuales la halfling nunca dejaba de viajar.

La voz tartamudeante de una mujer llegaba por sus espaldas. Bestía con ropas de hombre, mas o menos como hacía ella misma, pero por alguna extraña razón sabía que no tenían nada en común. La extraña se ofreció en invitarles a una copa, Bela no se lo pensó dos veces y afirmó pidiendo otro vaso de leche. La halfling dejó unas monedas pagando el primer vaso de leche y otras más a modo de propina, pegó un salto del taburete y pensó en dirigirse hacia la mesa donde se encontraba el humano del norte, entonces cayó en la cuenta y se volvió una vez más al enano:

- ¿Podeis indicarme como encontrar a la autoridad local? - La mirada de la muchacha se mantenía colgada de la del enano hasta que este le dió la respuesta. Después mostró su mirada más tierna y dió las gracias al enano. - Por cierto señor enano, mi nombre es Bela, de la familia de los Burrows.

Dicho esto la dulce halfling miró a todos los presentes que habían formado corrillo, incluído a Andreia, a quienes invitó a sentarse junto al norse para hablar de negocios. Ella fué la primera en sentarse. Algunos feligreses de la taberna se habían retirado de la zona por miedo a los cambios de humor o simplemente, lo que aquel hombre pudiera hacer. La espectación salió de forma sonora de la boca de alguno de ellos cuando vieron a Bela sentarse en la misma mesa que el. Primero habían sido risas, despues ovación. Le gustaba que las cosas con ella fueran así.

Cuando todos se sentaron en la mesa, habló con la suficiente fuerza para que sólo aquellos sentados pudieran escucharla.

- Ya habeis oído, al parecer uno de estos tres se encuentra por aquí, pero hay que ser muy discreto. Si no sois capaces de seguir mis pasos, dejadlo ahora. Si alguno de vosotros se sobrepasa y consigue hacer que se escapen... será perjudicial para todos nosotros. - No dejó que ninguno de ellos respondiese antes de continuar - No obstante, decir que cobraremos todos, y me incluyo, cuando hayamos terminado nuestro trabajo. Repartiremos las ganancias... discutiremos el precio en otro momento. - Miró al enano por unos segundos. - No me gusta que nadie trabaje gratis para mi o conmigo... Cuando consigamos nuestro objetivo, te invitaré a una suculenta cena y a mucha cerveza, si no quieres coger el dinero.

Bela bebía de su vaso de leche mientras los miembros de la mesa comentaban sus opiniones, sabía que lo primero que tenían que hacer era ir a visitar a aquel que había nombrado el tabernero, el tal Margrave, pues aquel sería a quien entregasen al "buscado" y de quien cobrarían la oferta, o parte de ella. Miraba a sus compañeros con tiernos ojos, limpiandose después de cada sorbo los labios con la manga, casi ruborizada al darse cuenta que algunos en la taberna la observaban. Dejando de lado todo lo que les rodeaba, se volvió a dirigirse a sus compañeros.

- Si teneis cualquier tipo de duda, ahora es el momento para responderlas.

Bela Burrows
PJ

Femenino Mensajes : 20
Empleo /Ocio : Cazarrecompensas

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
16/100  (16/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Snorri Gurnison el Miér Jun 22, 2011 10:29 pm

Snorri crujió el cuello sonoramente cuando llegó autoproclamado mago, le echó una mirada fulminante durante tan solo un segundo, y después respiró hondo cerró los ojos durante un instante y cuando los abrió hizo como si el mago no existiera, para el donde estaba el mago había un hueco vacío, porque sabía que si rellenaba ese hueco con un cuerpo probablemente cortara ese cuerpo... y no quería que Jodri tuviera que alterarse de nuevo.

Sin embargo el grupo seguía creciendo, y una chica humana, que caminaba como alguien que está acostumbrado a estar en un barco más que con los pies en la tierra firme se acercó y titubeante se ofreció a invitarles a una copa a lo que Snorri respondió:

¡Ya has oido a la dama, 3 jarras de cerveza, y una para los demás!- dijo mientras volvía a vaciar su jarra como si solo contuviese agua

Snorri siguió a la pequeña Halfling cuando les guió hasta la mesa del norse, no le gustaba, así que se mantuvo de pie junto a los demás que ocupaban la mesa de brazos cruzados y con el ceño fruncido mientras oía lo que decía cuando dijo que podían añadir sus propias preguntas Snorri carraspeo y su voz sonó como dos piedras frotando la una contra la otra mientras decía:

