Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 8:17 pm.
Los posteadores más activos de la semana

La Gloria de Eisental - Vigésimo tercer torneo.

Miér Ene 04, 2012 10:10 am por Jodri Rompehierro

Los juglares se encargan de llevar las noticias aquellos que no saben leer, y con sus cánticos transmiten toda la información. Esta vez cantan himnos de guerra, de lucha y combate. Pero más allá de su exagerada visión, comentan el que será el vigésimo tercer torneo de Eisental:


La Gloria …


[ Lectura completa ]

Comentarios: 5

Para todos los usuarios.

Mar Ene 03, 2012 6:59 pm por Jodri Rompehierro

¡Muy buenas mis pequeños y Feliz Año Nuevo para todos!

Empezamos un año nuevo, y mi primera impresión no ha sido muy buena… Puede que esté confundido, o espere demasiado… Pero es lo que me parece y me cuesta decirlo… No sé si entenderéis a lo que me refiero.

En fin, aparte de …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 9

Un día especial

Mar Oct 25, 2011 7:05 am por Jodri Rompehierro

Un día especial


Saludos a todos y a cada uno de vosotros. Hoy es un día muy especial, y en nombre de todos los administradores tengo que contaros algo. Esta vez no voy a narrar ningún combate, ni a rolear con vosotros. Creo que lo que voy a deciros es más importante. Algo dentro de mí me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 5


Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Narrador el Dom Ene 08, 2012 12:27 pm

Spoiler:
Los rayos de luz caldeaban el ambiente, la muchedumbre se agolpaba en las entradas de la arena y las cornetas soplaban fuerte dando inicio al que sería el vigésimo tercer torneo: ¡La Gloria de Eisental¡

Como cada año, el pueblo se había volcado en los preparativos de este festival que duraría toda una semana. Durante este tiempo se sucederían los diferentes combates eliminatorios hasta que un héroe se proclamara campeón de La Gloria de Eisental. Pero no consistía únicamente en eso el festival. El anuncio de una recompensa en oro, y un gran reconocimiento como guerrero atraía a multitud de participantes, y los comerciantes aprovechaban para montar sus tenderetes al alrededor de la arena. Todos soñaban con hacer negocio, unos por sus dotes marciales y el resto por el comercio de sus productos.

En un lugar así se podían encontrar cosas de lo más diversas. Desde las montañas, los enanos bajaban para mostrar armaduras de acero forjado y espadas dignas del mismísimo Emperador. También los halflings de la asamblea tenían su lugar. Ellos eran los principales encargados de alimentar a toda la muchedumbre, pues su arte culinario era reconocido como el mejor de todo el mundo conocido. Un grupo de hechiceros también había llegado al pueblo. Su tenderete era mirado con recelo por los cazadores de brujas pero nada podían hacer al tener los magos sus papeles en regla. Estos exponían sus licencias en los tablones, y entre estos papeles y los pergaminos arcanos, el tenderete parecía una imprenta.

Entre los establecimientos, y algunas veces en la misma calle que se formaba entre estos, los juglares, músicos y demás artistas trataban de ganarse el pan del día. Cantaban y hacían sonar sus instrumentos mientras sus compañeros danzaban y volteaban por el aire magníficas acrobacias, todo ello para desatar una sonrisa en el pueblo de Eisental. Entre los grupos de feriantes, la famosa compañía de Hojas del Laurelon era la más aclamada por el público, y eso que todos sus miembros eran Asrai.

Por las improvisadas callejuelas patrullaba la guardia. En un día como aquel los efectivos en servicio eran máximos, el Margrave no quería ningún incidente, y esperaba que los carteristas se cuidaran de poner sus manos en sus propios bolsillos o las acabarían perdiendo. Su justicia era severa y su palabra implacable. Además, contaba con el apoyo de tropas llegadas desde las grandes ciudades de Ostermark. Al parecer, se rumoreaba que el mismísimo Conde Elector haría su aparición para disfrutar de los combates.

