Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Encargo 1º - Prueba de fidelidad. (Kendrall y S'elverlynd. Abierto)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encargo 1º - Prueba de fidelidad. (Kendrall y S'elverlynd. Abierto)

Mensaje  Nebunefer Asaph el Lun Ene 02, 2012 12:51 pm

Bajo el cielo estrellado de la congelada ciudad Kislevita, al tiempo que la ciudad dormía plácidamente, un grupo de encargados debía realizar, sin un mínimo desliz, los designios que la nigromante Nebunefer les había ordenado personalmente, a costa de sus propias vidas. Un fallo significaba imperfección, y en el peor de los casos desobediencia, pues la poderosa hechicera desconocía de sus inclinaciones morales, e incluso, desconfiaba de ellos. Los mantendría en completa observación, al menos, el tiempo suficiente para aseverarse de que podía tenerlos por siervos fieles. Y así, con sus frías palabras les hizo saber que sus destinos acababan de ser ligados a sus designios.

…En vuestras manos tenéis el poder de ser afortunados, de tener cuanto deseéis a vuestro alcance, y únicamente, os reclamo fidelidad. ¿Estáis dispuestos a servirme fielmente a cambio de que todos vuestros sueños se hagan realidad? No es un precio elevado conociendo las aspiraciones que un mortal puede tener… por otro lado, si decidís darme la espalda y salir corriendo como ratones, os perseguiré y acabaré con vuestra patética existencia. Luego, ataré vuestro espíritu al recipiente carnal y os doblegaré a voluntad, seréis mis esclavos eternamente, y nunca más, volveréis a sentir, desear o amar…

Sus palabras aún resonaban en el recuerdo de los allí presentes aquel día. Más perturbante que sus funestas afirmaciones fueron las risas cacofónicas que se escucharon después de su declaración, cuando todo el mundo estaba en silencio y nadie mantenía la boca abierta.

La prueba a la que los sometió era sencilla, al menos, del modo en que se expresó. El grupo, liderado por Andromath, debía recoger cuantos cadáveres pudiera de uno de los cementerios de la ciudad de Kislev. Hubiera podido escoger cualquier otro cementerio, uno de los pueblos cercanos donde la población no llega a ser ni una cuarta parte que la de la gran ciudad, pero Nebunefer quería poner a prueba a sus nuevos secuaces, y para ello, requería que hubiera peligro y riesgo de fracaso.

Así que, después de recoger los bártulos adecuados para el trabajo, la expedición de excavadores partió hacia el barrio más pobre de Kislev, donde la seguridad era mínima pero los asesinatos y entierros estaban a la orden del día. A pesar de que el grupo era compuesto por cinco personas, entre ellas, el hechicero de fuego, Kendrall y S’elverlynd, sólo había dos palas y un puñado de cuerdas en la carreta.

El carruaje, tirado por dos caballos, se detuvo a escasos centímetros del muro que separaba a los vivos de los muertos. Desde a fuera, el cementerio parecía una fortificación. Los muros eran altos, y no había ni verjas ni ventanas que dejaran pasar la luz de un lado a otro. Todo estaba pensado para alejar las miradas de curiosos, aunque algunos infelices aldeanos opinaban, con bastante seño, que los muros, más que evitar miradas, protegían a los residentes de los muertos. Pues afirmaban haber escuchado lamentos, golpes y gritos escalofriantes en más de una ocasión.

-Subid, vamos. Coged esto. ¿A qué esperáis? Vamos, sin hacer ruido. Rápido.

Andromath les invitó a tomar la posición encima de la carreta para que su entrada en el cementerio fuera más fácil. Y antes de verlos desaparecer tras los muros de piedra les recordó su misión y la posición que él mismo ocuparía.

-Cavad, sacad los cuerpos y llevadlos hasta aquí. Con las cuerdas los ataremos y luego os sacaremos a vosotros. No tardéis, si veis una luz en el firmamento sabed que algo ha ido mal. Nosotros nos quedaremos por aquí a la espera. Buena suerte.

Después de esto, Kendrall y S’elverlynd pasaron al otro lado, al reino de las sombras, al reino de Morr.

_________________

Nebunefer Asaph
PJ

Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encargo 1º - Prueba de fidelidad. (Kendrall y S'elverlynd. Abierto)

Mensaje  Kendrall el Dom Jul 15, 2012 3:39 pm

Como las matutinas heladas invernales sobre las hojas de los abedules de su añorada Asamblea, una fina capa cristalina se cristalizó en las pupilas del joven halfing una vez que fue puesto al corriente de la que se le avecinaba... ¡tenía una nueva misión entre manos! Pero la emoción que le transmitía el estar apunto de vivir nuevas e increíbles aventuras, no paliaban el dolor que le causaba saber que su gran amigo Zargorth no le acompañaría en su travesía.

Cierto era que en primera instancia, el gran ogro había tratado de jalarse al escurridizo renacuajo en varias ocasiones, apesar de las muchas penurias sufridas y de haberlas pasado canutas jugando al gato y al ratón con el grandullón, dicha circunstancia no impidió que el avieso Kendrall siguiera tratando de ganarse la confianza de un tipo tan elocuente y fascinante como aquel. Sabía que no sería fácil, y a pesar de haberse podido escapar de aquella congregación en innumerables ocasiones, por alguna extraña razón no lo hizo, sentía como si unos lazos invisibles e insondables, quizá de sangre por parte de algún lejano ancestro suyo recapacitó en más de una ocasión, lo atraían como un potente imán una y otra vez hacia el.