Si tienes que invitarme a una cerveza niña probablemente me quede decepcionado con tus criminales...- realmente Snorri le daba igual llevar a los criminales ante la justicia o no, simplemente quería que se resistieran- Pero da igual, si lo que quieres es encontrar a la autoridad de la ciudad según tengo entendido deberás buscar al magrave, pero ¿a que te refieres con mantener tu pasos? ¿Pretendes ser discreta? Fijate - dijo mientras miraba a los que estaban reunidos en la mesa- Un norse, una halfling, una chiquilla, un mendigo, un -y la palabra le salió como si la escupiera- mago, y un matador... ¿Te parece un grupo discreto? Según salgamos de la taberna el pueblo entero empezará a cotorrear sobre lo que tramamos, ¿cuantos ojos crees que han visto esos carteles? Si quieres esos criminales vamos a tener que buscarlos y arrastrarlos ante la justicia, y si nos ven venir al menos sentirán el miedo

Volvió a crujir sonoramente el cuello, aquella manía suya a veces era realmente desagradable, y esperó a ver que decían los demás...

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Cedrim Afemont el Jue Jun 23, 2011 10:17 am

Desde que habia llegado a la taberna, solamente una persona le habia hecho caso. El tabernero, la mediana y el enano se mantenían en una conversación aparte. El barbaro también estaba en otro lugar, comiendo, y el mendigo, aquel que se parecía a él, le saludó. Su nombre le extrañaba, decía “¿Cedrim?” como si su nombre le sobresaltase. Pero, cuando se giró éste para mirarle a los ojos, lo vió claro, era Hraigh, su viejo amigo de viajes por el Imperio. Hacia mucho tiempo que no le veía, y ahora se iva a producir el reencuentro.

Cedrim sentía un sentimiento de misterio, como si alguien le estuviese haciendo cosquillas, mientras que por otro lado la alegría le invadía por encontrar a un viejo conocido. Al fin decidió hablar, contestar a aquel hombre, que ya sin duda alguna era su amigo:

- ¿¿Hraigh??¿¿Viejo amigo??

Y, sin decir nada, sin expresar ningun sentimiento en su rostro, dijo;

- Como estas, compañero, ¿que ha sido de tu vida?

Cedrim Afemont
PJ

Mensajes : 8

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hakon Kodran el Jue Jun 23, 2011 6:56 pm

Hakon se giró hacia aquella mujer al escuchar sus palabras: “¿puedo invitar…”. Aún conservaba un trozo de pollo en su boca, pero eso no le impidió balbucear algunas palabras.

-Supongo que será una copa para cada uno –arrancó de un tirón aquel muslito-. Vamos venid, tengo una mesa reservada.

Con un gesto de la mano les indicaba a todos que lo siguieran, pero antes de alejarse más de la barra le dijo a Jodri:

-Tabernero, ¿podrías servirnos las copas en mi mesa?

Con los brazos llenos de platos, y con su jarra de cerveza, volvió a la mesa que había “reservado”. Dejó lo que llevaba en las manos y se acercó a su silla. Allí su espada gigantesca seguía en el mismo lugar donde la había dejado, al verla impecable sonrió macabramente.

-Muy bien pequeña, una vez más te has portado muy bien.

La cogió con sumo cuidado y suavemente la dejó a su lado mientras él tomaba asiento en la mesa. Se acercó los platos y la jarra, y sin dejar de comer miró como aquellos recién conocidos iban tomando asiento poco a poco. Observó especialmente aquella mulata que les invitaba a una copa. Su cuerpo, sus curvas, su piel… le hacía hervir la sangre, semejante animal salvaje acababa de encontrar, se le ponía tiesa sólo con pensar lo que haría con aquella mujer.

Su mente perversa tendría que esperar su ocasión, la halfling que iba de cazarrecompensas empezó hablar y rompió la concentración en la mulata. Al parecer era ella la que llevaba las cuentas del enano. Ella debía ser el cerebro y el crestarroja la fuerza bruta, se veía a mil leguas. Les explicó la situación, quería atrapar un villano o un criminal, daba igual. A Hakon le parecía buena idea, no entendía muy bien que debía hacer pero sabía obedecer como perro fiel.

