Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Devolviendo la cerveza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Devolviendo la cerveza

Mensaje  Narrador el Mar Sep 20, 2011 6:02 pm

En toda la calle únicamente se escuchaba el suave traqueteo de las ruedas y los pasos de los caballos chocando contra el empedrado de las calles. El mutismo se expandía de boca en boca cuando los ojos de los transeúntes vislumbraban un par de pequeños cuerpos tapados con una fina tela de color claro en uno de los carros. Sin hacer el mínimo ruido y mostrando el más afectuoso respeto se apartaron hacia los lados dejando que aquellos héroes siguieran su camino hasta el templo de Morr. Allí los sacerdotes harían su trabajo, y las almas de los enanos asesinados podrían alcanzar el jardín de Morr.

A las puertas de templo uno de los iniciados los esperaba. No medió ninguna palabra entre los presentes hasta que entre todos hubieron dejado los cuerpos en un departamento interior del templo, entonces le habló al grupo con una voz quebradiza:

-Nosotros nos encargaremos del resto. Podéis marchar en paz.

El grupo se despidió del religioso al mismo tiempo que algunos iniciados más iban apareciendo en el lugar. Habían realizado su primera parada y poco tenían que hacer allí, así que, con un pesar clavado en sus corazones se alejaron del templo.




-¡Ya me he cansado de esperar! –gritó Grix-. ¡Esos chicos no podrán con las mierdas verdes!

El enano trató de ponerse en pie, pero un fuerte brazo lo mantuvo sentado en su sitio.

-Ten fe en ellos, dales algo más de tiempo. Además… no hay nada que podamos hacer. La guardia ya está al corriente de todo, en cuanto organicen un pelotón marcharán hacia el puente, no te preocupes.

Jodri trataba de tranquilizar al enano. Sabía que sus palabras poco harían contra esa cabeza tan ruda, pero con conseguir algo de tiempo se sentiría satisfecho. Confiaba en los humanos, había visto el brillo de sus ojos, como el fuego ardía en sus pupilas. Esos chicos lo iban a conseguir, y antes o después regresarían, o al menos eso pensaba Jodri.

De pronto la puerta de la taberna se abrió y una ajetreada muchacha apareció en el marco. Sus ropas estaban sucias, llenas de polvo y manchadas de sangre reciente. La joven estaba empapada en sudor, tenía el pelo alborotado y algunas greñas caían por su frente. Abbie había llegado corriendo desde el puente, lo más rápido que sus piernas le permitieron, y ahora entre jadeo y respiración le pedía a Jodri su carreta. El tabernero se levantó y fue veloz hasta la muchacha. Al principio temió por la cazadora, le pareció verla malherida, pero pronto se dio cuenta de que la sangre bañaba sus ropas no había brotado de su cuerpo.

Sin perder un segundo Jodri la llevó hasta las cuadras donde guardaba la carreta, mientras tanto, Abbie le fue explicando cómo pudo lo que había sucedido en el enfrentamiento con los goblins. Jodri se alegró de que todos estuvieran bien, ya que, Abbie había suavizado el estado de Ulric añadiendo “unos rasguños” y “alguna herida superficial”.

Volvieron a la taberna y Jodri llamó a uno de sus habituales feligreses. Le dijo que pillara otra carreta y que fuera con Abbie. Según lo calculado, i aunque tuvieran que tirar dos tercios de cerveza, en su carreta no tendrían suficiente espacio para cargar con todo. Abbie emprendió su camino conduciendo la carreta de Jodri sin esperar al otro hombre. Cuando éste estuviera listo ya espolearía al caballo para darle alcance.




Alineadas perfectamente siguiendo el recorrido del camino varias hileras de lanzas coronadas con las cabezas de los goblins adornaban el lugar. Heinz y Jakob había rebanado los cuellos de sus enemigos y con las cabezas querían hacer un recordatorio para el resto de los pieles verdes. Habían terminado su trabajo antes de que Abbie volviera con la carreta y ahora descansaban junto a su amigo Ulric.

La luz del día bronceaba sus pieles y caldeaba su cuerpo. Era un día frío, como es costumbre en Ostermark, pero el fragor de la batalla había hecho que se olvidaran de esto. Así que bajo el despejado cielo, los héroes de Eisental se tomaron un merecido descanso.




“La Jarra Derramada” leyeron todos al levantar la cabeza. Habían llegado a su destino. Adentro se escuchaban voces animadas. Al parecer el rumor de que todo había salido bien se había extendido como la pólvora. Jodri, junto con Grix, un galeno y varios hombres más aguardaban ansiosos su regreso, querían felicitar y bendecir aquellos héroes por sus logros.

Un ruido en la puerta y el silencio se hizo en la sala. Todas las cabezas se voltearon hacia la entrada, y los ojos se fijaron en el pomo que empezó a girar lentamente hasta que un fino rayo de luz se filtró por la rendija de la puerta. Un poco más… hasta que al final la puerta se abrió del todo y tras ella se descubrió al grupo que había vengado el honor de los enanos y recuperado su cerveza.

Aplausos, elogios y sonrisas llenaron el ambiente. Los aventureros habían vuelto…

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Abbie Gottlieb el Dom Sep 25, 2011 6:32 pm

Fue una grata sensación la de encontrarse a la pareja de enanos discutiendo cuando llegó a la taberna en busca del carro primero, porque indicaba que el proveedor de cerveza se encontraba bien y, en segundo lugar porque la misión de hacerse con un carro para trasportar la bebida sería pan comido.
Lo peor ya había pasado y ver al trío de hombretones descansando en el campo de batalla como si tal cosa hizo que en el rostro de la muchacha se dibujara una afilada sonrisa de orgullo. Habían vengado las muertes de los enanos sin ni siquiera conocerlos o ser de Eisental, tal vez sólo fuesen un trío de mercenarios o locos sedientos de sangre, pero por los Dioses que hicieron buen uso de sus armas.

En el regreso con los barriles rescatados de las inmundas zarpas verdes, la arquera tuerta le dedicó un cariñoso beso al más maltrecho de sus compañeros en un momento de descuido a sabiendas que las mozas del lugar no dudarían en volcarse en mimos y ridículos grititos cuando escucharan su valerosa lucha. Era mejor aprovechar antes de que se formase un gallinero alrededor de los muchachos.

En realidad, la bienvenida en la taberna fue más cálida de lo que esperaba. Tanto que no sabía si era por el grupo de guerreros o por la cerveza. Pudo identificar entre la gente a los borrachos que ese mismo día habían estado provocándolos con bravuconadas. Esos se alegraban por lo segundo sin duda, y tampoco hubiesen escatimado en beber a la salud de los caídos de haber fracasado, de haber tenido con qué brindar, claro.

Abbie se escurrió entre la gente cuando pudo, después de dar la mano y recibir las felicitaciones de varias personas, demasiadas para su gusto, y esperó a que Jodri le sirviera una buena pinta de cerveza.

- Es extraño, casi me parece que he estado soñando todo lo ocurrido. Pasado el fragor de la batalla pero no lo suficientemente cansada o castigada para caer rendida, se le antojaba extraña aquella celebración.
No estaba acostumbrada a los campos de guerra y el recuerdo de los cuerpos de los enanos depositados en el templo del pueblo era aún muy reciente como para pasar página. ¡Aún sus ropas se encontraban ensuciadas por el polvo y la sangre de esas sabandijas!
Era extraño, pero al mismo tiempo se encontraba contenta de estar viva y que sus compañeros y el enano se encontrasen a salvo.

“Alguien debería brindar a la memoria de los caídos” Pensó mientras dirigía la mirada al enano.
Lamentaba que esas cosas se le dieran tan mal, así que bebió en silencio, sonriendo distraída a los que se acercaban a saludarla y felicitarla.

- El mérito es de estos guerreros. ¡Teníais que haber visto la cara de los goblins cuando cargaron gritando como locos contra ellos!

Lo habían hecho bien, habían hecho justicia. Ahora se lo pensarían dos veces antes de volver a tender emboscadas en las tierras de Eisental.

Abbie Gottlieb
PJ

Mensajes : 34

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
72/100  (72/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Ragner el Miér Sep 28, 2011 8:28 pm

De izquierda a derecha, derecha a izquierda, el resonar hueco y seco de la mano del enano embestía estrepitosamente, a la misma velocidad con la que giran las aspas de un molino bendecido por el acaudalado flujo de las torrenciales lluvias otoñales, mientras aferraba firmemente a su compañero del raído y desgastado cuello de su camisa. Al décimo tercer cachetazo, cuando sus mejillas comenzaron a teñirse de un ruborizado tono amorotonado, y tras haber tenido que lanzarle un enorme jarro de agua fría, este comenzó a dar señales de vida paulatinamente.

-¡Vamos Saggy, arriba!- apremió Zarck ,en su lengua natal, a su hermando juramentado, el cual abría y entrecerraba espasmódicamente sus párpados como si no supiese dónde se encontraba.- Al parecer la cerveza no es lo único que se han llevado esos cara- atrofiadas. ¡Vamos, a prisa! Ragner te lo explicará por el camino.