Y en el centro de todo aquello, La Arena. El principal motivo para aquella impresionante expectación. Los campos recién cosechados sirvieron para montar un improvisado coliseo. Se colocaron los andamios, y toda la estructura se recubrió con tablones de madera. Las gradas también estaban elaboradas con madera y eran suficientes para albergar a cuatro mil espectadores. La gente esperaba ansiosa que se abrieran las puertas y que los combates comenzaran.
Spoiler:
¡Adelante! ¡Sed partícipes de este acontecimiento! Podéis añadir cuantos tenderetes creáis, siempre dentro de contexto que os conozco (¬¬). Creemos entre todos un ambiente festivo y divertido. Los combates se resolverán en otro lugar, aunque puede que también se resuelva alguno por aquí... NdA: "Quedan algunas sorpresas por descubrirse..."

Narrador
PNJ

Mensajes : 111
Empleo /Ocio : Narrador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Grothnack el Dom Ene 08, 2012 2:43 pm

De repente me encontraba con que me había aproximado a un pueblo que estaba preparandose para un festival. Me resultaba bastante raro encontrarme en una situación asi, pero habría que aprovechar la situación: Había bastantes tiendas que solo estarían aqui durante el festival, asi que tendría que aprovechar y ver si encontraba algo de utilidad. El ambiente estaba totalmente festivo: Los juglares estaban cantando mientras sus compañeros bailaban y lograban sacar una sonrisa a los pueblerinos. También había guardias, vigilando de que no pasase nada fuera de lo común y de evitar problemas mayores. También había un acontecimiento de lucha, al que me apunté. No sabía por qué me había apuntado, pero me decidí principalmente por el dinero que daban al ganador: Seguramente me haría falta el dinero para proseguir con mis viajes. Pero primero era equiparme adecuadamente.

Me dirigi hacia unos enanos que llevaban un tenderete de venta de armas. Tenían una gran manufactura, a lo que me acerqué curioso. Decidí que con un bastón y con un arco no iba a llegar muy lejos, asi que necesitaría al menos un arma de filo para defenderme.

- Perdone, ¿tendría alguna espada adecuada para mi? - Dije algo inseguro, ya que no estaba acostumbrado a comprar cosas que no fuesen comida o alojamiento. Además, mis conocimientos eran sobre todo arcanos, no de armas ni armaduras, asi que debía confiar en la pericia del enano para comprar la espada. De todas formas, esperaba que con el dinero que tenía pudiese comprarlo. Sencillamente esperé en silencio a que el enano me atendiese.

OFF: No se como va la compra-venta de objetos, asi que si alguien me dice lo que debo hacer se lo agradeceria.

Grothnack
PJ

Masculino Mensajes : 25
Empleo /Ocio : estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Hugo Terrans el Miér Ene 18, 2012 12:48 pm

El primer día del festival siempre era un éxito, por muy extraña que fuese la situación de Eisental en el mapa, tan cerca de las montañas y de la frontera con la tenebrosa Sylvania, se había acabado convirtiendo en una aldea de paso para muchos viajeros y aventureros. Circunstancia que desde hacía años aprovechaban los comerciantes de la zona para lucrarse con algo más de los escasos beneficios que se obtenían del duro trabajo en el campo. Quien más y quien menos, se ponía a vender desde frutas y verduras de temporada, hasta herramientas de trabajo de manofactura enanil o caballos.
El halfling que paseaba entre las frágiles tiendas lo hacía lleno de gozo y satisfacción, con el bastón que usaba para ayudarse a caminar firmemente sujeto entre sus brazos, a su espalda. Era una de sus labores comprobar que todo transcurría con normalidad y echar un ojo a los ladronzuelos y gente extraña que tal vez los guardias pasaran por alto. Su mirada se topó con algo interesante unos metros más allá, un elfo forastero frente a un puesto de enanos...

- Hmmm...
Los observó desde la distancia con aire crítico. Últimamente había más elfos que de costumbre recorriendo las sendas de aquella tierra; por experiencia sabía que no solían ser gente problemática, aunque de un modo u otro, terminaban envueltos en trifulcas. Sólo esperaba que los hermanos Grundi no hubiesen bebido demasiado. Por la posición del sol, debían faltar varias horas para el medio día, lo cual significaba tener un cincuenta por ciento de probabilidades de encontrarlos ebrios.