-Pequeña, tu dime que quieres que haga y yo haré. Pero no me hagas pensar demasiado. He de admitir que no se me da muy bien –remarcó aquello con unos golpecillos a su cráneo y un bruta sonrisa.

Hakon Kodran
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Mercenario

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hraigh el Vie Jun 24, 2011 7:41 am

Distintos ruidos llegaban a los oídos de Hraigh, sonidos difusos de conversación entre foresteros, pero James no hacía ni el más minimo caso a aquellos ruidos, o como mucho captaba solo alguna palabra suelta clave. Ahora estaba reflexionando sobre su último encuentro con Cedrim, el de "la cara larga". Recordó que la última vez que se vieron fue en Ostermark, en una taberna parecida a aquella, y sin tanta gente. Luego, despues de las cinco jarras de cerveza que se tomaron, los recuerdos se volvían bastante difusos, por no decir la cerveza. Lo único que recordaba era que al día siguiente los dos siguieron caminos diferentes, ya que ese era su destino, vagabundear solos por el Viejo Mundo, y que la despedida fue... no hubo despedida.

Aun así el vagabundo estaba contento, ya que despues de todo aquel tiempo habían vuelto a encontrarse bajo las mismas circunstancias que en Ostermark, en una taberna y con cantidades ingentes del sagrado licor. Tambien se alegró de que fuera Cedrim el encapuchado, y no cualquier otra persona que hubiera negado vehementemente sus palabras y lo hubiera dejado en el más absoluto de los ridículos.

La sorpresa le alivió, ya que para variar, no le habían hecho preguntas incómodas (la cárcel de Middenheim había sido su hogar bastante tiempo, y desde entonces, que el supiera, no había cometido crimenes) y Cedrim le había hecho la ya típica pregunta entre camaradas errantes, el que tal de tu vida ya clásico en la profesión solitaria del vagabundo. Hraigh sonrió, ya que el se tomaba esa pregunta como una broma. Era una sonrisa ya desprovista de emoción, debido a los ya abundantes golpes de la vida, pero, oye, era una sonrisa. Una vez sonrió, se encogió de hombros de manera lenta y cómica, mostrando unos bolsillos llenos de telarañas, y abrió la boca para hablar.

-Por aquí y por allá, haciendo un poco de todo. Y...- esto ya lo dijo Hraigh casi a escondidas, con una mano para ocultar su boca- a ti ¿ya te dejan practicar la magia?- esperaba que su compañero no se tomase la pregunta de modo ofensivo ya que a lo mejor el recuerdo de que era un aprendiz podía incomodarle. Aunque, tambien era verdad, penso en aquel momento, que el podía acusar a su condición de brujo.

Entonces Hraigh volvió a pensar en aquellos lunáticos con sombrero que a ojos del Emperador se hacían llamar inquisidores, salvadores y cosas de por el estilo. En la taberna no parecía haber ningún inquisidor chiflado, pero aun así miró de forma asustadiza toda sombra que pudiera ser sospechosa, investigando con la vista incluso a los parroquianos de la taberna, buscando algun inquisidor de incógnito. Por el analisis que hizo de reojo a la taberna, pudo deducir que sus paranoias un día le iban a reducir el cerebro a fosfatina. Como no acababa de fiarse, puso un ojo en la puerta, otro en el saco, y otro en Cedrim

¡Mierda! ¡El saco! ¡Se había olvidado del saco! Debía de haberlo dejado en alguna parte de la barra. Si, su carga se había hecho ya tan habitual que siempre lo llevaba cargado en el hombro derecho, con el tintineo del metal al ser movido como unica prueba de que no le habían desvalijado el saco de los instrumentos. Alli se hallaban todos sus enseres de cocina: cazuelas, cucharas, incluso un pequeño fogón que funcionaba a duras penas. Lamentaría con muchas ganas perder el saco. FInalmente su búsqueda obtuvo resultados, y encontró el saco a plena vista, en la barra. Como ya tan solo se fiaba, y tampoco excesivamente, de Cedrim, cogió con la mano izquierda el saco y lo cargó a sus espaldas, notando su peso acogotador en el hombro.

Hraigh
PJ

Mensajes : 95

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Bela Burrows el Vie Jun 24, 2011 6:48 pm

Bela escuchó con atención las palabras del enano y del norse. Estaba claro que una vez más, tendría que marcar la pauta y el ritmo a seguir, era como un reto superior, no sólo hacer su trabajo, sino también hacer que los demás cumplieran sus funciones, supervisarlas.