------

Caminando a semigrandes y apresuradas zancadas se dirigieron al templo de Morr instantáneamente. El suelo retumbaba inconsolable a su paso como si una manada de mamuts salvajes hubieran caido en estampida ladera abajo, mientras Ragner trataba de poner al corriente de los últimos acontecimientos a su buen amigo, el mismo que se había desmayado al saber que la cerveza había sido ufanada por unos indeseables pieles-verdes, y se había perdido la parte más dramática de la historia que les contó un enano mercader que conocieron cerca de la taberna.

El clan entero asistió a la ceremonia para mostrar sus respetos a los fallecidos. Con la cabeza de sus hachas clavadas en el suelo frente a ellos, una pierna sobre la hoja y las manos entrelazadas sobre la empuñadura cada uno recitaba sus oraciones al dios. Se mantuvieron en círculo, en esa misma posición, inmóviles e imperturbables durante horas como una horda de feroces gárgolas de vigilancia, hasta que el sol cayó amargamente por el horizonte, marcando un tono enfermizamente rojizo en el triste y melancólico firmamento.


Tras enterrar a los desafortunados hombrecitos, y ser entregados al seno de la naturaleza, Sepultados bajo un gran manto de rojiza roca caliza, mármol blanco y polvo de diamantina como manda la tradición desde tiempos inmemoriales, para que sus pétreos cuerpos se fundieran en ella y asi, con el paso inquebrantable de los tiempos se alzaran nuevas e inconmensurables montañas gracias a la enérgica fuerza que alberga la sangre de los enanos. Cada uno de los hermanos ,finalmente, alzó la mira de su escopeta al aire, disparando al unísono tres estremecedoras batidas de fuego contra las estrellas, dejando que el potente y ensordecedor eco provocado por los disparos penetrara en sus corazones entre carga y descarga.

Al pareces sus clamorosos ruegos serían escuchados atentamente por Grugni, el mismo que aquella noche lanzó una abasalladora tormenta contra las áridas tierras de Eissental, iluminando las numerosas colinas de los alrededores con una interminable saga de ardientes y cegadores relámpagos, para que las almas de sus pequeños fieles fueran guiadas hasta sus fornidos y cálidos brazos, y brindarles la vida eterna en los jardines de su majestuoso Khazad-dhûm.


--------

-¡Hicimos un juramento!- Bramaba Zarck con la rabia refulgitantdo en sus venas.- esos desgraciados no deben quedar impunes.

-Lo sé, hermano, y pagaran por lo que han hecho- dijo el que parecía ser el lider del grupo apoyando la mano pesarosamente sobre el hombro de su compañero- no hay nada que aliviara más mi pena ¡ lo juro por las sagradas barbas de Grugni! pero nos esperan en el norte. Los últimos informes que recibimos son inquietantes, la situación allí se ha vuelto insostenible, puede que en unos dias no quede nadie para salvaguardar el territorio, ¿qué haremos entonces?

- Aun así, Zarck tiene razón- respaldó otro, todo esto en el tosco Khazalid-montañes, por lo que la traducción no es tan exacta y meticulosa como desease dada la complejidad de este idioma- le toca a Grugni hacer su movimiento ¡y debemos actuar como corresponde a su mandato! ¡la venganbza tiene que ser inmediata!

-¿Os habeis vuelto todos locos, o un enjambre de sanguijuelas de tierra os ha absorvido el poco seso que conservabais? Sabeis como esta la situación en las montañas..., ¡es ahora o nunca!- gritaba desesperado el cabecilla intentando hacer que todos volvieran a entrar en razón.

- ¡Marchaos! yo me quedaré- Se escuchó a unos metros de ellos, de espaldas a sus compañeros y sobresaliendo de entre el barullo de palabras que se había formado otra vez. Tras mucho meditarlo, y casi contra la voluntad de separarse de sus hermanos, supo que era la única forma de zanjar una discusión que conociendo la testarudez nata de los enanos podría alargarse durante meses- ¡Vamos, sarta de energúmenas babosas chupapiedras! ¿A qué esperais? ¡Moveos, o las garrapatas anidaran en nuestras barbas a este paso y las devorarán una a una!

El jefazo soltó un exhasperado suspiro, y se acerco lentamente hasta situarse cara a cara con Ragner. Cruzaron las miradas, frías como la roca infernal y congelada de la cresta del "Allanaorcos" en el peor de sus inviernos, y extendiendo súbitamente sus fornidos brazos al frente, se aferraron tenazmente de los antebrazos con sus abruptas manos, casi cortándose la cirulación sanguínea mutuamente.

-Sabía que podía confiar en tí, estúpido cabezada hueca- dijo finalmente el mayor, y como si de dos letales meteoros que se cruzan en una misma trayectoria se tratara,se despidieron con un debastador choque de cabezas apresuradamente- Volveremos a vernos pronto , qué Grugni te proteja, Rag.

--------

Lo primero que hizo Ragner fue ir directamente hacia dónde se rumoreaba que habían sido avistados los goblins por última vez. No tarda en hallar el nauseabundo hedor que habían dejado los repelentes pieles-verdes a su paso. Al llegar a las inmediaciones de un caudaloso rio, justo en frente de un viejo puente de piedra, encontró un paisaje desolador, aunque gratificante al mismo tiempo ¡todos estaban muertos! Las horrendas cabezas de los engendros habían sido decapitadas, y estaban clavadas en picas a lo largo del rio.

No vio la cerveza por ningún lado, asi que sin pensárselo dos veces decidió dirigirse ala taberna de la ciudad esperando que los protagonistas de aquella sangrienta liza estuvieran alli devolviendo la mercancia, rezaba porque no hubieran sido unos bandidos los causantes de aquella refriega y se hubieran llevado el botín rápidamente, ya que necesitaba respuestas concretas, ni un solo goblin se salvaría de la ira acumulada del enano por su simple y abrupta cara bonita.

Al llegar a la Jarra Derramada, por los vítores de júbilo y los gritos de satisfacción que ambientaban el lugar, supo que todo había vuelto a la normalidad y su gordo corazón volvió a marcar el ritmo calmado e impasible de siempre.

Nada más atravesar la puerta del local, se plantó allí con las manos en las caderas y lanzó una mirada furibunda en derredor. Las heridas que vislumbró, las rasgadas ropas de unos pocos, la sangre fresca salpicándoles el rostro y demases olores entremezclados los delató. A paso decidido, el paticorto avanzó poco a poco saludando al tabernero con un gesto de aprobación.

- ¿A ke son éstos, barrbalonga?- preguntó al enano que había tras la barra, retórica y respetuosamente, en lo que pretendía haber sido un susurro ,y acariciando, cómo quién alenta a un perro fiel, el copete del hombre herido que encontró descansando en una silla, siguió avanzando.

- ¡A mis brrazos kalvorrota! ¡si fuerras un enano esa barrba rrozarría tus tóbillos! - dijo enganchando a uno del pescuezo sin bacilar un segundo, haciendo que el hombre tuviera que encorbarse, mientras su otro brazo se lanzaba como los tentáculos de un kraken a por otra presa- ¡y tú también moza, segurro ke has tenido mucho ke verr en este turrbio asunto! ¡Yo Ragnerr, el Rojo-oso-loko, os doy las grracias en nombrre de todos los Maskachapas! Estarremos en deuda con vosotrros eterrnamente, si señorr, pedid lo kerrais ke se os koncederra un dia u otrro. ¡Por mis devotas barrbas ke serrá así!

Los enormes brazos del enanos los rodearon y atrayéndolos hacia sí, los estrujó contra su robusto corpachón en un abrazo desgarrador.

- ¡Trres hurrras porr los herroes! Teneis ke kontárrmelo todo, ¿kuántos erran, kómo fue, huvo bajas? ¿sobrrevivió alguno de esos kobarrdes?-
preguntó ansioso por los detalles, ya habiéndolos soltado y apretando el puño con fuerza- porrke jurro ke les arrrancarré las pelota y se las harré trragarr una a una si fue así¡komo si he de irr hasta las mismas fauces del averrno a buskarrlos! ¡Barrbalarrga, una jarrra parra este herrmano sediento!

Ragner
PJ

Mensajes : 58

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
57/100  (57/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Heinz el Jue Sep 29, 2011 3:55 am

Heinz observaba con atención el paisaje mientras el carro les llevaba de vuelta a la taberna. No le pareció haber caminado tanto, al parecer, una parte de su sed de venganza le daba fuerzas y le hacía, lo que era un largo trecho, como un caminar de dos mozas en el mercado. Recordaba, con una sonrisa en los labios, como al final, el bueno de Ulric había terminado por conseguir robar un beso de Abbie, y no sabía del todo como le sentaba eso a Jakob, el cual había parecido más pendiente de la joven durante este tiempo. Por un momento, se había dado cuenta que su capacidad de observación caminaba más allá del campo de batalla. Era algo que no había podido poner en practica durante muchos años estando rodeado siempre del mismo grupo de enanos.

Hoy había vengado la muerte de dos de ellos. Sinceramente, sus dotes de lider habían fracasado completamente, más bien, se recordó a si mismo como el joven que llegó a los rompeescudos y no sabía mantener una formación o seguir instrucciones. Aunque en este caso había sido culpa de Jakob, el había abandonado a Ulric, volviendo a ser aquel novato. Tenía una escusa, confiaba en su amigo, y una vez mas, había sobrevivido.