Afortunadamente, en los primeros días tenían más sed de negocios que de cerveza, con lo cual, incluso recibieron con una sonrisa (y con sorna, que se le va a hacer) al esbelto cliente.
En esos momentos uno de ellos se encargaba de afilar y sacar lustro a diversas piezas de acero con pulcras inscripciones rúnicas mientras que el que aparentaba mayor edad como se podía apreciar por la longitud de su barba, colocaba en la parte delantera del tenderete sendos escudos de caballería.

- No solemos trabajar para elfos, pero seguro que entre nuestros productos encontramos algo de vuestro gusto. Urgrim, mira tras las hachas de guerra.

El aludido gruñó algo imposible de entender tras observar al orejas-puntiagudas y se dirigió a la parte posterior de la tienda, donde se encontraba la mercancía a buen recaudo. Se pudo oír el entrechocar del metal apilado de quien busca sin encontrar lo pretendido a la primera.
Niklaus, el otro hermano que permanecía junto a Grothnack lo examinó de arriba a bajo con aire crítico.

- Si no es indiscreción, os recomendaría portar una ligera maya de resistente metal bajo esa suave y lustrosa túnica o unas grebas, jeje. Me parece que os será más útil que un escudo que os puedan arrebatar de un buen mandoblazo.

Que no "trabajara para..." no significaba que desconociera a los elfos o que jamás los hubiese visto pelear. Eran bastante ágiles y rápidos, pero demasiado flojos como para resistir la fuerza superior de un enano o un humano bien entrenado. Huesos frágiles como las aves, tampoco podría correr mucho con un buen martillazo en las piernas.
El maestro artesano sonrió satisfecho mientras hacía cuentas de lo que le podría cobrar al extraño.

Hugo Terrans
PNJ

Masculino Mensajes : 143
Empleo /Ocio : Sirviente del Margrave de Eisental

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Grothnack el Miér Ene 18, 2012 2:10 pm

Los enanos que habían en la tienda me sonrieron con algo de sorna; aunque me callé para evitar molestias innecesarias: No era cuestión de hacerles enfadar y que me cobrasen todavía mas; cosa que seguro hacían por nuestras grandes diferencias. El enano que parecía mas viejo atendió mi petición de una espada para el combate, a lo que ordenó a su compañero el ir a por alguna. Empezó a sonar el sonido de metal apartandose para buscarla. Entonces me recomendó que me pusiese algo de protección bajo mi túnica, o al menos unas grebas, para protegerme de los daños. Me lo pensé un momento, debido a que con esa armadura puesta me costaría algo mas manejar las corrientes arcanas, pero seguramente me serviría para evadir daños innecesarios. Sería aconsejable, al menos, coger una ligera. Decidí pedirla también, aunque al menos para saber lo que me iba a costar todo.

- Buena vista tiene, señor. Si fuera posible, también me gustaría probarme alguna armadura ligera. Seguramente me evitará algunos daños en combate. - Dije con educación, pensando en cuanto me iba a costar la espada y la armadura ligera. Esperaba que con el dinero que tuviese me llegase, aunque uno nunca podía estar seguro del todo. De todas formas, seguro que resultaba de buena calidad, dandome bastante protección a pesar de ser una armadura ligera. Además, los enanos no se arriesgarían a dar una mala armadura, ya que su honor se lo impediría rápidamente. Por lo menos resultan honrados y fiables en cuanto a la calidad de las armas que venden. Y si además me sobraba dinero, intentaría buscar alguna tienda de magia, para tratar de encontrar algún conjuro o amuleto mágico. Si además contaba con protección mágica, podría resistir bastante mas si tenía que luchar. Todo dependía de cuanto dinero me sobrase después de comprar en la tienda de los enanos...

Grothnack
PJ

Masculino Mensajes : 25
Empleo /Ocio : estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Hugo Terrans el Sáb Ene 21, 2012 11:08 am

De forma inconsciente Niklaus se frotó las manos al escuchar que el elfo estaba interesado en comprar una armadura; esa sí podía ser una buena venta. Tal perspectiva de beneficios hizo que casi pasara por alto el interés de Grothnack por “luchar” y no gozar de una sencilla protección como había esperado en un primer momento.
Nuevamente lo observó de arriba abajo con detenimiento, esta vez, atusando su barba.
- No estoy seguro de contar con algo de sus medidas sir. Si me permite… Salió del tenderete llevando en una mano un robusto taburete cuadrado y en la otra una vara de caña que contaba con una serie de muescas en su tallo. Se situó frente al elfo y desde los pies, empezó a medir su altura; tuvo que subirse al taburete para terminar la operación y tomar medidas así mismo de la longitud de sus brazos y la separación de los hombros.
Con un corto y ágil salto regresó a nivel de suelo mientras hacía cálculos mentales en voz baja.