- ¿Un matador? - De todas las descripciones que dió sólo aquella se le escapaba de su conocimiento. - Supongo que te refieres a ti mismo con ese apodo. Muy curioso... Volviendo al tema que nos concierne, como ya nos han informado, este tipo tiene secuaces a su disposición, precisamente con vuestras caracteristicas, podríais intentar infiltraros. Este tipo es un asesino, estoy convencida que teneis facultades mas que suficientes para lograr un puesto. Así, tendríamos información de como trabajan, donde se mueven, sus pasos... La recompensa se cobra por capturar vivo a este tipo, del resto de secuaces no dicen nada, asi que con ellos - Dijo mirando al enano - podeis hacer lo que querais, cuando llegue el momento.

Bela miraba a los hombres que parecían enfrascados en una profunda conersación, después volvió a mirar a la mesa y pensóm para si misma, mientras menos seamos, a menos toca repartir. Este pensamiento le encaminó en sus palabras:

- Tengo que ir a visitar a ese tal Margrave. Si queremos cobrar la recompensa, el será quien nos de las monedas de oro cuando todo esto acabe. ¿Quiere alguien acompañarme? - prefería que la acompañase Andreia, antes que el enano o el norse, pero tampoco tenía problemas con quien trabajaba, si margrave ponía pegas, lo único que tenia que hacer era transportar a su preso al pueblo más cercano y hacer el mismo trato a alguien más dispuesto a aceptarlo. Dió un buen sorbo a su leche y respiró profundamente. - ¿Sabes? Estoy acostumbrada a muchas cosas, pero lo que no suele suceder es que me relacionen con la profesión que desarrollo. Si trabajamos como debe hacerse, nos llevará poco tiempo ser un poco más ricos, y si demostrais actitudes, esta puede ser la primera de muchas cacerías.

Bela se incorporó y colocó correctamente sus ropas. Después volvió a dirigirse al grupo:

- Voy a hablar con Margrave, volveré este lugar y os informaré sobre como han ido las negociaciones. Mañana empezaremos a organizarnos y ver como repartimos nuestras tareas. Estad preparados.

FdJ: Bela dejará la taberna y se irá a hablar con Margrave, pero en este post aún permanece, no se irá hasta que no la respondais y si alguien quiere, vaya con ella. Espero vuestras respuestas.

Bela Burrows
PJ

Femenino Mensajes : 20
Empleo /Ocio : Cazarrecompensas

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
16/100  (16/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hraigh el Sáb Jun 25, 2011 2:00 pm

Tan ensimismado estaba en su conversación, que Hraigh estuvo a punto de ignorar las palabras de la halfling cuando menciono sobre ir a casa de un tal Margrave a hacer Morr sabe que. De inmediato ignoró maleducadamente la respuesta que pudiera haberle dado Cedrim, ya que al fin y al cabo se trataba de un tema peliagudo en el que no convenía ahondar mucho por el bien del cuello de Cedrim, así que le dio la espalda y se centró en lo que la diminuta decía.

Dijo que iba a ir a casa del Margrave, así que Hraigh reconsideró sobre si acompañar o no a la miembra de la Asamblea a ver al tal Margrave, que ya por el nombre sugería ser uno de esos ricos nobles mimados que gobernaban despoticamente a sus alegados. Finalmente pensó que si el rumor de que una cazrecompensas iba a ir a capturar a unos criminales corría como el agua del río por la ciudad, muy pronto la mujer tendría más de un pretendiente que quisiera abrazarla con sus cuchillos. A Hraigh le apenaba dejar la jarra de cerveza en la barra, y dejar al bueno de Cedrim con los salvajes, pero el deber era el deber, y no quería que su muerte cargara a sus espaldas y lo atormentara por las noches. Morr ya lo había atormentado suficiente...

Y claro, el siguiente pensamiento fue para su amigo. ¿Por que tenía que ir solo? Podían ir los dos perfectamente con la halfling, y así de paso ver wuien era la autoridad del pueblo. Entonces se fijó en que la halfling echaba disimuladamente un vistazo de reojo a una nueva parroquiana. Era una mujer menuda, de pelo estrafalario, y con toda la pinta de ser una mercenaria, o algo de por el estilo. Hraigh susurró a su compañero algunas palabras:

-¿Te apetece dar una vuelta con esta?