Al entrar en la taberna, esperaba encontrarse el panorama tal y como lo dejaron, pero la recepción fué majestuosa. Por una parte aquello le enfurecía. Durante más de diez años había acabado con mas pieles verdes de los que podían contar con los dedos de las manos y de los pies de todos los que estaban en la taberna en aquel momento, por no contar con otras criaturas. Hoy apenas había acabado con siete u ocho goblins, y no podía verificar que su lider les hiciese compañia. Además, en proporción, los enanos habían sufrido más bajas que los pieles verdes. No había nada que celebrar.

Mientras uno de los que alli residía se acercó a Jakob y a Abbie, Heinz hizo caso omiso de los aplausos y las felicitaciones y, clavando una rodilla en el suelo se acercó al enano herido.

- Lamento vuestra perdida. - Dijo con la mirada buscando el suelo. - No pudimos acabar con todos ellos. - El puño del muchacho se apretaba fuertemente apoyado contra el suelo. había ayudado al pueblo de los enanos una vez más, pero con que fin? Sólo habían devuelto unos barriles de cerveza y acabado con unos cuantos goblins. Para el, aquello no era suficiente. - Si es vuestra elección partir con un destacamento de hombres para acabar con ellos, debeis contar conmigo.

Las palabras del muchacho se pronunciaron tan bajas que apenas pudieron escucharlas en enano que había en frente y los de los alrededores, pero al levantar la cabeza, el fulgor se veía claramente en los ojos del muchacho.

_________________
Heinz, humano rompeescudos
Moderador de creación de personaje (Humanos)
Maestro de armas (Moderador de la Arena)

¡Yo! Estoy aquí,
¡Yo! Para luchar,
¡Yo! Para morir,
Por mi libertad.

Heinz
Moderador

Masculino Mensajes : 102
Empleo /Ocio : Rompescudos

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/100  (30/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jakob el Miér Oct 05, 2011 6:57 pm

El camino a la posada se estaba haciendo más largo de lo esperado. Sin duda, el sentimiento de culpabilidad le atenazaba el corazón, pues aunque los muchachos habían resultado victoriosos el robusto hombre de la barba bifurcada, no se sentía como un ganador, pues una vez dejada atrás la adrenalina del combate, estaba haciendo una seria autocrítica de lo acontecido.


Se juzgó doblemente estúpido al no haber hecho caso a las instrucciones de Heinz, o para ser más preciso, a no acatar ninguna de sus ordenes, tan solo porque no le había gustado el tono que utilizaba a la hora de dirijirse al resto; la verdad de todo el asunto, es que si no hubiese estado Heinz, la cosa podría haber ido peor pues tanto él, como el mal herido Ulric tenían más experiencia combatiendo en campo abierto. No pasó por alto, tampoco, que había querido mantener a salvo a Abbie en todo momento, aún cuando la montaraz había demostrado no ser una muchacha indefensa.


Mientras Jakob le daba vueltas a este y otros asuntos, los gritos, aplausos y vitores de los parroquianos de la Jarra Derramada le despertarón de su negativa reflexión.


Todos los allí presentes felicitarón al grupo entero, aunque no sabía muy bien si agradecian el bien que habían hecho al acabar con todos los patizambos pielesverdes que encontrarón o si era por haber traido de vuelta el néctar destilado que había sido robado.


De repente se acordó de como había empezado todo y eso le hizo sonreir. A

Se acercó directamente a Jodri y a su camarada Grix y dijo:

-Camaradas, soy un hombre de palabra. Gracias a los dioses estamos de vuelta con la cerveza prometida. Gustoso, os explicaré los detalles de la escaramuza, pero antes de nada....lo primero es lo primero... Una jarra hasta arriba, para mi y mis compañeros.


Cuando Jodri le había servido, se apresuró a dedicar un brindis por sus compañeros:


-Que esta cerveza, que tanta sangre ha hecho derramarse, sirva para atar lazos entre humanos y enanos así como para recordarnos, que ja seamos de Ostermark, Middenland o incluso Reikland, somos todos hijos de la misma patria. UN HURRA POR EL IMPERIO!!!

Al rato, un enano de cabellos rojizos con un acento espantoso entró a la taberna. Al parecer el tipo quería saber todo lujo de detalles de lo acontecido y no se olvidó de brindar por Ulric y los demás.


Así, que sin más demora dijo:


-Oye Ragnar, que te parece si te unes a mi y a Grix... pienso tumbar a este tipo bebiendo y entre jarra y jarra aún me dará tiempo a explicarte lo que necesites saber. Despues buscó a Heinz y a Abbie, el resto de sus camaradas que aún podían beber, y los invitó a participar en el juego.


-El primero que caiga, paga!!!

Jakob
PJ

Masculino Mensajes : 46

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
80/100  (80/100)
Dinero: 4.780 p

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/el_middenlandes

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Ragner el Miér Oct 05, 2011 9:17 pm

Antes de que pudiera terminar sus palabras, Ragner observó atónito como el que parecía ser el lider del valeroso grupo de guerreros, un musculoso rubiales completamente hecho y derecho, hincaba la rodilla respetuosamente en el suelo ante el enano herido. Enarcó la ceja estupefacto intentando atisbar parte de la conversación que mantenían esos dos tan reservadamente.

La situación, en parte, le encogió su robusto corazón, como se encoge un metal al rojo vivo al ser templado en un caldero de agua fría. Jamás había visto a un humano tratar a un enano con tanta estima y sumisión... a menos que antes lo hubieron hinchado a garrotazos, claro, pero eso eran otra clase de relaciones que no vienen a cuento. Por los gestos del muchacho, y su manera de hablar, parecía como si la muerte de los enanos le afectara tanto o más de lo que le afligía a cualquiera de sus hermanos. "Qué gran hombre" pensó Ragner consternado.

Se acercó lentamente hacia él y le propinó un par de palmaditas en la espalda.

- ¡Arrriba muchacho! ¿no kerrrás ke me enfade tan prronto, verrdad?- bramó Ragner ofreciéndole la mano para que se levantara- deberríamos serr los enanos los ke esta noche se arrrodillarran ante la estela de glorría y sangrre que dejasteis a vuestrro paso- dijo con su profundo y cavernario vozarrón tratando de alentar al joven, y lanzó una severa y penetrante mirada de reproche al enano- he visto la eskabechina ke han prreparrado estos kuatro gigantes en el campo de batalla.. no krreo que esos malnacidos vuelvan a pisarr esta villa en lo ke les keda de vida si saben lo ke les konviene.. ¡es más! a estas alturras ya deben de andarr enterrrando sus huesudos, apestosos y enrrojecidos trraserros en las cumbrres más altas de las corrdillerras del infierrno. Ya habrrá tiempo de okuparrse de ellos, ¡ésta es vuesstra noche!

Despues de su discursito y demases, se volteó con una sonrisa de oreja a oreja ante la propuesta que le hizo uno de los heroes del momento.

- Tú debes de serr, Jackob ¿verdad? - preguntó al tiempo que soltaba una estertórea carcajada- ¡necio loko prretencioso! se te deben de estarr subiendo esas barrbas a la korronilla si piensas ke puedes tumbarr a un enano en su prropio juego ¡vamos pues, a verr de ke klase de masa estás hecho, brravucón!

Dicho esto extendió su palma, y tensando al limite sus músculos le arreó un fuerte pero amistoso leñazo en el pecho al guerrero.

Ragner
PJ

Mensajes : 58

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
57/100  (57/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jodri Rompehierro el Sáb Oct 08, 2011 9:48 am

Los aventureros habían regresado a “La Jarra Derramada” y los que allí los esperaban clamaron sus nombres a los Dioses. En ese fatídico día, ellos habían devuelto una pizca de ilusión al pueblo de Eisental, ilusión que no sólo consistía en cerveza, sino en venganza, y en su mismo regreso sanos y salvos.

Jodri sonrío inconscientemente al verlos entrar uno a uno, y además, por su propio pie. Había temido lo peor, se sentía mal por haber enviado aquellos extranjeros a una peligrosa misión, pero ahora, todo había terminado y poco a poco recuperaba la tranquilidad.

-¡Venga! Ayuda a ese hombre –dijo tirando del galeno y llevándolo hasta Ulric-. ¿No ves que está malherido?

El mismo galeno que había curado a Grix hacía una media hora, fue dando trompicones empujado por Jodri hasta el hombre más herido. Con cuidado lo sentó en una silla y fue examinando cada una de sus cicatrices. Ulric era un muchacho forjado en la arena, y las cicatrices daban muestra de ello. Se sorprendió al descubrir una tras otra aquellas horribles marcas, sus conocimientos le indicaban que más de una vez había estado al borde de la muerte, pero gracias a su desarrollada constitución había sobrevivido. Así que no dudo ni un segundo con que también sobreviviría a esto.

-Te pondrás bien. Esto no es nada comparado con lo que llevas escrito en tu piel.

Grix se ruborizó al ver como Heinz se inclinaba ante él. ¡Eso no era propio de un humano! En toda su longeva vida nadie se había postrado a sus pies, y sin saber que hacer esperó a que el chico dijera lo que tuviera que decir. Posó su mano en el hombro del humano y le dijo:

-Deja de preocuparte ya. Habéis vengado su muerte, es lo que un enano hubiera deseado. Además… -enmudeció unos segundos-. Esta no es vuestra guerra, vosotros no los conocíais, si alguien debe ir tras los verdes soy yo. Tú descansa, os habéis ganado este día de gloria.