Entre tanto, el otro enano apareció con una espada larga de dos puños y una lanza, ambos de buena calidad a simple vista. Las depositó con suavidad de forma que los rayos del astro rey se reflejaran en sus filos recién afilados.
- Espero que sean de su agrado. Puede comprobar que están perfectamente equilibradas y no pesan demasiado a pesar de su tamaño. Dijo Urgrim con un deje de orgullo, irguiéndose todo lo que pudo dada su corta estatura y levantando el pecho.

Niklaus en cambio no parecía satisfecho del todo después de realizar las operaciones mentales.
- Me temo sir, que no tenemos nada que se ajuste a su talla. Ya le advertí que no solemos trabajar para los de su raza. Si le parece, y queda contento con las armas, podemos elaborar algo a su medida durante los días que dura la feria; su valor será mayor claro, pero le aseguro que se ajustará como una segunda piel y ni siquiera notará que la lleva en la batalla. Le comentó al cliente mientras con un además de la mano lo invitaba a probar las piezas que su hermano menor presentaba ante él. No estaba dispuesto a perder una venta tan fácilmente, aunque tuviera que pasarse el resto de las noches trabajando sin descanso.

Hugo Terrans
PNJ

Masculino Mensajes : 143
Empleo /Ocio : Sirviente del Margrave de Eisental

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Grothnack el Sáb Ene 21, 2012 2:34 pm

Como me esperaba, empezó a ponerse a medir todo lo posible para saber si habría alguna armadura en el stock disponible para mi. Me midió de todo, desde la anchura de mis hombros como la longitud de mis brazos y mi altura, y todo subido a un taburete. Algunas veces me daba pena los enanos y su escasa altura, pero después uno se lo pensaba dos veces cuando el enano te podía perseguir con un hacha que le doblaba en tamaño, dispuesto a matarte. Cuando terminó, apareció el otro enano portando una espada y una lanza; ambas de buena calidad, permitiendome que las manejase. La lanza no me interesaba, ya que tenía un bastón para canalizar mi magia. Lo que me interesaba de verdad era aquella espada larga. La cogí y resultaba mas ligera de lo que parecía, como el enano dijo. La gire en mi mano, viendo todos sus rasgos, dandome a entender que era de buena calidad.

Entonces el enano me dijo que no tenían armaduras de mi tamaño, pero que podía encargarla, con evidentes resultados en cuanto calidad, y de precio. La verdad es que estaría bien, pero primero era saber el precio, por lo que me iba a procurar saberlo de antemano, para evitarme disgustos cuanto tuviera que pagar.

- Bueno, antes de encargarla me gustaría saber el precio, tanto de la espada, como de la armadura. La lanza no me es necesaria, pero gracias por traerla. - Dije cortesmente, ya que la lanza también era de buena calidad. Mientras decía esto, depositaba la espada donde antes, haciendo que volviesen a relucir los rayos del astro rey. Era cuestión de saber si podía adquirir la armadura y la espada, o tan solo una de ellas. Además, el que me aumentase el precio de la armadura me resultaba bastante fastidioso, pero tendría que aguantarme. Además, si resultaba que la armadura era de tan buena calidad como decía el enano, el dinero iba a estar bien amortizado.

Grothnack
PJ

Masculino Mensajes : 25
Empleo /Ocio : estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Hugo Terrans el Miér Feb 08, 2012 3:12 pm


El enano contempló como Grothnack esgrimía el arma sin dificultad; uno de esos larguiruchos podía ser rival incómodo si además contaba con un arma larga, siendo más ágil que los humanos y enanos, podía rajar a cualquiera antes que ellos llegaran a acercarse demasiado. Eso sin contar con su famosa habilidad con los arcos o las artes arcanas.
Al pequeño barbudo le parecía que peleaban como cobardes, pero en el fondo simplemente se aprovechaban de sus capacidades.