A continuación volvió a callarse y a prestar su atención en la halfling. Ahora les soltaba un discurso sobre actitudes, deberes y demas, del cual James tan solo prestó atención a la palabra rico. Pudo verse imaginariamente en palacios de oro, con dinero de sobra en sus bolsillos llenos, con mujeres como la mercenaria besando sus pies, guardaespaldas como el barbaro a sus espaldas, y enanos trabajando para el. Si, tenía que admitir que hacerse rico podría ser una buena sugerencia, sin embargo no le interesaba. Tenía muchas injusticias en el mundo que saldar, y mienras los barbaros del Caos siguieran aporreando las puertas de la civilización, ningun momento de palcer seria duradero, ni mucho menso eterno. No, tendría que luchar, pelear, y hacer que la justicia fuera un valor respetado en aquel mundo de locos, ese sería su deber, y ese sería su epitafio. Decidido, no jizo caso de lo siguiente que dijo la mujer, ya que esperó simplemente a que terminara de abrir y cerrar la boca para dirigirse hacia ella.

A punto estuvo de no decir nada, y dejar que la ruborización imperara en sus sentidos. Intentó al principio decir algo, pero la vergüenza se lo impedía. Rayos, llevaba tiempo sin relacionarse con mujeres, si es que lo había hecho aluna vez a lo largo de se vida. Miró de forma tímida y cabizbaja a la mujer, tragó cantidades ingentes de saliva, y hizo que las palabras salieran de su boca, intentando esquivar en todo momento un cruce de miradas:

-¿Como te llamas?... No...no... da igual como t... te... te llames...- las palabras no salían a raudales precisamente. Se había vuelto de repente tartamudo- si.... si.... si sales sola... t... t...t...te llamaran cad... cadaver. Dej.... dej....de....deja....dejame... que... que .... que.... que te acompañe- inclinó la cabeza ligeramente, tragó saliva, y la hizo entender mediante esta serie de gestos que solo la acompañaria si a ella no le importaba. Seguramente Cedrim estaría ahora descojonandose de el...

Hraigh
PJ

Mensajes : 95

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hakon Kodran el Dom Jun 26, 2011 10:22 am

Ya había terminado uno de sus platos, y los otros dos estaban medio saqueados. Incluso así, no perdía el apetito y seguía comiendo mientras la pequeña Bela les comentaba sus planes. Escuchó que debían infiltrarse en aquella organización criminal. A Hakon aquello le pareció complicado, no era su forma de hacer el trabajo.

-Preferiría acercarme lentamente, por la espalda y cuando estuviera bastante cerca… ¡Zazca! –acompañó sus palabras con un gesto de su brazo empuñando un hueso de pollo. Luego rió, había sido una broma, si la halfling tenía pensado infiltrarse entre aquel grupo él lo intentaría, si salía mal… siempre podrían empezar a repartir mamporros. Se puso algo más serio y volvió hablar.

-Haremos lo que tu digas, pequeña.

La idea de ir a ver al Margrave del pueblo no le interesaba. Ya había tenido bastantes problemas por su aspecto y por su origen como para presentarse directamente en la casa de un noble imperial. Él se quedaría en la taberna, comiendo y bebiendo, eso era lo que le gustaba. Además, aún no había terminado su cena.

-Pequeña, yo esperaré aquí. Mi estomago aún ruge pidiendo más cerveza… ¡Eh! ¿Dónde está esa copa que pediste? –Sus últimas palabras fueron dedicadas a Andreia-. Estamos esperándolas.

Giro la cabeza en busca del enano, seguro que él apoyaba su opinión. Cuanto más licor mejor, y si era seguido más que mejor. Al encontrarlo sonrió y echó unas sucias risas. Siguió comiendo y bebiendo, esperaba que el enano se quedara con él para beber como bellacos hasta caer redondos. También esperaba que la mujer de figura esbelta y pecho exuberantes se quedara con ellos. Un poco de licor, y acabaría cayendo, a la mañana siguiente despertaría a su lado y sólo recordaría como copa tras copa iba perdiendo su voluntad.