Antes de que el humano pudiera responder, el pelirrojo Ragner lo incitó a ponerse de pie. Grix observó al enano de cerca y en sus ojos pudo ver a sus compañeros caídos. El parecido era inconfundible. Con un esfuerzo y ocultando una mueca de dolor se levantó de su asiento y se paró frente a frente con el otro enano. Estuvieron mirándose unos segundos que parecieron eternos, hasta que al final el malherido enano habló:

-Lamento la perdida de tus hermanos. Hicimos muchos viajes juntos… nunca llegue a pensar que esto podría acabar así –se entristeció y pareció sentirse culpable-. He de decirte que murieron valerosamente, lucharon hasta el último suspiro y cayeron sin soltar sus hachas.

No supo cómo seguir. Sabía que ninguna palabra cubriría el vacio que las muertes habían dejando en su corazón. Simplemente, le tendió el brazo y se estrecharon cogiéndose por los antebrazos. En aquel momento se acercó Jakob invitándolos a beber hasta reventar y así olvidar los malos tragos. Grix se giró hacia el hombre y se irguió lo más que pudo.

-Lo habéis hecho bien, Jakob. Estoy en deuda con vosotros. Veamos quien es el que primero cae si eso es lo que deseáis.

El enano comerciante no había olvidado la apuesta que hicieron antes de partir en busca de la cerveza. Iba a demostrarle que estaba en plenas condiciones, al menos para beber cerveza.

Mientras Grix charlaba con Heinz, Jakob y Ragner; y el galeno atendía a Ulric, Jodri se acercó a la joven muchacha.

-Felicidades. Ésta debe de haber sido tu cacería más peligrosa… espero que hayas aprendido algo de esos traicioneros pieles verdes –le sonrió forzadamente.

Dejó que siguiera bebiendo de su jarra mientras felicitaba a todos los que habían salvado la cerveza de Grix. Todo parecía haber vuelto a la normalidad. El suministro de cerveza había sido restituido, los aventureros habían vuelto a la acogedora taberna y las sonrisas se podían ver de nuevo en sus rostros. Jodri estaba contento, pero en su corazón aún tenía un pesar clavado.

-Podéis beber y servir toda la cerveza que queráis –les dijo-. Os pertenece por derecho legítimo.

Después de aquellas palabras salió por la puerta y se quedó mirando hacia el horizonte, navegando en sus pensamientos.

_________________

Jodri Rompehierro
PNJ

Masculino Mensajes : 201
Empleo /Ocio : Tabernero

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Heinz el Dom Oct 09, 2011 4:58 pm

Heinz, acostumbrado a la compañía única de los enanos en los confines del mundo, se percató de las pequeñas diferencias que arremetían entre aquellos enanos y los que habían sido su familia durante tanto tiempo.

Las palabras de Grix fueron escuchadas pero caídas en saco roto. Aquel problema, los pieles verdes, eran problema de todos, no sólo de los enanos, aunque ellos fueran los más afectados. Daba igual si eran mujeres, hombres, enanos, elfos... Aquella raza era un problema común para todo el Imperio o simplemente, cualquier ser vivo que respete la paz.

Mientras Ulric era puesto en manos de un galeno, los demás festejaban. Parecía que una competición de cerveza esperaba impaciente a sus participantes. En parte lo entendía. Para muchos era una gesta que debía ser celebrada, para los participantes, la subida de adrenalina debía ser consumida.

El muchacho tomó dos jarras de cerveza, y sin mirar a los presentes, cuyas caras habían cambiado su expresión por una más alegre debido a los agradecimientos y la felicidad que se respiraba de los feligreses, salió fuera de la taberna por la misma puerta por la que segundos antes había dado la espalda Jodri.

Primero miró de nuevo la puerta de la taberna, recordando, apenas unas horas atras, que no esperaba que Ulric se encontrase dentro, o que encontrase tan pronto nuevos compañeros. Después, ofreció una jarra al bueno de Jodri y alzando la suya, sin decir nada y contemplando la noche que caía sin freno, pensó: "Por los caídos", dando un breve pero denso trago a su cerveza.

En ningun momento reparó en el enano, si él le miraba, sus ojos no se cruzarían, y a menos que dijera alguna palabra, Heinz quedaría completamente inmutable absorto en sus pensamientos más profundos, pensando que comparado con Sigmar, la hazaña de hoy no llegaría ni a la suela de su calzado... Quizás se exigía demasiado comparándose con un Dios, aunque de todos ellos, fuera el único que había caminado sobre el mismo suelo que el pisaba.

_________________
Heinz, humano rompeescudos
Moderador de creación de personaje (Humanos)
Maestro de armas (Moderador de la Arena)

¡Yo! Estoy aquí,
¡Yo! Para luchar,
¡Yo! Para morir,
Por mi libertad.

Heinz
Moderador

Masculino Mensajes : 102
Empleo /Ocio : Rompescudos

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/100  (30/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Ragner el Jue Oct 13, 2011 12:18 am

La mirada de Ragner se mantuvo fija y penetrante analizando a aquel enano. Realmente no sabía qué pensar, no le entraba en la cabeza cómo un ser de su misma raza podía ser tan cobarde, abandonando en el campo de batalla a dos de sus hermanos y condenándolos a una muerte segura. Entonces los recuerdos le asaltaron inesperadamente, recordando como los bastardos y rastreros de sus padres lo habían dejado atrás, al considerarlo una pesada carga, cuando su clan entero se había visto amenazado por las ordas de goblins invasoras que debastaron a la mayoría de su pueblo.

- ¿Mis herrmanos? Bah... - bufó el matatrolls con una inquebrantable seriedad, y comenzó a hablar en el idioma enanil con un tono bastante más ronco - *Has pasado tanto tiempo trabajando para los humanos que no me extraña que hayas olvidado tus origenes, ¿dónde escondes tus cojones ahora viejo cagón? No dudo de que "mis hermanos" lucharon con valor hasta el final, y Grungnir sabrá recompersarles por ello. Tú estás vivo, sí, pero preferiría mil veces morir con el hacha en la mano, que vivir eternamente con esa deshonra en mi corazón.*

Por no discutir más, Ragner le agarró de los antebrazos y le brindó un seco pero tradicional saludo, principalmente para no alterar el ambiente festivo que se respiraba en la taberna tras la fructífera caza.

Después de aceptar el reto de Jakob, y trás escuchar la generosa ofrenda que les hacia el anfitrión, Ragner sin dudarlo un instante se acercó hasta dónde reposaba uno de aquellos enormes y jugosos barriles, y agarrándolo arduamente entre sus robustos brazos lo llevó hasta una de las mesas.

- ¡Vamos muchacho, trraete una jarrras akí ! Esperro ke sepas jugarr a esto y no seas un simple fanfarrrón - dijo socarronamente a Jakob mientras dejaba caer su pesado culo en el asiento y acariciaba con su mano el barril- ¿Kuánto apostarremos?

Ragner
PJ

Mensajes : 58

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
57/100  (57/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Abbie Gottlieb el Lun Oct 31, 2011 5:01 pm

La noche se iba animando a medida que crecían las brabuconadas entre los enanos y el bueno de Jakob, alejando cada vez más la agridulce sensación que esa aventura les había dejado. La joven los observaba desde su posición retirada con cierto asombro, con curiosidad por como se iban desarrollando las cosas. Nunca había entendido demasiado a los pocos enanos que conocía pero por lo visto tanto Jakob como Heinz sabían como tratar a los medio-metro-barbudos. En conjunto hacían una tropa de lo más pintoresca, de esas que salen en busca del tesoro custodiado por un dragón en los cuentos.

"Ni aunque Jodri me suplique de rodillas pienso ayudarlo a cargar con esos hasta la cama cuando caigan redondos, estoy hecha polvo. Aunque por un buen filete podría pensármelo."

Y hablando del enano... cuando dirigió su mirada hacia el susodicho lo vio salir a tomar el aire, señal que les tenía suficiente confianza como para dejar de vigilar la barra, algo que ella no compartía teniendo en cuenta la gentuza que se había juntado a recibir al grupo. Decidió que no les quitaría ojo a la banda de cobardes por si se les pasaba por la cabeza hacer alguna de las suyas. Después de todo, el cascarrabias de Jodri la había llegado a felicitar por la "cacería" y eso no pasaba todos los días. Ganarse algo del respeto de ese viejo aventurero la hacía sentir con bastante moral y quería mantener ese reconocimiento por su parte.

Espoleada por la curiosidad se situó al lado de la ventana, echando un vistazo y distinguiendo entre las tempranas sombras de la noche a Heinz junto al retaco de Jodri. ¿De qué hablarían esos dos? Volviendo a poner la vista en los hombres del pueblo y una oreja en la pareja de fuera dio un trago más a su cerveza que curiosamente, nunca le había sabido tan bien.

Abbie Gottlieb
PJ

Mensajes : 34

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
72/100  (72/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jakob el Jue Nov 10, 2011 11:44 am

Jakob esperó un buen rato a que todos los participantes de la, que esperaba que fuese, la madre de todas las borracheras se sentarán en la mesa o se situarán cerca. Con cierta tristeza, se percató que ninguno de sus compañeros de aventuras estaba interesado en participar en el juego...ni en secundar su brindis por el Imperio y la hermandad con la Antigua raza.