- La espada le costará 30 coronas de oro; una armadura completa ligera hecha a medida y de buena calidad le podría salir perfectamente por 80 coronas, pero por ser vos se la dejo en 60.
Era menos avaro de lo que aparentaba y siempre había un regocijo secreto en que un estirado elfo vistiese con excelente manofactura enana.
Por el rabillo del ojo pudo apreciar el disimulado respingo que dio su hermano mientras simulaba recolocar otras piezas de armería; Urgrim esperaba que le pidiera algo más por la espada ya que era poco probable que ese elfo fuese un adinerado noble y se llevara también la armadura. Previniendo esto, aumentar el precio del arma para compensar la no venta de la armadura le parecía sensato, pero su patrón solía ser bastante estricto con el precio de su mercancía y trataba a los clientes con justicia.

Mientras esperaban la decisión del aprendiz de hechicero, el amo de llaves del Margrave que había estado atento a la conversación a una distancia prudencial, se decidió a acercarse al tenderete.

- ¡Buen-día-Maestros-Grundi! Saludó entusiasmado el halfling, estrechando de inmediato las nudosas y ásperas manos de los enanos. Veo que este año habéis renovado la mercancía, eh.

-Buen día tenga señor Terrans. Sí, se nos acabaron las existencias en Kislev, ley de vida… las hordas del Caos siempre demandan buen metal que los abra en canal, así que hemos estado meses forjando de sol a sol.

Los regordetes dedos del halfling, algo arrugados por su avanzada edad, se deslizaron por el filo de una daga hasta su empuñadura. - Sin duda, año tras años os superáis en vuestra labor, el Margrave se complacerá de saber que os encontráis en el plena forma.
Ambos hermanos parecieron crecer un palmo al henchirse de orgullo sabedores de que siempre era beneficioso que el líder de las aldeas que visitaban, hiciesen de ejemplo al resto de ciudadanos comprándoles a ellos. No solía haber mejor publicidad que esa.

Por cierto, venía a entregaros los carteles de la contienda. Comentó distraído aún curioseando las armas. Él era un hombre de paz, como lo son la mayoría de los halflings, pero eso no impedía que apreciara la buena artesanía.

- Veamos… dijo examinando uno de los carteles que llevaba en un fardo. - Jum… como de costumbre se celebra el torneo, eso está muy bien… y… ¡Qué me aspen! 1.000 coronas de oro para el vencedor. Soltó un largo y agudo silbido de exclamación. - Si tuviese cincuenta años menos me plantearía participar, las cosas deben de estar yendo bien por Einsental para ofrecer tal reclamo. De no haber estado sonriendo el bueno de Hugo con los ojos cerrados, se hubiese percatado de la astuta mirada del armero y el doble mensaje que escondían sus palabras.
Afortunadamente no fue así.

- Buenas cosechas gracias a Taal y Rhya y muchos viajeros de paso que han tenido a bien vaciar parte de sus bolsillos en la ciudad. Fue el único momento en que le dedicó una amable sonrisa al elfo forastero. -Bien, si me disculpáis, aún tengo que repartir bastantes.

- Claro, por supuesto… si necesitáis algo ya sabéis donde encontrarnos.
- Trasmitidle nuestros respetos al Margrave. Se despidió educadamente el hermano menor.

-Así lo haré, descuidad.

Sólo cuando se aseguraron que estaba a suficiente distancia para que el murmullo de la gente ocultara sus palabras Urgrim se atrevió a exponer sus pensamientos en voz alta.

-¿De dónde habrán sacado tal cantidad para regalarla así por las buenas? Miraba atónito a su hermano y al elfo tras no encontrar respuesta en el primero.

- Mejor no metas la nariz donde no te llaman…




Hugo Terrans
PNJ

Masculino Mensajes : 143
Empleo /Ocio : Sirviente del Margrave de Eisental

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Grothnack el Dom Feb 12, 2012 2:38 pm

El precio me retiró todas las posibles compras que pudiese hacer... en total harían noventa coronas de oro, cosa que solo tenia diez coronas de oro, con lo que no llegaba ni de lejos. Entonces se acercó una persona al tenderete de los enanos, a los que estos saludaron como señor Terrans. Estos empezaron a charlar sobre las mercancias, y que las hordas del Caos siempre daban ganancias. Me tuve que contener ante semejante comentario, debido a mi pasado. Sin embargo, el halago que dio el señor Terrans hizo que los enanos se inflasen. También dejo un cartel sobre el torneo de Eisental, del cual ofrecían la suma de mil coronas de oro para el vencedor. Era un gran reclamo, con el cual podría comprarme las cosas, pero prefería ganarmelas primero, en vez de depender de un torneo. Cuando se fue el señor Terrans, los enanos cuchichearon sobre la posible fuente de ese dinero, pero yo decidí no darle demasiada importancia. Iba a hacer una cosa, que sería pedirles trabajo.