Hakon Kodran
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Mercenario

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Snorri Gurnison el Dom Jun 26, 2011 12:00 pm

Snorri no estaba especialmente ilusionado con la tarea de "infiltrarse" en una banda de criminales, y su cara lo demostraba, cuando el norse encima remarcó el echo no pudo contener una mueca de desagrado ante la idea, pero se controló y no dijo ninguna barbaridad, simplemente manifestó su opinión con voz profunda:

Sobra decir que no me gusta tampoco la idea de colaborar con criminales, lo único que tengo para ellos es un hacha, y yo mismo odio los asesinos, apuñaladores, francotiradores y gente que ataca sin honor, pero ahora mi opinión importa más bien poco, así que te recomiendo que vallas a ver al Margrave jovencita, yo estaré aquí en la taberna esperando, puedo ser muy paciente cuando me lo propongo, después de que hallas hablado con el podrás contarnos tu plan en más profundidad, saber a por quién iremos primero, y esos detalles menores que hacen de un trabajo un autentico trabajo

Y se quedó de brazos cruzados mirando a la comitiva esperando lo que pudieran decir

Snorri Gurnison
PJ

Mensajes : 63

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
77/100  (77/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Andreia el Mar Jun 28, 2011 3:55 pm

Andreia DePaul contemplo toda la escena sumida en silencio. La halfling, el bárbaro, y el enano aceptaron su invitación. De echo, el enano de cresta roja abuso de su confianza pidiéndose 3 cervezas para el solo, esto, lejos de molestar a la bella pirata, provoco q le abordara un extraño sentimiento de simpatía por aquel tipo, Andreia siempre había admirado a los buenos bebedores.
El mendigo y el mago no parecían interesados en su persona, de echo x lo visto se conocían e iniciaron una charla cordial. Esto confirmo sus conjeturas iniciales respecto a que ambos compartían un parentesco familiar.
La bonita mediana de rubios cabellos inicio una conversación con el tabernero. Andreia comprendió que esta era una cazarrecompensas, por extraño que pareciera.
La mulata aborrecía a ese tipo de personas, pues justo a la guardia marina, estos eran el Némesis de las personas que como ella ejercían el pillaje en alta mar. No obstante, pensó para si misma que x suerte la ley todavía no había puesto precio a su cabeza, y x lo tanto no tenia nada que temer, Andreia no era una pirata de renombre.

De momento.

Algún día poseería su propio barco y seria temida en todo el viejomundo, pero para ello necesitaba dinero. Mucho dinero.

El tabernero (un tal Jodri) informo a la cazarrecompensas sobre uno de los criminales q esta estaba buscando, un tal Lasscariote, un elfo bandido que poseía una amplia red de asesinos bajo su mando. La mediana propuso al grupo compartir la mesa que el bárbaro había reservado y Andreia estuvo de acuerdo. Escucho las palabras de Bela con mucha atención, la pequeña mediana propuso la posibilidad de formar una coalición para atrapar al criminal y así repartirse la recompensa, para ello la astuta montaraz tenia planeado infiltrar a algunos miembros del grupo en la organización criminal de Lasscariote. La pirata dio su aprobación mientras apuraba su primer baso de vino. Lo que no dijo Andreia es que realmente no estaba especialmente interesada en el dinero de la recompensa, ella era mucho mas ambiciosa. Si Lasscariote poseía una organización criminal tendría un gran botín, fruto de sus múltiples fechorías, tal fortuna tenia que ser suya. Si lograba saquear al jefe de los forajidos podría comprar su propio barco y convertirse en una capitana pirata. Claro que la mulata no dijo nada al grupo de sus intenciones.

Andreia contemplo al grupo mientras hacia un gesto al tabernero para pedir su segundo vaso de vino barato. Las lascivas miradas del norse no le pasaron desapercibidas, solía causar ese efecto en los hombres, y no dudaba en aprovecharse de sus encantos para su propio beneficio. Decidió seguirle el juego y le guiño un ojo mientras le sonreía de forma picara. Era mejor tener a ese hombretón contento. Pero quien realmente le interesaba era la pequeña halfling. No podía evitar sentirse atraída x ella, todo y que ese impulso la desconcertaba profundamente.

“¿Qué diablos te pasa?” pensó para si misma “Yacer con un mediano es perverso incluso para ti. ¡Seria lo mas parecido a compartir lecho con un niño!” Pero todo y eso no podía evitar ruborizarse cuando esta la miraba con sus ojos claros y cristalinos. ¡Y para colmo era una cazarrecompensas!