Heinz, se marchaba fuera, Abbie no parecía tener ganas de fiesta y al pobre Ulric posiblemente le estarían cosiendo las entrañas en este momento.


Pero no se iba a hechar atrás. Grix, el pobre diablo que se había tenido que rebajar a desertar y cargar con la muerte de sus camaradas, estaba allí sentado y el tal Ragner, que se había puesto hablar en el tosco idioma de los enanos, se había apuntado tambien.


-¿Apostar? No, camarada, aqui no se trata de apostar, se trata de que el primero que caiga, paga todas las rondas. ¿Estas preparado o es demasiado para ti?


Tras la respuesta a la pregunta que le había formulado Ragner, el middenlandés se levantó y dijo:


-Esta es mi primera pinta, a la salud de los caidos y de mis camaradas!!!.


Le dió un generoso sorbo y se paró en degustar su sabor. Para su sorpresa, la encontró bastante fuerte y con menos agua de lo habitual. Jakob, sabía que podía beber cuatro jarras de cerveza tradicional sin inmutarse, pero desconocía cuanto de ese licor sería capaz de tragar sin problemas.


Dioses...realmente a merecido la pena esperar tanto para beber esta cerveza, si fuese un poeta la dedicaría un poema y si fuese una mujer, le pediría matrimonio...


Jakob se pasó el rato, explicando con detalle los acontecimientos de la batalla...y aunque le costaba admitir que él no tuvo un papel decisivo, no dudo en admitirlo... pues la mentira no era estilo de los seguidores de Ulric, mas aún si teniamos en cuenta que lo que se estaba narrando era una batalla. Tras contar su história, y responder a las preguntas de Ragner lo mejor que pudo dijo para sentenciar:


-Escuchadme camaradas, no debeis sentiros mal por no haber participado en la batalla o por haber tenido que retiraros. Ellos eran numerosos y os atacarón con artimañas y subterfugios. Además, aunque me cueste admitirlo, tengo que decir que incluso estando borrachos eran duros de pelar, su lider hizo una cosa extraña y explotó y casi hace cruzar al heinz el rio de Morr, pero lo más importante, es que si nadie hubiese vuelto, hoy no estariamos bebiendo y celebrando la venganza a este ...¿como decís vosotros? agravio.
Ahora disculpadme, voy a salir fuera....tengo que soltar parte de la carga acumulada ya me entendeís
-dijo añadiendo un guiño-


Jakob, jarra en mano, salió fuera de la taberna en dirección a las letrinas y aprovechó para sentir el viento en la cara que le recordaba que estaba vivo.

Tras soltar la meada del siglo se dispuso a regresar a la taberna pero,en ese momento, le vino a la cabeza Heinz. Recordaba que había salido fuera cabizbajo y creía que Jodri le había seguido tambien. así que se tomó unos minutos por si se encontraba a alguno de los dos, esta noche era fiesta y no iba a permitir que nadie se aburriera.

Jakob
PJ

Masculino Mensajes : 46

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
80/100  (80/100)
Dinero: 4.780 p

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/el_middenlandes

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Heinz el Mar Nov 15, 2011 6:54 pm

Heinz y Jodri permanecían fuera en el más absoluto silencio, solamente algunas personas pasaban por la calle, algunas entraban el la taberna alentadas por las historias que corrían por las calles, donde algunos aventureros habían recuperado la cerveza del tabernero de aquel lugar. Los saludos a aquellas personas que entraban era lo único que escuchaban el uno del otro.

Entendía el motivo por el cual el mismo estaba allí depie, pero... ¿Que pasaba con Jodri? Tal vez había tenido una primera impresión de aquellos enanos un tanto equivocada, y Jodri sentía en su interior el hervor de la sangre, o simplemente la nostalgia por sus compañeros caídos y la cerveza fuera algo simplemente cotidiano, mas aun trabajando en una taberna.

Tan pronto como llegaron los pensamientos se fueron, y Heinz se quedó en blanco mirando simplemente la noche. Al poco, pasó Jakob con algo de prisa y después de un corto periodo de tiempo, volvió de nuevo hacía donde se encontraban. Viendole ahora más calmado, alzó su copa para que, a modo de brindis, jakob la estrellase con la suya.

Aunque se mostraba relajado, el muchacho mostraba aun en su mirada la tensión y el frenesí de la batalla, acostumbrado, a que el combate jamás terminase. Bebío de su jarra otro largo trago, saboreando el sabor de una cerveza parecida a la que el estaba acostumbrado, y sin decir nada, colocó a modo de aprobación la mano en el hombro de Jakob.

_________________
Heinz, humano rompeescudos
Moderador de creación de personaje (Humanos)
Maestro de armas (Moderador de la Arena)

¡Yo! Estoy aquí,
¡Yo! Para luchar,
¡Yo! Para morir,
Por mi libertad.

Heinz
Moderador

Masculino Mensajes : 102
Empleo /Ocio : Rompescudos

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/100  (30/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Ragner el Dom Nov 20, 2011 12:47 am

- ¿Pagarr todas las rrondas? -rió Ragner dándole un codazo al viejo Grix- Este no sabe dónde se ha metido... No creo que consigas dinerro parra afontarr está apuesta, ¡ni aunque te prrostituyas dia y noche hasta el dia de tu muerrte! perro allá tú.

DIcho esto observó complacido como el middanles hacia el habitual brindis por los caidos, mientras él apelotonaba cuatro o cinco jarras sobre la mesa.

- Yo beberré porr los caidos ¿Cuántos errán,dos, trres, cuatrro? una pa'' mi, y otrra porr Grix ¡cinco! pinta ni pintos...¡litros! - masculló complacido mientras rellenaba las jarras una por una, y casí a la misma velocidad que las sirvió, una por una, fueron a parar a la sedienta e insaciable vesícula del enano- ¡Toma galón imperrial! Parra que te vayas entrrenando muchacho... y eso que hoy estoy en baja forrma

Acto seguido se puso a discutir con Grix sobre la calidad y elaboración de dicho material, mientras el comerciante aseguraba que no había cerveza mejor en todo el imperio, que quizá su sabor se hubiera visto degradado por culpa del meneo que le había pegado los goblins, Ragner aseguraba que aquello era aguachirri, que parecía que esos condenados pieles-verdes habían meado a conciencia en el barril, sabiendo que lo que tendrían que devolver tarde o temprano.

-¡Eso cobarrde! - dijo Ragner tras las palabras de Jakob, arreándole una portentosa petaca al enano en toca la nuca- ¿cómo se te ocurrre salirr porr patas? Que tenga que venirr este joven a darrte lecciones de como se mata a un goblin... ¡por grimnir que no te merreces esas barbas! no ,tú no muchacho, es a este viejo canalla al que habrría que afeitarrle hasta las pelotas. Ve, ve, ve a devolverr tránquilo, yo porque estoy acostumbrado a trragarrme cualquierr bazofia, sino ya hubierra vomitado hasta porr las orrejas.

Segundos depués de que Jakob saliera por la puerta, Ragner se puso en pie, se arrebujó el cinturon haciendo bambolearse su enorme barriga, se sacudió las manos y se dispuso a salir fuera tambien.

- Ahí te quedas, alcorrnoque -dijo despidiéndose de Grix- voy a verr si en este poblacho se puede encontrrarr algo de diverrsión.

Al salir fuera, pudo contemplar como dos de los grandes heroes del dia y el tabernero mantenían una insustancial y aletargada conversación mental, dónde el silencio, quizás por respeto hacia los enanos caidos, primaba por antonomasia. Entonces un eructo nacido de las profundidas más reconditas del abismo, y capaz de hacer revivir a un muerto, resonó por los alrededores trantando de sobresaltar y despertar a aquel trío de mimos.

- ¡Bueno qué! ¿Caerrá el cielo esta noche sobre nuestras cabezas, o nos tendremos que joder otro año más? - exclamó el barbarroja tratando de amenizar la velada- ya hemos bebido demasiado...porr lo menos tú, jakob, ¡ y tú , Heinz ! dijiste que estabas dispuesto a ir a pelarles el culo a esos malnacidos que dejasteis escaparr ¿ya estás prreparrado o era sólo un farrol? porque se me ha abierrto el apetito... ¿ y tú qué dices barrbalonga, todavía sabes manejar el hacha?

Ragner
PJ

Mensajes : 58

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
57/100  (57/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jakob el Miér Nov 23, 2011 6:18 pm

Tardó un poco en encontrarles, pero al final los vio.



Estaban allí los dos, en la oscuridad de la noche, uno frente al otro, sin cruzar ninguna palabra.



A Jakob, la pareja formada por el enano tabernero y el humano guerrero, le parecía una escena de teatro; una de aquellas en las que el actor hace un monologo y un único foco iluminaba al artista.



Se los quedó observando un poco y se quedó pensando en lo fácil que resultaría hacer alguna broma sobre el peculiar dúo...pero desechó la idea en seguida, pues ambos parecían preocupados y dudaba que el satírico y burlesco sentido del humor del middenlandés, fuese bien recibido.



Heinz levantó la jarra a modo de brindis, quizás esperando que Jakob estrellase su jarra, cosa que él hubiese hecho de buen grado, si no fuese por que su jarra estaba ya vacía.