- Perdonen, no tengo el dinero suficiente para pagar las cosas, pero podría trabajar para costearme la espada y la armadura. Pueden preguntarme sobre mis capacidades para ver que cosas puedo hacer y que cosas no. - Les dije, esperando a su respuesta. Quería conseguir esas cosas, pero sabía que los enanos no se llevaban bien con los elfos, cosa que afectaría a ver si conseguía trabajar para conseguir la armadura y la espada. Todo quedaba en lo que quisiesen los enanos. Sabía luchar y; aunque esto no le daba puntos a favor, usar la magia. Tan solo tenía que esperar a ver que ocurría.

Además, si no me daban el trabajo, iría a probar suerte en otros tenderetes o trataría de ganar el torneo de Eisental a toda costa. No quería tener a un enano persiguiendome por toda Eisental para que le pagase las cosas. Ademas, si conseguía ganar el torneo, a lo mejor podría conseguir hasta una casa propia para vivir. Eso no estaría nada mal, pero primero habría que ver como se desencadenaba todo, ya que el torneo no iba a ser nada facil.

Grothnack
PJ

Masculino Mensajes : 25
Empleo /Ocio : estudiante

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)
Dinero: 4.800 p

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Hugo Terrans el Mar Feb 14, 2012 10:46 am

Como cabía esperar, el elfo no podía costearse el arma y la armadura, circunstancia que arrugó el semblante de los enanos aún a pesar del ofrecimiento a compensarlo con el propio trabajo de sus manos. Algo que de no haberlo dicho tan seguro de sí mismo, se lo hubiesen tomado como un insulto ¡¿Un elfo de manos delicadas y sin fuerza en los brazos estropeando su trabajo?! Acabáramos…
Sin embargo, los hermanos eran enanos de negocios y se resistían a perder una venta.

- Permitidme vuestras manos sir… Le solicitó el mayor de los Grundi tendiéndole su amplia manaza y examinándolo con serena calma. - ¿Sabéis forjar? ¿Someter el metal al rojo vivo con vuestra fuerza? ¿Podéis elaborar una empuñadura con y sin espiga? ¿Habéis tejido alguna vez un subarmalis acolchado bajo una cota de malla? Lo miró arqueando una ceja esperando que al menos fuese sincero pues las suaves y delicadas manos de Grothnack le indicaban que no era alguien que habitualmente se dedicara a trabajos manuales.

Tras la respuesta del elfo, el joven Urgrim intervino pensativo, hablando despacio mientras se mesaba la barba. - Tal vez podamos llegar a un acuerdo, si vos participáis en el torneo y lo ganáis con nuestras armas y armaduras, nos vendría muy bien para el negocio y tampoco tendríais problema para pagar. En caso de que perdierais… tal vez nos sirvieseis de cocinero o guarda mientras nosotros trabajamos y descansamos por la noche. ¿Qué te parece Niklaus ?

El aludido suponía que su hermano tenía algo más en mente, pues era astuto como un zorro, con lo que por el momento sin estar del todo contento con el planteamiento, decidió aceptarlo.

- Supongo que un trabajo así puede servir para rebajarle el precio unas cuantas coronas sí. Nos vendría bien que alguien guardara nuestras espaldas y mercancía para poder trabajar tranquilos sin tener que relevarnos durante la noche. Por mi parte está bien, ¿qué os parece el trato sir? Preguntó a Grothnack, imaginándolo en la competición y luego como cocinero; en cualquier caso, podía ser una situación provechosa para los armeros.

Hugo Terrans
PNJ

Masculino Mensajes : 143
Empleo /Ocio : Sirviente del Margrave de Eisental

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Festival. ¡La Gloria de Eisental! (Abierto para todos)

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 11:45 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.