Entonces la Bela manifestó su intención de visitar al Margave para hablar sobre la recompensa, pregunto quien quería acompañarla. El mendigo balbuceo algo que Andreia no acabo de entender. Por lo visto su dolencia le había afectado al cerebro, una autentica lastima.
El nose decidió quedarse en la taberna esperando y el enano dejo claro que no le hacia gracia el plan de infiltrarse en una organización criminal, x lo visto prefería despedazar maleantes antes q tratar con ellos.
Ante esto, la pirata se alegro de no haber dicho abiertamente a que se dedicaba. La mulata se levanto del asiento apurando su segundo vaso de vino.

-Voy contigo, pequeña-manifestó Andreia DePaul. esta pago al tabernero lo q le debía y antes de reunirse con la mediana le dijo a este-Estoy buscando a un tipo llamado Wolfenstein, atractivo, sonrisa picara y largos cabellos rubios, si lo ve dígale q su amiga Andreia esta en el pueblo-acto seguido e acerco hacia Bela y con su mejor sonrisa le susurro al oído de forma sensual-¿Vamos? No te preocupes, mientras que estés conmigo no tienes nada que temer, se me da bien proteger a las chicas guapas como tu.

Andreia
PJ

Mensajes : 9

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
6/100  (6/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hraigh el Sáb Jul 02, 2011 10:49 pm

Hraigh miró con cara de supuesto imbecil, alias gilipollas, alias idota, alias solpagaistas, alias... las dos mujeres, la que tenía pinta de ramera, y la halfling, se habían ido por la peurta tomando viento fresco, y a el lo habían dejado con un matador seguramente chiflado, un sadomasoquista y Cedrim, que no sabía que estaba ahora haciendo. Empezó a pensar...

Si, Hraigh iba a acompañar a la aparentemente indefensa halfling, cuando vio que ya iba a acompaañarla una miujer con pintas de ramera que miraba a la halfling como si fuera el proximo cliente en la lista del día. Finalmente, Hraigh pensó que aquellas dos muejres solicitaban casi a gritos un poco de intimidad, así que lo único que haría Hraigh sería estorbarlas en lo que fuera que quisieran hacer, así que Hraigh dejó que se fueran tomando viento fresco, dejandolo con unas compañias de lo más estrafalarias. Seguramente a la enana si que le importaba tener una compañia no solicitada. Es mas, pensandolo bien, las dos mujeres podían conocerse del pasado, si era turbio o no era algo que James ni podía dislucir ni quería.

Ahora ya podía analizar con más detenimiento al bárbaro y al enano. El bárbaro, que comía pues como eso, como un barbaro, tenía cicatrices por todo su cuerpo, cicatrices que no podía averiguar quen se las había infligido, si bien innumerables enemigos en fiera batallas, o si bien.... prefería no pensar en la terrible alternativa... Y, pro raro que pareciera, confiaba más en el matador enano, que comparado con el barbaro parecía un academico de Altdorf. A Hraigh siempre le habían inspirado mas confianza los enanos, ya que, a pesar de su enorme testarudez y de su orgullo, por lo menos sabían lo que hacían, y sabían lo que era una civilización, aunque, pensandolo bien, a lo mejor un matador no lo sabía... Muchos conocimientos de los enanos se escapaban a sus pensamientos, y Hraigh ya no tenía tanta confianza depositada en el enano, sin embargo resultaba mas facil tener empatía con el.

Ahora lo que Hraigh ya no sabía era que había sido de Cedrim. Habian tenido algunos segundos de conversacion, y ahora parecía que se abía esfumado del mapa. Vale que no fueran de los amigos mas intimos, pero Hraigh era de los que pensaba que una amistad no se podía olvidar, por prematura que fuera.

Entonces Hraigh analizo un ligero detalle: no se acababa de enterar de la cosa. Entre el pequeño dialogo que había tenido con Cedrim entretanto no había podido oir mucho de la conversacion acerca de recompensas y demas. Sabía mas o menos del concepto general, pillar a algunos delincuentes y ganar algunas monedillas, sin embargo tenía que enterarse de los detalles, y alguien tendría que informarle.

Miró a sus compañeros de mesa de manera solemne y silenciosa y recapacitó sobre a quien interrogar y sobornar. Las consecuancias de formular la palabra equivocada en cualquiera de los casos podrían ser fatídicas, por no hablar de otras cosas... preguntar no siempre tenía por que ser bueno... al final se decidió por el enano, ya que conocido era que todos los enanos actuaban mas o menos igual, y todos los enanos seguían los mismos patrones éticos. Sin duda alguna eran un tanto simples...Hraigh preguntó al matador de manera educada, procurando no alzar la voz para no ofender al enano:

-Si alqguien me cienta de que va todo esto, le invitó a un par de jarras- esperaba no tener que arrepentirse por la decisión...