-Eh "parejita" os veo muy callados y solos, además no puedo brindar con vosotros, me he quedado sin cerveza jajajaja- dijo, mientras gesticulaba para que ambos pudiesen comprobar que no mentía- Pero dadme un momento, ¡ahora vengo!



Se dirigía a la taberna, cuando de sopetón, se encontró con uno de sus compañeros de fiesta, el enano extranjero que decía llamarse Ragner. Al parecer el tipo estaba un poco alterado, aunque Jakob no sabía muy bien porque. Por lo visto, el tipo se impacientaba por el hecho de que Heinz y Jodri no estuviesen dentro.



-Ragner, ve con Jodri y Heinz que yo ahora vengo y todos por los dioses no grites tanto, no quiero tener problemas con los alguaciles de la ciudad. Además... ¿Beber suficiente? ¿Acaso estas retirándote tan pronto camarada?



Jakob esperaba que sus palabras apaciguarán un poco a Ragner. No sabía muy bien que es lo que le pasaba, pero daba la sensación de ser de la clase de tipos que gustaban de la camorra y la provocación, el tipo se había pasado tres pueblos con el pobre Grix. Pero esa noche, se prometió a si mismo celebrar y festejar, no pelear ni discutir, así que sin darle demasiado tiempo a Ragner para responder, entró en la taberna nuevamente.




Una vez dentro, busco una bandeja y la encontró cerca de la mesa donde Abbie estaba sentada. Sin pensárselo demasiado, fue hacia su mesa y le dijo:



-Eh Perforagoblins... tengo que tomar prestada esta bandeja-dijo al mismo tiempo que tomaba la bandeja junto a la bebida de la joven del parche- Creo que voy a necesitar tu ayuda... ¿me hechas una mano?



Tan rápido como pudo, empezó a llenar jarras de cerveza hasta que no quedaba espacio en la bandeja para poder trasportarlas. Con la bandeja en las manos, sorteo a la cátedra de borrachos y feligreses de la taberna, hasta regresar nuevamente al exterior.



Justo cuando se marchaba, se volvió para mirar a Grix y le dijo:



-Vamos fuera Grix, si la gente con quien debo celebrar la victoria esta fuera de la taberna, es absurdo que nos quedemos aquí...y por Ulric, alegra esa cara, de arrugar tanto la frente, ¡se te va a convertir en una pasa!



Cuando llegó donde estaban Heinz y los demás dijo:



-Escuchadme muy bien, por que solo lo voy a decir una vez. Esta noche es para celebrar, no para contemplar las estrellas ni estar tristes por los que ya no están. Tampoco es momento de hablar de futuras batallas-dijo mirando con el ceño fruncido a Ragner- En cambio, es noche para la hermandad y la camaradería. ¿Que mierda os pasa? ¿Es que no podéis celebrar conmigo? Decid que no si queréis contarme entre vuestros enemigos...si por el contrario queréis enmendar vuestro agravio, regresemos dentro y bebamos hasta reventar, mañana será otro día y será día de resaca.

Jakob
PJ

Masculino Mensajes : 46

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
80/100  (80/100)
Dinero: 4.780 p

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/el_middenlandes

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Ragner el Vie Dic 02, 2011 1:31 am

- Grracias muchacho, estás en todo - dijo Ragner alargando el brazo para coger una de las rebosantes jarras que sostenía sobre la bandeja.

Con cara de burro desahuciado, el enano abrazó la jarra con sus azarosas manos, dirigió una áspera mirada de soslayo a Grix, ya que se había quedado con ganas de decirle un par de cosas más, y sin mediar palabra acercó el bendito elixir hacia sus labios para que su exigente paladar degustara tan reconfortante manjar.

-Pis de goblin...- murmuró enfurruñado casi para si mismo, sacudiéndo las últimas gotas del vaso y confirmando sus sospechas, dio una patada al aire y tirando un gargajo al empedrado, lanzó una severa mirada a Jakob- ¡Bah, paparrruchas muchacho! Porr mi os podéis quedar aquí disfrutando de vuestrra ilusorría victorria, y bebiendo esa bazofia que llamáis cerveza. Habéis hecho un gran trabajo no lo discuto, y os doy mi enhorabuena, pero esto no acaba aquí. Tengo que ir a abrir unas cuentas cabezas -afirmó rotundo el enano, y con una leve inclinación de cabeza se despidió de los presentes ,y se alejó por el camino murmurando malhumorado- al final siempre tenemos que serr los enanos nos encarrguemos del trrabajo sucio... ¡LOS HUELO! ... ¡ESTÁN CERRCA! .... WUAJAJAJAJA ... ¡¡MAS VALE QUE CORRAIS GLAUCAS PUTITAS, EL VIEJO OSO LOCO VUELVE A LA CARRGA!!

Ragner
PJ

Mensajes : 58

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
57/100  (57/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Heinz el Miér Dic 07, 2011 5:56 pm

Heinz observaba con mucha concentración todo lo que le envolvía. La batalla lo preparaba para ello, y después de tantos años, su cuerpo se había acostumbrado y solamente el instinto se encargaba de ello. Podía escuchar y dar buena parte de las conversaciones que se mantenian en la taberna, no quizás las palabras, pero si quienes las pronunciaban. Sin duda, era consciente que todo aprendizaje, por estupido que pareciese, podía servirle de buena manera en un futuro.

Jakob y Ragner hicieron su aparición y el muchacho escuchó atentamente las palabras de cada uno de ellos. Todos tenían sus motivos, todos tenían algo que decir, pero para la conciencia de Heinz, no había lugar para celebración, ni siquiera para pensar en un futuro mejor.

- Beberé contigo, buen Jakob, pues te has comportado en el campo de batalla como un valiente. Normalmente suelen correr cuando ven la superioridad con la que los goblins hacen aparición, pero aguantaste y... que narices, luchaste como pocos habrían hecho. - Las palabras de Heinz sonaban sinceras, pero no había alegría en ellas. Brindó de nuevo con Jakob, y de un sorbo se acabó lo que le quedaba en la jarra. Después miró a Ragner. - Buen enano, no cometais el error de pensar que podreís contra vuestros enemigos solo. Hoy sólo hemos hecho un poco de daño, no empeoremos las circunstancias con otro enano muerto. Hemos tomado venganza, creo, que incluso hemos acabado con uno de sus lideres, eso les traerá confusión y nos dará un tiempo de paz, aunque pronto, otro lider aparecerá. Es tiempo para recuperarnos de nuestras heridas, sean leves, o severas. - Dijo pensando en Ulric. - Si tan confiado estais, sobre vuestras habilidades y capacidades, os invito a ponerlas en práctica, mañana.
Heinz agarró su escudo, recuerdo de donde estubo sirviendo tantos y tantos años con los enanos y lo golpeo, para que allá donde estubieran, sus compañeros de cuadrilla tubieran el conocimiento de la batalla que se había librado hoy, de su victoria. Después miró a Ragner con picardía y retando al enano como bien sabía hacer añadió.

- Han sido muchos años con los de vuestra especie, conozco muy bien los movimientos de vuestra noble raza. - La sonrisa de Heinz no pretendía ser una burla, sino una provocación. Esperaba que el enano aceptase, y esperaba ganarlo, para asi, por lo menos, conseguir que se diera cuenta de sus posibilidades de sobrevivir a una victoria que se consideraría épica. "No prisa por morir, maese, a todos nos llega esa hora" pensó.

_________________
Heinz, humano rompeescudos
Moderador de creación de personaje (Humanos)
Maestro de armas (Moderador de la Arena)

¡Yo! Estoy aquí,
¡Yo! Para luchar,
¡Yo! Para morir,
Por mi libertad.

Heinz
Moderador

Masculino Mensajes : 102
Empleo /Ocio : Rompescudos

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/100  (30/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jodri Rompehierro el Miér Dic 07, 2011 8:33 pm

Perdió la noción del tiempo cavilando entre pensamientos y deseos, y únicamente despertó de su trance cuando Heinz le invitó a una buena pinta de cerveza. Observó el liquido dorado zarandearse por las comisuras de la jarra, con una fina capa de espuma blanquecina flotando en la superficie. Aquella cerveza había sido ganada con la valentía de aquellos hombres, mientras que Jodri no había hecho nada más que esperar en su ruinosa taberna. No la merecía. No podía beber sin haber derramado una gota de sudor. Bajó la jarra y miró al humano beber, era su recompensa por lo que habían hecho, él sí era digno de tomar aquel divino licor. Luego, volvió otra vez la vista al horizonte.

Las palabras de Ragner fueron tan sinceras como afiladas, y Grix tuvo que resistirse a lanzarle un puñetazo. El matador tenía razón, pero aquella no era manera de herir su honor, había hecho lo que había podido. Huir. En aquel momento, salir corriendo fue la única opción que se le ocurrió. Le dio varias vueltas al asunto antes de sentarse en la mesa, hasta que decidió que el alcohol de la buena cerveza le aclararía la mente, y después de varios tragos estaría más capacitado para tomar una decisión.

-¡Por los caídos! –siguió con el brindis de Jakob, y añadió-. ¡Y por los humanos que han cobrado la deuda de sangre!