La estrategia para conquistarlo no resultó nada sencilla, al principio se rellenaba los bolsillos de suculentos pastelillos y en cuanto Zargorth lo intentaba atrapar con sus manazas, se escurría una y otra vez como si hubiera bañado su cuerpo en vaselina mientras dejaba que alguno de aquellos dulces se le cayera al suelo "accidentalmente" llamando así la atención de su adversario y entreteniéndolo por unos cortos segundos. La segunda parte de su plan, era correr a cierta distancia de él, sin separarse demasiado para no perder la atención del mismo ya que al ser tan descomunal se cansaba con facilidad y no siempre podía seguirle el ritmo,para así ir atrayéndolo poco a poco hacia las pocas tabernas del pueblo kislevita que había por los alrededores, en cuanto llegaba a la tasca el halfing desaparecía como por arte de magia, al tiempo que Zargorth se encontraba con exquisitas comilonas a mesa puesta que Kendrall había reservado expresamente para él. El tercer paso y el definitivo, fue agasajarlo mientras dormía con incontables recetas culinarias que el mismo tenía el gusto de cocinar, cuando el grandullón abría los ojos se encontraba a Kendrall sentado sobre su panza con una perfilada sonrisa dibujada de oreja a oreja sobre su jeto, entonces con un rápido quiebro y a una velocidad espasmódica, antes de que el ogro fuera consciente de lo que ocurría salía pitando de la estancia dejándolo allí con todo aquel festín a su alrededor. Finalmente Zargorth comprendió que sacaría más beneficio del pequeñín si lo mantenía con vida, a fin de cuentas, por muy cabezón que fuera el halfing, no le daría ni para medio almuerzo. Y así, fue como poco a poco este singular par de polos opuestos lograron estrechar sus lazos y afianzar una larga y duradera amistad, duradera siempre y cuando una prolongada hambruna no asolara todo el imperio... aunque supongo que aún asi, el locuaz Kendrall sabría sacarse las castañas del fuego sin quemarse uno solo de sus enmarañados pelambres.

Kendrall se pasó todo el viaje cabizbajo,balanceando las piernas en la parte trasera del carruaje, con la mirada perdida en lotananza mientras balbuceaba de tanto en tanto frases inconexas a una velocidad tan vertiginosa que ninguno de los presentes eran capaces de descifrar ni de casualidad, ni aunque hubieran mostrado un mínimo de interés por sus derrames cerebrales. Aquellos tipos no le parecieron demasiado dados al parloteo habitual y quizás una mala palabra podría desencadenar consecuencias catastróficas. Raro en él, ni siquiera había sentido la curiosidad de enterarse para que se le requería en dicha incursión al reino de las sombras, casi como un alma en pena fue empaquetado por sus compañeros como si se tratara de un bártulo más de todo el equipo.

Cuando el carruaje llego finalmente a su destino, casi como un autómata escuchó las concisas palabras de Andromath. Agarró por inercia la pala que descansaba a su lado, y poniéndose de pies sobre la madera miró al muro con un leve destello de curiosidad, preguntándose que podría encontrarse al otro lado. Lanzó una rápida mirada a su compañero sin atreverse a pronunciar una sola palabra, parecía que el elfo escuchaba atentamente las palabras del mago, así que sin demasiada preocupación por el objetivo de la misión,y sin pensárselo demasiado dio un brioso saltó que lo catapultó como a un experto saltador al otro hacia el otro lado del listón antes de que los magos terminaran de hablar, ya le contarían en el otro lado de que trataba tanto sigilo.

Kendrall
PJ

Mensajes : 39

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
35/100  (35/100)
Dinero: -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encargo 1º - Prueba de fidelidad. (Kendrall y S'elverlynd. Abierto)

Mensaje  S'elverlynd el Lun Abr 29, 2013 9:29 pm

Maldito semigoblin... pensó S'elverlynd al ver por el rabillo del ojo como aquel enano se escurría aviesamente antes de recibir las instrucciones requeridas. Sin inmutarse , escuchó atentamente las palabras de Andromath mientras una fresca brisa atenazaba dolorosamente su piel, parecía una tarea sencilla, exceptuando que tendría que romper drásticamente los canones y tradiciones familiares... ¿ jugar con los muertos ? Solo los dioses sabrían si realemente el fin, justificaba los medios a utilizar, había que apechugar hasta el final pensó enderazando el rostro y manteniendo su mirada impasible allá donde terminaba el muro, realmente estaba demasiado alto.

- Entendido - murmuró malhumorado, tantas manos y les dejaban el trabajo sucio a un elfo y a un mediano andrajoso.

Agarró las cuerdas por un extremo y las ató a las palas, y sin pensárselo demasiado las lanzó al otro lado del muro, de pronto un estridente gemido llegó desde el otro lado seguido de una sarta de incoherencias sin precedentes.

- ¡ Ata la maldita cuerda y cierra el pico ! - ordenó a su esbirro.

Una vez que la cuerda estuvo bien agarrada, dio dos fuertes tirones para comprobar su consistencia, y se puso a escalar aquel condenado muro como si fuera un alpinista amateur, tropezó dos veces, pero consiguiendo recuperar el equilibrio a duras pensas apoyo los hombros en la cima y resopló agotado.

Tendría que haber volado...o haber derribado el muro... - pensó con unas frías gotas de sudor recoriendo su frente. Vio al sonriente halfing,rojo como un tomate y con la soga enganchada al cuello mientras le hacía gestos para que se apurara, suspiró, y se lanzó sobre él para amortiguar su caída.

S'elverlynd
PJ

Mensajes : 11

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encargo 1º - Prueba de fidelidad. (Kendrall y S'elverlynd. Abierto)

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 6:43 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.