Hraigh
PJ

Mensajes : 95

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Hakon Kodran el Dom Jul 03, 2011 11:55 am

Hakon terminaba de zamparse la comida de sus platos, y se enjuagó la boca con las últimas gotas de cerveza. En la mesa sólo quedaron los tres hombres después de que las dos “señoritas” se fueran en busca del tal Margrave. A Hakon los quehaceres burocráticos le aburrían, a más de que no los entendía. En su tribu nórdica nunca había tenido que negociar nada con nadie para salir a cazar un par de hombres bestia. Todo aquello le parecía una perdida de tiempo, un tiempo que los bandidos aprovecharían para alejarse de sus espadón. Con el transcurso de los días había aprendido que sus costumbres eran muy diferentes de aquellos hombres “más civilizados”, así que simplemente, les dejó hacer.

El brujo habló con normalidad después de que las “señoritas” desaparecieran. Al parecer ese tipo había estado haciendo otras cosas cuando la moza explicó en que consistía el encargo. Hakón lo agarró del brazó y lo hizo girar hacia él.

Ehh… Amigo… -lo efectos del alcohol empezaban hacer efecto haciendo que sus palabras salieran más lentas de lo habitual-. Yo te puedo explicar todo lo que necesites saber, pero dime, ¿Dónde están esas jarras que prometes?

Hakon lo miraba fijamente aunque su cabeza fuera balanceándose sutilmente de un lado a otro. Sin dejar de soltarle el brazo también le habló al enano.

-¿Has visto los brazos de este jovencito? ¡Si parece una niña! Vamos… vamos hacerlo todo un hombre, ¿Qué te parece?

Sonreía estúpidamente, y soltaba algunas risitas entrecortadas. Aún lo mantenía sujeto e inconscientemente iba tirando de él para acercarlo más así.

-¡Tabernero! ¡Acércanos más jarras de cerveza! –gritó al aire.

-Ya verás… después de hoy… ¡Serás un hombre!

Hakon Kodran
PJ

Masculino Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Mercenario

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Cedrim Afemont el Lun Jul 04, 2011 12:43 pm

Su antiguo compañero de viajes estaba allí. Parecía que volvería a emprender otra nueva aventura, como en los viejos tiempos, pero con otra gente también. Una mediana, una humana y dos grandullones. Hraigh le preguntó, en voz baja, lo de la magia. Aún era un tema delicado y fresco. Habia dejado desde hace relativamente poco, quizas 3 años, su escuela y a se habia acostumbrado a mentir. Él no podía utilizar su magia legalmente, ya que no era un mago, sinó un aprendiz, pero eso a nadie le incumbía, no habia ningun cazabrujas por allí cerca. Y, además, nadie se debía enterar de aquello.

- Verás... Tengo pensado volber para... Ya sabes... Pero... No aún...

Sus palabras sonaban tímidas, quebradizas, igual que su físico. Tenía algunas nociones basicas sobre magia, pero tampoco podía hacer milagros. Ahora pensaba que haberse presentado como mago ante los demás habia sido un error, ya que los demás pensarían que sabia hacer magia, y eso no era... Del todo cierto.

Las mujeres se querían ir a visitar al Magrave. Por las recompensas, posiblemente. Hraigh intentó ir con ellas. Y pasaron de él. Y se marcharon. Y Hraigh, tras la verguenza inicial, se quedó unos segundos parado, alucinado.

- Jajajaja. Colega, las mujeres no son lo tuyo.


Dijo, cogiéndole del hombro, como habia hecho antes. Ahora, quedaban allí los grandullones, y parecía que Hraigh estaba confuso. Posiblemente veía un futuro incierto, borroso, de no saber que vía tomar. Aunque eso sería bien facil para Cedrim, él haria lo que su grupo hiciese. Y la verdad que no le daba demasiado reparo ir a por cualquiera de los criminales, cosas peores habria hecho. Además, estaba acompañado de un viejo amigo, que en algunas ocasiones ya se habia jugado la vida por él. “Un buen amigo”.

- Hraigh, que sean tres jarras, ¿no?

Cedrim Afemont
PJ

Mensajes : 8

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando fortuna (libre acceso)

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 6:42 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.