Entre jarra y jarra comentaron lo sucedido en el combate. Como acabaron con la mayoría de los goblins, la destrucción del puente y las heridas que harían de recordatorio. Grix golpeaba con el puño la mesa cada vez que Jakob mencionaba a esas alimañas verdes, y se reprendía por no haber estado al lado de esos valientes. También surgieron algunas acaloradas discusiones con insultos y atrevidas amenazas, pero no fueron más que palabras.

Jakob se levantó, y a éste le siguió Ragner, ambos fueron a fuera en busca de la pareja que había desaparecido casi desde la misma llegada. Grix se quedó sentado en la mesa, con las mejillas rojizas y con un calor ascendente por todo su cuerpo. De su fajín sacó una pequeña daga, y sin titubear, la hendió con firmeza en el dorso de su mano. Trazó una línea recta desde los nudillos hasta la muñeca, y antes de que hubiera terminado, la sangre ya salía a borbotones. Así tendría un recordatorio de aquel día escrito en su piel. Con un trapo se envolvió la mano y se sirvió otra jarra de cerveza. Tranquilamente, siguió bebiendo sentado en aquella mesa.

A fuera, el ambiente seguía igual de tenso. Entre Heinz y Jodri no se entabló ninguna conversación. El enano agradecía la compañía del humano, pero deseaba guardar silencio, era su forma de honrar a los caídos. Y no sólo eso, en su interior un enterrado deseo aventurero trataba de resurgir contra su voluntad.

El animado Jakob se acercó. Ya llevaba varias jarras metidas en el cuerpo, y parecía que le hubieran sentado realmente bien. Tan fugaz como apareció, desapareció, y Ragner ocupó su lugar al lado de la pareja. Parecía que el enano pelirrojo llevara bastante bien la muerte de sus hermanos. Sin dar mucho tiempo a que el silencio se prologara, Jakob apareció con un gran repertorio de jarras recién rellenadas. Al humano lo siguió Abbie, la arquera, y también Grix. Tras ellos se escuchó una voz carrasposa.

-¡No os olvidéis de mi! –Ulric salía por la puerta medió cojeando pero con una sonrisa en el rostro-. Éste guerrero también se merece un poco de atención.

El grandullón rió a mandíbula batiente, y sus risas alegraron los corazones de los presentes. Jodri sonrió. Por un momento se olvidó de sus anhelos, y levantando la jarra que Heinz le había entregado. Aún seguía intacta, pero eso iba a cambiar muy pronto.

-¡Vamos Heinz! Alegra esa cara –le dijo Ulric, mientras de daba un golpe en el hombro-. Parece que seas tú el más malherido –rió con estrepito y sólo se silenció cuando levantó la jarra al cielo-. Que los vientos de guerra nos sean favorables, nos traigan victorias y mujeres que cortejar.

_________________

Jodri Rompehierro
PNJ

Masculino Mensajes : 201
Empleo /Ocio : Tabernero

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Ragner el Jue Dic 08, 2011 12:23 am

Las lunáticas carcajadas del embriagado enano se silenciaron al escuchar la tajante y tardía respuesta de Heinz, tomándose un corto espacio de tiempo para cavilar sobre sus posibilidades de enfrentarse él solo a toda una horda de goblins,se mesó impaciente las barbas.

Las expectativas de gozar de una fructuosa caza no le parecieron tan descabelladas, como bien había asegurado el rubiales los goblins se habrían dispersado y necesitarían tiempo para reorganizarse como es debido, sin duda no había momento más propicio para actuar ¿o acaso debía esperar a que aquellos pieles verdes hicieran su próximo movimiento? ni pensarlo... uno por uno acabaría con toda la plaga , no hacia falta montar toda una expedición para acabar con un puñado de goblins que corrían desperdigados por los bosques aledaños, además los goblins y los humanos compartían una de sus mayores debilidades, eran criaturas que no servían para cazar de noche, y aunque los enanos no fueran especialmente famosos por su sigilo, eso le daba una gran ventaja.

- Mañana... - murmuró de espaldas al grupo, pero aceptando el desafío que le acaba de lanzar el rompe-escudos- Al despuntar el alba, si no estáis en el puente, partirré solo.

El humor halagüeño del enano se tornó súbitamente en una oscura y fría máscara de terquedad. No es que hubieran vuelto a su memoria los rostros de los dos audaces enanos que habían fenecido ese mismo dia, los cuales no conocía de nada, y que deseará vengar su muerte de un modo u otro, ya había hecho por ellos todo lo que estaba en su mano, ni que la vertiginosa ingesta de alcohol hubiera trocado drásticamente su estado de ánimo, y menos que alguien hubiera dicho una palabra inadecuada hacia su persona... era simplemente, que no soportaba que aquellos sucios cara-atrofiadas lo hubieran convertido en una víctima de sus pesadas jugarretas.


-*Serrá mejorr que comprruebes la calidad de tu mercancía, cervecero* - recomendó en su abrupto idioma, antes de reemprender la marcha hacia su destino- *Me parece que nos han templado una daga de latón, y lo que menos me apetece es ir de caza teniendo que cuidar los traseros de unos mocosos con cagalera. Que no beban mucho.*

Ragner
PJ

Mensajes : 58

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
57/100  (57/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jakob el Vie Dic 16, 2011 1:29 pm

- Beberé contigo, buen Jakob, pues te has comportado en el campo de batalla como un valiente. Normalmente suelen correr cuando ven la superioridad con la que los goblins hacen aparición, pero aguantaste y... que narices, luchaste como pocos habrían hecho.


-Jajajajajajaja así se habla camarada, ¡brindemos!



Heinz y Jakob entrechocarón fuertemente sus jarras y bebierón un profundo trago, o eso es lo que le hubiese parecido a cualquier otro... en realidad, cuando estrellarón sus jarras, Jakob había puesto un poco más de enfasis en el golpe de manera que podría haber hecho que Heinz derramase su cerveza, pero el rubiales no era ningún blandengue y en realidad era un tipo extremadamente cauto, así que se anticipó al movimiento y sostubo la jarra fuertemente aplicando una gran resistencia al choque, con la suficiente habilidad como para evitar que no se derramara ni una gota. Después, el largo trago era parte de su peculiar duelo, que acabó en un resultado favorable para Heinz.



Jakob necesitaba en lo profundo de su ser, demostrar que no era un blandengue. Las palabras aduladoras de Heinz eran bien recividas, pero no podían omitir el sentimiento de derrota que sentía el middenlandés. Aún, despues de la batalla sentia que no había estado a la altura y la unica manera que conocía de saber que no era un lastre, era ponerse a prueba. Tenía que saber quien era mejor de los dos y por eso ponía a prueba a Heinz en esta clase de competiciones menores.



No obstante, decidió que ya era bastante. Heinz no era su enemigo, ni siquiera era su rival. No, él había jurado combatir a las fuerzas de Archaón y un grupo de goblins borrachos casi le habia derrotado. Si no hubiese sido por la experiencia táctica de Heinz y Ulric, posiblemente estaría ahora caminando con Morr. Tal vez, sería mas sensato aprender de Heinz, ya que en su credo no era malo seguir a alguien que era mas fuerte que tu, y aunque no tenia claro si en un combate cuerpo a cuerpo Heinz era mejor que él, no dudaba a la hora de admitir que era mejor guerrero.



Así que al final, cedió la victoria de la competición a Heinz. Después lo miró con aprovación, y le dedicó una sonrisa sincera.



Mientras tanto, Ragner parecía un poco inquieto. No había recibido con alegría el brindis y por lo visto consideraba que la cerveza era de mala calidad. Jakob pensaba que el tipo simplemente estaba chalado. Era la mejor cerveza que había bebido nunca. Pero sabía que era absurdo hablar de cerveza con un enano, así que lo dejó marchar sin más aunque se le quedó grabada la última frase que el medio metro había soltado: "al final siempre tenemos que serr los enanos nos encarrguemos del trrabajo sucio..."



Ulric, que había estado un buen rato ausente mientras un galeno le atendía,volvió a aparecer, exigiendo cerveza para él y animando a la gente a estar un poco más alegres. Era un tipo sorprendente, no solo por el hecho de tener un físico curtido en la arena, lo que realmente era sorprendente era la energía que desprendía un tipo que horas antes había estado entre la vida y la muerte. Jakob le pasó una de las jarras y le dijo:



-Salud camarada, parece que él mismisimo Ulric ha puesto su huella en ti, ¡¡¡eres de los duros!!!



Estubo charlando y haciendo bromas con Ulric y con Abbie un buen rato, la clase de chachará que sueltan los que están tocados por el alcohol, las risas se escuchaban y ya poco le importaba a Jakob que vinierán los alguaciles, estaba disfrutando. Por otra parte Jodri el tabernero continuaba un tanto ofuscado, a pesar de haber contribuido a los brindis y a celebrar con los demás.



Jakob, que en ese momento tenía la lengua bastante suelta le dijo:

-Hey Jodri...no sé que es lo que te pasa buen amigo, pero sea lo que sea, quiero que sepas que puedes contar conmigo. Además...recuerdo a los paletos de esta mañana que tenían ganas de bronca en la taberna. Creeo, sinceramente, que necesitas mi ayuda. No es que tu no puedas con todo el trabajo camarada... solo es que creeo que necesitas tener alguien que aleje a los indeseables... No tienes que decir nada ahora, por supuesto ahora es momento para otra cosa- dijo mientras brindaba con él.



Parecía que todo permanecería tranquilo, cuando de repente Heinz lanzó un desafio a Ragner. Como Jakob había estado ocupado charlando con los demás, no sabía de que iba la cosa, pero el caso es que el enano se marchaba refunfuñando y con cara de pocos amigos. Al verlo marcharse, le pareció un tanto comico y le dió la risa floja. Los enanos al trote, eran realmente graciosos de ver.



Cuando las cervezas se estaban acabando, Jakob decidió que ya era suficiente por hoy. Mañana proseguiría con sus objetivos y aunque le hubiese gustado practicar con Heinz, por nada del mundo haría nada para evitar el desafió que su camarada había hecho. Ulric, estaba demasiado herido como para practicar y Abbie seguramente tendría trabajo. Mañana lo dedicaría a visitar el Templo y a pasear por la ciudad, además con un poco de suerte Greta estaría de vuelta pronto y continuaría con su camino, lejos de Eisental.



-Bueno camaradas, ha sido un placer beber y reir con vosotros pero yo me despido ya. Estaré donde Jodri unos dias, por si quereis algo del buen middenlandés. Hasta más ver... Ahhh una cosa Abbie, mi habitación es la que tiene un pañuelo en el pomo...por si tienes frío.



Tras decir esto, sonrió una vez más y se retiró hacia la taberna.

Jakob
PJ

Masculino Mensajes : 46

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
80/100  (80/100)
Dinero: 4.780 p

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/el_middenlandes

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Heinz el Vie Dic 16, 2011 2:42 pm

La tensión de Heinz desaparecía poco a poco, producto de una concentración para anular su estado habitual. Sabía que no era bueno, y no quería relajarse, pero en ocasiones, para que los demás actuen, uno ha de dar ejemplo. Al día siguiente se había retado con Ragner, y el enano había aceptado, después de eso, era de agradecer calmar el ambiente.

Bebió de todas las jarras que se le ofrecieron, y aunque estaba acostumbrado y seguro que aún podía beber alguna más, decidió que se había acabado por aquella noche. La celebración había sido más larga de lo que le hubiera gustado, pero siempre había una vez para todo.

Antes que Jakob terminase de marcharse, y antes que soltase el comentario que después formularia hacia la mujer del grupo, Heinz le formulo la siguiente propuesta.

- Jakob, ¿Porqué no te vienes mañana conmigo? Puedo, darte algunos consejos, y estoy convencido que tu a mi también, al igual que yo estoy acostumbrado a luchar con ciertas criaturas, estoy seguro que tu tienes otra experiencia en otros tipos de combate. Un guerrero debe estar preparado para todo lo que se le ponga delante, ¿Qué me dices?

Esperó una respuesta del muchacho mientras pasaba su brazo por la nuca de Ulric, agarrandolo como el que da un abrazo desde un lado, y antes de dejarle decir nada, continuó:

- Claro que si, Ulric, puedes venirte, pero espero que te lo tomes con calma y esperes a que tus heridas se cierren. - Después miró a Abbie - ¿Que hay de ti? Podeis contar conmigo siempre que querais. Durante mi estancia, continuaré con mi entrenamiento, y siempre es agradable encontrar compañeros.

Pensó en decirle algo a Jodri, el enano que parecía que jamás dormía siempre atento a sus clientes, desde la mañana que llegaron hasta estas horas, pero no quería ofender a un enano curtido por muchisimas batallas.

_________________
Heinz, humano rompeescudos
Moderador de creación de personaje (Humanos)
Maestro de armas (Moderador de la Arena)

¡Yo! Estoy aquí,
¡Yo! Para luchar,
¡Yo! Para morir,
Por mi libertad.

Heinz
Moderador

Masculino Mensajes : 102
Empleo /Ocio : Rompescudos

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/100  (30/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Abbie Gottlieb el Vie Dic 16, 2011 10:51 pm

Al final no había sacado nada de escuchar a escondidas a Heinz y Jodri. Por muchas vueltas que le diese no llegaba a concebir que pasaría en esas dos cabezas que preferían dejar a un lado la celebración para ir a tomar el fresco y mirar las estrellas en silencio. ¡Vaya par de románticos! Del viejo Jodri se lo podría haber esperado, después de todo, el enano anteriormente aventurero se debía de haber ablandado con los años y la vida "cómoda" de tabernero en un poblado de mala muerte, pero no hubiese dicho que el guerrero rubio fuese de ese tipo de hombres.

En realidad, el vozarrón del enano que se había sumado a la fiesta y bebía junto a Jakob tampoco es que ayudara mucho para poder atender lo que sucedía fuera, pero por fortuna también salió fuera para reunirse con el resto. Cuando el middenlandés le pidió ayuda para llevar las cervezas a la entrada de la taberna le quedó claro que la fiesta privada era fuera y la verdad es que prefería la compañía de esos hombres y enanos que quedarse rodeada de conocidos borrachos. Tomó las jarras que no cupieron en la bandeja y lo acompañó saludando escuetamente de nuevo a los presentes.

- Para ser tan mala la cerveza estáis dando buena cuenta de ella Maese enano. Le dijo mordaz a Ragner dado que estaba harta de que se metiese con Grix, más herido en su orgullo que físicamente a estas alturas... a demás, oírlo refunfuñar en la lengua que sólo compendian ellos le parecía de muy mala educación.

Por lo visto el malhumorado enano quería partir mañana mismo tras los pieles verdes. Abbie supuso que se lo tomaba como una cuenta pendiente. Una cuenta de sangre. Era el único motivo que encontró para no considerarlo un imbécil.

- Si los vais a cazar yo me apunto. Dijo resuelta. Sentía que no había podido hacer suficiente en el anterior combate.

Por eso mismo, la propuesta de Heinz para reunirse con Jakob por la mañana tampoco le pasó desapercibida y enseguida sintió interés por las artes de combate que esos dos podían mostrar. Aprender a defenderse y un par de trucos más nunca venían mal. Lo que la dejó sin palabras fue la enmascarada invitación del cabeza afeitada y menos que la hiciera delante de todos.

- ¡¿Eh?! Si esto... claro... Escondió su rostro sonrojado tras un largo trago sin estar segura de como tomarse eso. Después de arriesgar la vida y de dar sepultura a unos enanos no tenía el ánimo para revolcones o al menos... no había bebido suficiente todavía.
Deseó que el resto se despidieran del hombretón y cambiaran rápidamente de tema.

Abbie Gottlieb
PJ

Mensajes : 34

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
72/100  (72/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Jodri Rompehierro el Mar Ene 03, 2012 11:33 pm

La cerveza corrió por la garganta de Jodri cuando se sintió con fuerzas de unirse a la fiesta. Le costó lo suyo, y únicamente aceptó al ver los rostros risueños de los verdaderos héroes de aquel día.

Pronto, los brindis taparon al malhumorado enano que se despedía toscamente del grupo. Al parecer, Ragner, estaba deseoso vengar a sus hermanos, y quería hacerlo de inmediato. Su sentido del honor daba muestras de cabezonería y arrojo. Era envidiable su ímpetu cuando había pieles verdes de por medio.

Jakob se ofreció como guardia de la taberna y Jodri no pudo hacer otra cosa que asentir con la cabeza y sonreír ante el ofrecimiento. Y es que aquel hombre tenía razón. Muchas veces las cosas se ponían tensas en la taberna, borrachos violentos, camorristas aburridos… en más de una ocasión la guardia local había intervenido para evitar daños mayores. Así que Jodri aceptó el ofrecimiento sin decir nada, con su mirada fue suficiente para darle a entender que era bien recibido en su hogar.

-Lo siento Heinz, mañana tengo otras “cosas” que hacer –dijo Ulric con una sonrisa pícara-. La victoria la hemos tenido hoy… así que mañana toca buscar alguna mujer.

El grandullón rió después de hablar, y aunque pensaba pasar la mañana descansando en la Jarra Derramada, no dejaría escapar la oportunidad de agasajar a cualquier muchachita que se le acercara. Se despidió de Jakob, también de Heinz, de Jodri, y cuando se despidió de Abbie, añadió unos golpecitos en la espalda y una mirada de reojo para Heinz. Luego, con un grito de guerra, volvió a la oscura taberna.

-¿¡Dónde está esa cerveza?! ¡Ulric tiene dos problemas: la boca seca y la jarra vacía!

Se oyeron unas fuertes risas antes de que la puerta se cerrara del todo. Jodri no pudo evitar sonreír. Aquel hombre, a pesar de su aspecto intimidador, tenía buen corazón y una inocencia propia de un niño de doce años.

Visto lo visto, y no queriendo ser un estorbo para la pareja, decidió echar un ojo en la taberna. Su escusa giró en torno grandullón, y tan mal como un enano miente se descubrieron sus verdaderas intenciones, pero sin importarle en demasía, se despidió de Heinz y Abbie, y les ofreció su taberna para su próximo almuerzo.

TEMA CERRADO

Reparto de experiencia.
-Abbie. +12 puntos.
-Ragner. +23 puntos.
-Heinz. +19 puntos.
-Jakob. +17 puntos.

_________________

Jodri Rompehierro
PNJ

Masculino Mensajes : 201
Empleo /Ocio : Tabernero

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Devolviendo la cerveza

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 11:45 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.